5 January 2008

Chinito tu, chinita yo.

China es un ejemplo de amor al comercio, de amor patrio y de muchas cosas más. Y este día de Reyes Magos nos muestra cómo se censura, pero de verdad. ¿Para qué andarse con tonterías, oiga? Lo mejor para los consumidores, ignorantes de lo que necesitan es control de lo que sus ojos procesan... en este caso, vídeos en internet.

Así que con muy buen criterio, el Partido Comunista ha decidido que quien quiera ver un video en internet tenga que hacerlo a través de las páginas oficiales. ¡Qué visión de la libertad!

Pero por si no fuera suficiente como para producir escalofríos, atentos a las razones:

Sólo tendrán cabida los vídeos que promuevan "la armonía, el servicio público y el socialismo". Quedan vetados todos aquellos vídeos que de vayan contra la Constitución, perjudiquen la unidad nacional, la soberanía y la integridad territorial.

A mi me suenan de algo... No todo vale para defender los principios. Ni en China ni en ningún sitio.

Pero ¿creen que los chinos son tontos? Pues no. Miren a qué ha dado lugar la censura:

Para intentar sortear las enormes trabas de acceso a los portales de intercambio de vídeos, los internautas chinos crearon páginas a imagen y semejanza de YouTube, como Tudou y Youku.
Estas webs, de capital privado, podrían verse obligadas a cerrar su negocio debido a la regulación...

El capitalismo, el único sistema económico que permite que la libertad individual aflore, el único libre...

Pero volviendo al tema, ¿no les parece poco progre este Partido Comunista?¿No se va a montar una Bardem-festación contra la censura China?¿Han visto a Ramoncín por algún sitio? Hmmm... igual están tomando nota para imitar el ejemplo.

8 comments:

Luis I. Gómez said...

Lo ultimo, Mary, lo último.

Fonseca said...

Hombre, pues al parecer los chinos ya no son santos de devoción de los progres. Ya se escucha muy a menudo que China es un país capitalista. Yo no niego que esté avanzando hacia un sistema de libre mercado pero aún le queda mucho ¿no?



Fonseca

Mary White said...

Pues sí, don Luis...
Fonseca, podió.... quien diga que China es un país capitalista puede irse a pasar una temporadita allí... es tan capitalista como Cuba. :))

Luis I. Gómez said...

Les paso una web desde la que "admirar" el profundo amor por los derechos humanos en China y su forma sublime (ni Castro ni Chavez, los chinos sí que entienden) de interpretar el "capitalismo":
CASCC

libertyvallance said...

A mí no me parecen poco progres. Hoy en el telediario de la Sexta han preguntado a famosos "A quién mandarías callar?". 3 respuestas de 4 señalaban a la gente que "crispa", "rompe la armonía social" y "hace la vida fea". A nuestros progres les falta el aparato, pero tienen el corazón amarillo.

Eigen said...

Se puede afirmar, argumentando, que todas las mentes normales, es decir, sin taras -donde "normal" no se refiere a un modo estadístico sino metafísico, esto es, concomitante con una naturaleza universal-, o incluso todas las mentes, son metafísicamente iguales y que, así, las diferencias psíquicas entre hombres y mujeres se deben completamente al conocimiento adquirido en el contacto experimental con el entorno.

Sin embargo, incluso siendo así, no se sigue conceptualmente ninguna regla moral por la que la relación del hombre con los hombres deba perseguir un fin igualitario, por la que una política -no hablo necesariamente de gobiernos- haya de preservar hasta la muerte la igualdad en el nacimiento.

Eigen said...

¡Oh! Ahora veo que me equivoqué de entrada. Evidentemente, mi comentario era para la de los juguetes sexistas. Lamento confundir.

Mary White said...

Libertyvallance, es mucho el daño hecho...

Eigen, la verdad es que he empezado a dudar de tu salud mental (es broma) :P
Te respondo de todas formas.Lo de que todos tenemos las mentes iguales... podemos tener mentes iguales pero el rendimiento es diferente, la inteligencia (como quiera que la definas) es distinta. En igualdad de entornos, la percepción del exterior varía porque somos distintos. Y las mujeres, de nacimiento, tenemos un cuerpo preparado para parir. No solamente por tener útero:nuestra química es distinta, las hormonas por ejemplo... Es claro que las mujeres y los hombres nacemos ya diferenciados.