3 January 2008

Puede escuchar a los Tannehill gratis, si quiere

Linda y Morris Tannehill escribieron su Market for Liberty en 1970. Es un libro de fácil lectura, en el que cuestionan la necesidad de que exista un Estado, con la misma sencillez que hace muchos más años otros se cuestionaron la necesidad de que la Tierra fuera plana y, además, el centro del Universo.

El gobierno es un mal innecesario y la libertad es la mejor y más práctica forma de vida, decían.

Las razones puede leerlas en papel o escucharlas de manera gratuita gracias a la recuperada Laissez-Faire Books aquí.

5 comments:

J said...

"...cuestionan la necesidad de que exista un Estado, con la misma sencillez que hace muchos más años otros se cuestionaron la necesidad de que la Tierra fuera plana y, además, el centro del Universo."

Mary, Leo Strauss hablaba de la reductio ad hitlerum, y existe también la ley de Godwin. A mí me da la sensación de que cada vez que alguien saca a pasear los ejemplos de Copérnico y Galileo, es que lo que está vendiendo no se lo cree ni él. Es el argumento favorito de todos los Iker Jiménez y J.J. Benítez que pululan por el mundo.

Por otra parte, ten presente que había infinidad de pruebas empíricas que sugerían la esfericidad de la Tierra antes de que la teoría se aceptase comúnmente. O sea, exactamente al revés de lo que sucede con el anarquismo.

CLD said...

Muy bueno eso de la reductio ad hitlerum. En realidad, en esa falacia solemos caer casi todos, y me incluyo. Y lo de la ley de Godwin es genial.

Pienso como J, que eliminar por completo el Estado es ciencia-ficción. Eso sí, ciencia-ficción de la buena.

CLD said...

De la buena: quiero decir Asimov o Philip K. Dick, no J.J. Benítez.

Mary White said...

Solamente he hablado de las teorías geocéntricas y de la idea defendida durante tanto tiempo de que la Tierra era plana, no he dado nombres, y he sacado esas teorías a) porque en la reseña del audio-book las sacan y b) porque me parece intuitivo lo que quieren decir. A saber... que hay cosas que pueden parecer evidentes y son mentiras. Yo no digo que el Estado deba desaparecer como por arte de magia. Incluso si hay por ahí alguno que me atribuye ese tipo de tontería, solamente se retrata (queda claro que no lo digo por vosotros). Lo que sí planteo es qué parcelas a cargo del Estado podrían dejarse a la responsabilidad individual y no desaparecería el suelo bajo nuestros pies (como parece que sucedería según algunos). Y esta idea además le da la razón a J. en cuanto que no se consiente que así suceda y no hay pruebas empíricas de que el anarcocapitalismo sea viable. Ni el libre comercio, porque no conozco país que no tenga algún tipo de restricción comercial con algún otro país...
Lo que sí hay son experiencias de comunidades reducidas donde se ha disminuido la intervención del Estado y viven tranquilamente, o personas que se salen del sistema y sobreviven.
Uno de los problemas del anarcocapitalismo es el tamaño de las poblaciones. Pero eso no invalida, a mi modo de ver, la reflexión acerca de qué aspectos de la vida de cada cual son decididos por el Estado (o pasan por sus manos) y podrían no serlo.
Es mucho más propio de la ciencia ficción pensar en un Estado monopolista de la violencia controlado por sus súbditos... :P

eduardo said...

No es un buen ejemplo. Todas las personas cultas han sabido que la tierra no era plana desde hace siglos, por lo menos desde Eratóstenes. La creencia en la tierra plana nunca fué "común", a pesar de que hoy mismo existe una Flat Earth Society. Pero bueno, también hay tipos que dicen que el flagelo bacteriano es una prueba del diseño divino.