19 June 2008

¿Qué sabe usted del holocausto comunista?


¡Compruébelo!

Si tiene unos minutos haga este test y salga de dudas. ¿Cuál era la probabilidad de sobrevivir a una pena de 10 años en un gulag? ¿por qué la hambruna de Stalin de 1932-33 en la que murieron 7 millones de campesinos parece el resultado de un plan deliberado? ¿cuál era la composición de los campos de trabajo esclavo de Mao? ¿qué líder comunista NO se entrenó en la Unión Soviétiva?

Brian Caplan, economista y uno de los autores de EconLog elaboró el test hace 11 años y ahora ha sido traducido al castellano. (Tiene sus fallos de forma, pero pone el dedo en una llaga que suele olvidarse).

11 comments:

H said...

Es alucinante. Cuanta atrocidad...

Bend3r said...

Existe un ánimo por que no se conozcan las atrocidades del comunismo. Si preguntas a cualquiera quién es el mayor genocida de la historia, la mayoría contestará Adolf Hitler, sin embargo, el mayor genocida en cuanto a número de muertos es Stalin y proporcionalmente es Pol Pot. Sin embargo, sólo se usan dictadores de derechas como sinónimo de totalitarismo, mientras se trata de obviar los crímenes de la izquierda.

libertyvallance said...

Hace poco leí House of Meetings, de Martin Amis. Aunque el autor sea un poco progre, el libro está bastante bien. Como nunca ha vivido en Rusia, supongo que habrá fusilado el Archipiélago Gulag.

PS: la mayor genocida de la historia es Hilary Clinton, una fascista como todos sabemos.

Clandestino said...

Bend3r

Hitler era socialista. Pero socialista de izquierda. Su socio italiano 'el Duce', fue socialista militante y activista, igual que lo fuera Hitler. Este último estuvo en prisión a cuenta de su activismo. En prisión escribió 'Mein Camp'. 'El Duce' estuvo en prisión cortas temporadas y terminó en busca y captura por prófugo. Se refugió en Suiza, de donde fue expulsado varias veces por su activismo radical. En una de estas veces fue capturado en Italia, encarcelado y finalmente obligado a hacer el servicio militar.

Cuando se licenció dió un giro de 180º y se dedicó a la caza de socialistas hasta trepar a lo más alto del fascio el cual dirigió y terminó aliándolo, de forma incoherente y extraña, con un Hitler que nunca he oido ni leído que renunciara a su ideología socialista. Tal vez se produjera un nuevo y brusco cambio ideologógico, a la sombra golosa del poder al lado del III Reich.

Ambos socialistas medran desde su estilo juvenil fanático y violento, compartiendo ideología, para terminar convergiendo, por distintas vías, en objetivos comunes y continuando con la violencia ahora cruel y genocida, para decidir sobre los derechos fundamentales de la humanidad, desde el perdón o el sacrifico de sus vidas, según la raza, como única justificación.

Esta nueva forma de justificar el horror y de entender el estado y la relación de este con sus ciudadanos, y con cualquier ciudadano del mundo, es acuñado para la posteridad como: Nazismo (o nacionalsocialismo) y fascismo.

'Títulos' que a día de hoy bailan entre las distintas mafias que suplantan o remedan a sus crueles creadores, en las ideologías y en las formas, pero aún no en la aplicación práctica de su etapa final, como la más dramática, usándolos contra sus propias víctimas, a las que acusan de ser lo que son ellos. Es decir los nazis de la Tinellcracia o los nazis nacionalsocialistas asesinos y proasesinos vascos, se llenan de razones para llamar nazis o fascistas a sus propias víctimas, junto a las víctimas del estado, que somos todos los demás, aunque algunos se encuentren a gusto y de cuando en vez emitan algún que otro gemido de placer mientras los...los... bueno, mientras les dan placer.

Bend3r said...

No cuestiono las raíces izquierdistas del nacionalsocialismo y el fascismo. Soy consciente que a Mussolini le expulsaron de un periódico de izquierdas por ser "demasiado radical". Tampoco cuestiono las similitudes ideológicas de los totalitarismos, basados en el estatismo extremo, pero el hecho de que ambos movimientos se consideren enemigos (pactos Molotov-Ribbentrop aparte) hace difícil considerarlos en la misma zona del espectro político. Derecha no significa liberalismo o antiestatismo, porque los conservadores son de derechas y no tienen por qué ser liberales o antiestatistas. Desde luego, resulta arbitraria (y en muchos casos carente de sentido) la clasificación tradicional entre derecha-izquierda de las ideologías políticas, pero existe un cierto consenso en considerar al nazismo y al fascismo como ideologías de derechas.

P.D: Es "Mein Kampf".

Clandestino said...

Bend3r

Pero no deja de ser curioso que sean las izquierdas los que inventan, rememoran y reinventan, una y otra vez, esas ¿Ideologías? o locuras de sicópatas y que luego sean otros ('derechas', liberales, víctimas, reprimidos, etc.) los que apechuguen con ellas, íntegramente, o sea con la ideología y con sus efectos y consecuencias, históricas presentes, futuras, y llegan al colmo de la desfatez, culpando a sus propias víctimas, de sus propios horrores y errores. Por el contrario son 'las derechas' las que moralmente mejor entienden, se preocupan, aceptan y financian los proyectos sociales en las sociedades que rigen, pero cuyos méritos y por toda la cara, se los adjudican las izquierdas, ante la tradicional resistencia de 'la derecha' a defenderse con la bronca, estilo típico de la izquierda, que en ella se encuentran como pez en el agua. Franco era un maldito dictador de derechas, solo que en los treinta años que no existe, se han consolidado menos garantías sociales de las que consolidaba Franco en un mes. Por lo que desde esa perspectiva podemos aseverar que Franco era más socialista (practicante) que todos los partidos de supuestas izquierdas -españoles y actuales- juntos, lo serán en toda su existencia. Debe ser jodido eso de tener que aceptar que el dictador fascista era más socialista que los que van con premeditación y nocturnidad robando sus estastuas, como labor social más evidente e inofensiva. Y digo inofensiva, porque las leyes de 'inventar derechos' del Pepe Luis, han dejado a la Constitución hecha unos zorros, y un destrozo en el sistema judicial, en las familias, en el mercado y en los derechos fundamentales, peor que el caballo de Atila, en la pradera.

Efectivamente es 'Mein campf' (Mi lucha)

Duende said...

sabemos que fue tan grande como el nazi,pero que han conseguido que no sea tan usado.
Comunismo y nazismo tal como lo aplicaron son una de los mayores desgracias de la humanidad, tanto o igual como el capitalismo,muchos supuestos izquierdistas deberian leeerlo
buen post

Bend3r said...

Un poco de Spam: He decidido unirme a esto de la blogosfera. Os invito

Nicholas Van Orton said...

¿Holocausto?, ¡qué atrevimiento! Existen otros que tienen la exclusiva del término.

Al Neri said...

Muy revelador. Quien gana una guerra es quien escribe la historia. Muchas veces se olvida que el nazismo y el comunismo comparten muchísimos procedimientos, estilos y filosofías.

Anonymous said...

El que ha dicho que Martin Amis es progre, creo que se equivoca bastante.


Roddy