10 June 2008

Caracas: parecidos razonables

Pues sí... estuve en Caracas. Acabo de llegar. Fui a ver a Martha Colmenares, que está remodelando su blog y dejándolo más bonito que un San Luis.

Sorprenden ciertos dejà vu, frases que te suenan como si las hubiera dicho alguien cercano, pero pintadas en la pared, por obra y gracia del libertador:

Los buenos debemos estar unidos para seguir haciendo cosas buenas
¿Mariano Rajoy? Noooo.... Hugo Chávez

La mejor inversión para tu dinero... ¡el pago de tus impuestos!
¿Pedro Solbes? Noooo... Hugo Chávez

Dios perdona, pero la ignorancia no.
Ésta es muy buena, a pesar de ser de Chávez... en realidad, adquiere todo su significado viniendo del partido de Chávez, pandilla de ignorantes donde los haya.

¿Hay censura en la Caracas de Chávez? No sé decirles.
Están prohibidas las luces azules en los coches tuneados imitando las de los policías... un 70% de los coches las llevan.
Está prohibido ir más de dos personas en una moto: van tres, y sin casco.
Está prohibido vender bolívares en el mercado paralelo (sumergido o negro)... los funcionarios del aeropuerto te los venden, de uniforme, delante de los militares que tanto abundan por Caracas (y más por el aeropuerto), a un precio estupendo, además.

¿Hay miseria en Caracas? Sí, sin duda. Un millón de personas viven en condiciones infrahumanas en las montañas alrededor de la ciudad.Hay guerrilla urbana por esos pagos (armas repartidas por Chávez, todo un detalle). Eso sí,cualquier buena señora que atiende un locutorio le explicará que en Caracas todo el mundo vive muy bien, que la gente tiene dinero, que todo el mundo tiene trabajo y que no entiende porqué hay extranjeros que no quieren ir a Caracas por la cosa política... que no sabe de qué hablan.

¿Hay odio a los americanos? Eso dicen, pero hay un McDonalds en cada esquina y el deporte nacional es el baseball.

¿Hay libertad de expresión? Seguro que sí. Mi acompañante le espetó a la funcionaria que cobraba los 115 bolívares nuevos (115.000 antiguos) que te exigen para dejarte volver a casa: "¿Cómo que tengo que pagar en cash?¿Además de robarme se lo tengo que pagar en su puta moneda? ¡Pues vaya mierda de país que tienen!", y no nos pasó nada, ella solamente se puso seria.

Eso sí, una vez cobrado, un militar te mete mano por la cara. Soldada para ellas,soldado para ellos. No te miran el bolso, ni si llevas armas en algún escondite... pero se aseguran que los genitales están en su sitio.

Es que Chávez está en todo: el amigo de las FARC, el amigo de la ETA (ambos grupos terroristas forman parte del Foro de Sao Paulo, del que ya hablaremos), cuida de tí antes de que vuelvas y se asegura de que seas consciente que te concede la gracia de caminar por su feudo. No hay que olvidar que él mismo tiene las manos manchadas de sangre, al menos de 17 muertos el 11 de abril (sin contar con heridos, claro está).

Seguiremos informando, la visita ha dado para más.

10 comments:

Caco said...

Pues a mí... ¿? qué quieres que te diga ? el soldadito estuvo a punto de encontrarse con "la bestia" debido al magreito. Yo, con los ojos cerrados me imaginaba que era Miss Penezuela la que me cacheaba y... a puntito...

Mary White said...

Recomiendo visita al blog de Caco para enterarse de más,quiero decir, de lo más interesante... dentro de un rato, cuando descanse...

Shasta said...

Sí, porque el comentario de caco me ha dejado estupefacto...

Ignacio said...

¿llevabas estupefaccientes?

Klaus Meyer said...

Hola María:

"Dios perdona, pero la ignorancia no", es una frase en una valla que lleva años en el mismo lugar, y pertenece (la frase y, creo, la valla también -o a sus herederos, pues murió) a Carlos M. Estrada B. (así será el tiempo que llevo leyéndola que me se el nombre completo :-)

Si mal no recuerdo, Estrada fue un empresario, que pasó a la "historia" por estas frases estre patrióticas, paternales y optimistas ("Dios perdona..." fue la última que puso ante de morir), pero no recuerdo a que se dedicaba.

Saludos.

H said...

Celebro estéis bien y de vuelta.

Martha Colmenares said...

Bochinche, bochinche, María.
Pero no te digo, que hasta el impresentable se nos mostró "hermoso" en la vía...
Hay para todos los gustos.
Un abrazo, Martha

Dhavar said...

Caco:

Siempre igual, con ese estilo tuyo tan académico y retorcido...:)

Caco said...

Dhavar: era la gota que colmaba el vaso. Taxistas chorizos, funcionarios corruptos, dependientes que no saben de su trabajo y al final el compadreo de cambiadores de divisas ilegales y cajeras de la tasa.
En el viaje que pagas pone bien clarito: Tasas incluidas.

Ignacio no puedo responder a esa pregunta. Pero de llevarlos nunca sería en el sitio que palpó. Tengo muchos pases de aduana y nunca tuve problemas cuando llevaba (para mi consumo personal, claro)

carlos said...

Felicidades, Parece que ganará el no, según los primeros recuentos.