18 January 2008

¿Le molestan los inmigrantes? ¡Anímese y tenga usted hijos*!

Hoy he asistido a un seminario en el que se ponían en perspectiva histórica algunos tópicos acerca de la inmigración. El análisis se centraba en la emigración española a América Latina en el XIX y a Europa a mediados del XX y contrastaba si los tópicos que tenemos hoy los españoles hacia quienes vienen a trabajar se daban entonces entre los que nos íbamos fuera de nuestro país.

Algunas conclusiones:

1.- La emigración no está causada por la pobreza y la miseria, sino por la privación relativa, y como corolario, el crecimiento económico de los países pobres aumenta la emigración. Es decir, el re-pobre no tiene ni medios ni recursos para irse, pero cuando mejora sus situación tiene capacidad para emigrar. Esta idea sería aplicable a la inmigración actual. De ahí que, si ahora la inmigración de subsaharianos es alta, cuando Senegal y otros países crezcan un poco, sea previsible esperar un aumento en el número de llegadas.

2.- Quien emigra no suele ir a un mundo ignoto del que no sabe nada: había redes de familiares, amigos, vecinos que te contaban cómo se vivía, qué trabajadores se necesitaban, etc. En el caso de la emigración del siglo XX había canales oficiales de información.

3.- No eran analfabetos. Ni siquiera los emigrantes a Alemania, ya que aunque no estaban cualificados, se les exigía desde el país de origen, tener estudios primarios.

4.- No emigrábamos para establecernos. La tasa de retorno era alta. Hoy en día este factor es importante. La mayor libertad de entrada y salida favorece que la tasa de retorno sea alta, mientras que si la legislación es restrictiva el emigrante no vuelve a su país por miedo a que no le dejen volver y perder esa oportunidad. Un dato: los turcos hoy tiene una tasa de retorno mucho más baja que los emigrantes italianos, irlandeses o españoles de finales del XIX.

Los dos catedráticos (la ponente y el comentarista) coinciden en que, mientras que la emigración histórica española se explica por el diferencial salarial entre España y el país receptor, la situación actual es distinta, y el motivo principal es la disfunción demográfica de los países receptores como el nuestro (la estructura por edades está descompensada por la decisión de los ciudadanos de no tener hijos hace treinta años), y de los países de origen, en los que la tasa de crecimiento de la población es muy alta. La excepción es Estados Unidos, que sigue siendo atractivo por su riqueza económica.

Así que, si a usted le molesta que vengan inmigrantes, sea consecuente y ¡tenga usted hijos*!

* Este post está dedicado a Luis Coase :)

18 comments:

AMDG said...

En efecto, muchos liberales ven en la inmigración la posibilidad de llevar a la quiebra el "estado de bienestar"; el razonamiento es correcto, el problema es que de paso se van a llevar también por delante a la nación.

Ni que decir tiene, para los anarcaps eso es miel sobre hojuelas, dos pájaros de un tiro.

Algunos van más lejos, hasta la manipulación Liberales e Islamistas

Eigen said...

AMDG, creo que el tema es la naturaleza de la inmigración y no la política al respecto.

Mary White said...

Ninguno de los catedráticos (Blanca Sánchez Alonso y David Reher) son manifiestos liberales, son especialistas en historia económica y de demografía histórica sin más, y las conclusiones a las que llegaron no tienen color político. Que la inmigración de personas con una estructura familiar diferente puede ser la causa de la quiebra del Estado del Bienestar es obvio: somos receptores de inmigración por las excesivas prestaciones sociales, y los lugareños se quejan de la inmigración por la competencia por esas prestaciones. Como en Francia. Eso es culpa de la hipertrofia del Estado y de esa multiculturalidad de quienes defienden el propio Estado del Bienestar, y no me da ninguna pena que se desmorone.
Respecto a la "nación" hay liberales que defienden su integridad frente a la división de los separatistas y otros que no. Y entre los libertarios tampoco hay consenso.

Clandestino said...

Yo tuve hijos. Además de cuidarlos y criarlos a ellos, soporto a la inmigración y a la casta política . No entiendo por qué siempre que se trata el asunto de la inmigración, se tira de historia haciendo especulaciones comparativas que justifiquen a unos con los otros.

No es igual, no tienen los mismos protagonistas, ni las mismas formas, ni los mismos orígenes, ni la misma acogida, ni los mismos efectos. Ni siquiera les dá algún parentesco, la denominación literal de inmigración. Son hechos que no los une absolutamente nada, que deben ser tratados como episodios aislados y sin relación histórica. Los desplazamientos obreros de los sesenta, mal llamados emigración, desde países meditarráneos hacia Francia, Inglaterra y centro-norte de Europa, fueron debidamente supervisados, consensuados y civilizados. Fueron en su mayoría, trabajadores contratados en origen y trasladados por sus empresas con unas condiciones, no solo económicas, sino también sociales -Familia, colegios, vivienda, interlocutores sociales y culturales, intérpretes, asistencia sanitaria, etc., etc.- pactadas, firmadas y supervisadas por sindicatos o instituciones de los respectivos estados, o desplazados con el aval familiar de los que ya estaban, los acogían y los colocaban.

Diametralmente opuesto a la salveje y descontralada invasión de individuos de toda índole y procedencia, endeudados como medio de llegar, con todas sus virtudes o miserias puestas, atraidos hacia el 'paraíso' español por una gestión política negrera, completamente anticiudadana, pro-corrupción y pro-poderes fácticos y que han reventado a la clase media-media y media-baja, dejándole su economía hecha unos zorros, en el mismo momento en que se ha saturado el endeudamiento general que la sostenía.

Ahora nos asoma una crisis de caballo y tendremos un montón de millones de parados hipotecados y cabreados, a los que hay que mantener, mientras bancos y multinacionales, han salvado sus suculentos beneficios de tantos años y de la venta patrimonial de bienes raíces, llevándolos a puertos más seguros, por si acaso.

O uno u otro no son 'inmi' o emigración. Si lo de los sesenta lo fué entonces esto es un sarao bananero tercermundista, bastante emparentado con el delito.

Anonymous said...

He comprobado por la radio que tienes una voz preciosa.
Si este fin de semana te viene bien , yo estoy dispuesto a sacrificarme por España.
Ya si eso me llamas.

Libertymad said...

Recientemente el gobierno alemán ha aprobado un paquete de subvenciones a las familias que decidan tener más hijos precisamente para reducir la tasa de inmigración. No es que quiera hacerme el listo, pero me parece casi increíble que cosas como las que reportas en tu post tengan que ser dichas hoy en día como si fueran grandes descubrimientos. El punto uno siempre me ha parecido muy evidente, aunque es usado por los contrarios al libre comercio y a la globalización para señalar que el capitalismo no crea riqueza, sino que la destruye.
El libro de Samuel Huntington Who Are We? explica muy bien todos esos conceptos aplicados al caso norteamericano y también estudia el excepcionalismo de aquel país. Otra cosa son sus propuestas políticas, que sólo comparto parcialmente.

AMDG said...

Por lo demás, el título y el contenido del artículo tienen una relación que no llega ni a indirecta.

El título mismo es ya un delito en sí. ¿Porque las españolas no quieran tener hijos voy a tener que hacer yo media docena, o darle pasaporte a todo moro que asome su jeta?

No señorita, con el mismo razonamiento, si quiere que le limpien el piso por dos duros váyase a vivir a Ecuador.

Coase said...

Muchas gracias por la dedicatoria. :)

Mary White said...

Clandestino: el propio profesor Reher decía que los procesos demográficos se observan una vez que están completados, y nuestro ciclo de inmigración no está acabado. Se trataba exclusivamente de comparar si los tópicos que se dan hoy, tenían sentido entonces. Por poner nuestras ideas preconcebidas en perspectiva,simplemente.

Respecto a lo de Alemania, con datos en lamano (y si especular), la profesora Sánchez Alonso, explicó que la emigración oficial fue el 50% de la total...
Ambos dejaron claro (y lo digo en el post) que las razones eran distintas, y los incentivos de los emigrantes también.No tocaron (aunque en el turno de preguntas sí salió) el tema de la inmigración de norteafricanos.
A mi me preocupa la baja tasa de retorno de quienes nos llegan. Precisamente por lo que dices.

Mary White said...

Lybertymad, para los demógrafos y los historiadores, no vale con que se de en USA... tienen que tirar de series de datos españolas, hacer estudios econométricos y contrastar si esa proposición también vale para el caso español. La realidad tiene matices.

Anónimo,te agradezco la invitación,pero va a ser que no.

AMDG, las españolas no tenemos hijos por generación espontanea. Los hijos se hacen entre dos. Y sí, porque hace treinta años los españoles decidieron no tener hijos, hoy, después de treinta años, la población es menor... en la enseñanza lo sabemos bien. Dependemos de ello.
Otras culturas, como la islámica, saben muy bien el poder de la demografía... deberíamos pensar un poco qué queremos, porque está claro que no se puede tener todo. No hijos y no inmigrantes con la misma estructura productiva, no cuadra.

Dhavar y punto said...

Yo tengo cuatro hijos y dos matrimonios, por ahora.Y he observado que a los españoles nos vendría muy bien incluso más presencia de sudamericanos.Quizá aprenderíamos de ellos a hablar mejor - su castellano da gusto- y a ser más corteses- su cortesía también es superior a la nuestra.

Mary White said...

Bueno, yo tengo familia de diferentes países, entre ellos sudamericanos. No generalizaría, hay de todo en todos lados.
Entre los españoles también.

Dhavar y punto said...

Mary White:

Como sabes, lo que no se puede es no generalizar. Simplemente, la generalización es la forma esencial del pensamiento.La pura individuación es un más allá donde ya no hay ni lenguaje ni pensamiento.
Por otra parte "no se puede generalizar" es una generalización, es del tipo de proposiciones que se dan muerte a sí mismas.
Que haya excepciones - por ejemplo, camellos con tres jorobas existen- no invalida la proposición sobre rasgo dominante o mayoritario, sino que la incluye necesariamente.
Perdona la digresión, pero le tengo una especial manía a esa frase, porque su falsedad es proporcional a la cantidad de gente que la repite permanentemente.

Mary White said...

Dhavar, vale... touché...
Lo que quería decir es que leyendo tu comentario: a) parecería que tener cuatro hijos te permite hablar sobre si debe o no haber más inmigrantes y a lo mejor no era esa tu intención; b) si los sudamericanos nos pueden enseñar muchas cosas, otros pueblos también, los europeos del Este son más cultos que nosotros y de manera autodidacta muchas veces (puestos a generalizar), es decir... quien no sea capaz de aprender del de al lado, pobre de él y c) quienes trabajamos en la enseñanza te agradecemos que críes cuatro hijos, te animamos a que tengas otros cuatro y te aconsejamos que vayan a la universidad :)

Dhavar y punto said...

Mary White:

Lo de los hijos era una broma, como si yo ya cumpliese la broma tuya de "les molestan los emigrantes, tenga más hijos.
Decía los sudamericanos porque les conozco mejor, y para señalar algo que me molesta mucho de los españoles,que es esa conciencia de superioridad del nuevo rico que nos ha salido.
Ya sé que es una observación que ni roza la cuestión de fondo con la inmigración, pero quería decirlo. A ver si ahora va a resultar que con dos duros más podemos mirar por encima del hombro a gentes que en otros aspectos nos pueden mejorar.

Mary White said...

Pues no sabes el disgusto que me das... ya pensaba que con familias como la tuya, mi profesión está asegurada...

Somos un país de paletos, está claro. Paco Martínez Soria no representaba la caricatura de nadie... somos así. También está la versión de propietario que gestiona mal y está de capa caída pero se sigue creyendo la repera. Se complementan (se matrimonian y esas cosas).

Dhavar y punto said...

mary White:

No, No.Sí tengo 4 hijos.Era broma el ponerlo por delante.Así que tranquila, que contribuyo mucho a tu profesión.(Y en todos los cursos, además,pues tienen 18,13, 6 y 2)

Mary White said...

Pues nada... aún te queda tiempo para tener más... Me parece una heroicidad lo de los hijos, pero mucho más lo de los dos matrimonios. Aunque hay una teoría que explica porqué los hombres sois reincidentes con más frecuencia que nosotras.
Y muy agradecida :)