8 June 2008

¿Qué hay de nuevo sobre... ACOSO SEXUAL?

Publica Wendy McElroy una recopilación de artículos sobre una de las políticas más perjudiciales que el feminazismo políticamente correcto nos ha regalado: el acoso sexual.

En primer lugar, para entender en qué consiste y de dónde viene, señala su artículo Understanding Sexual Harrasment.

El segundo artículo que cita es una transcripción escrita de la charla ofrecida en el año 2002 acerca de los perniciosos efectos de las políticas anti-acoso, y del concepto en sí, sobre nuestra sociedad.

El tercero consiste en un análisis en clave feminista-individualista del caso Clinton-Lewinsky.

Se llama acoso sexual a dos hechos que afectan principalmente a las mujeres en su lugar de trabajo: a) el intercambio de favores sexuales a cambio de promocionar laboralmente, y b) la existencia de un ambiente de trabajo hostil en el que la mujer se siente amenazada y desamparada.

La segunda definición es la que trae de cabeza a propios y extraños. La hostilidad del ambiente es subjetiva, la amenaza puede no ser clara, el desamparo es un término ambiguo y también subjetivo... y en base a ello se tipifican delitos, se imponen penas.
No estoy negando el hecho, que existe, pero las políticas que se aplican desde las administraciones públicas no parecen las más justas. ¿No debería educarse a la mujer (a sí misma, a sus hijas...) para ser capaz de enfrentarse a ello?

13 comments:

Ignacio said...

¿y quien ha de hacerlo , el estado?

Stewie Griffin said...

No hombre no, el estado subcontratando al Pity el panda del acoso sexual:

http://www.youtube.com/watch?v=WCGZsZUBnZU

Bend3r said...

Estoy de acuerdo con que todo esto se está sacando de quicio, evidentemente hay casos en los que existe un problema, pero hay que ser más precavido a la hora de llevar a cabo reformas del código penal.

En el episodio 12 de la 10ª temporada de Frasier acaban en un seminario que es para mear y no echar gota. Te dejo el elink para que lo veas, las conversaciones en el seminario son geniales. Estoy subiendo un par de escenas a youtube, cuando estén te pongo el link.

ed2k://|file|Frasier%2010x12%20La%20acosada%20[Comedyrip-Tusseries]%20DVD+DVB%20by%20cradio.avi|192366592|5C443FAB4084726670280491F652D96E|h=A5QOEHB2WVKSEHABPGVJ6SDDJIPINJLI|/

Bend3r said...

Listo: http://www.youtube.com/watch?v=YYqWtSkkdac

Un saludo.

Bend3r said...

Acabo de ver el vídeo de South Park. Muy bueno Stewie.

bastiat said...

Pues ciertamente este asunto sólo puede ser resuelto con la educación.

¿El Estado? NO, con la educación. El Estado, al establecer diferencias a la hora de juzgar actitudes personales, al establecer diferencias, al evitar o minorar las consecuencias de las malas acciones lo que está haciendo es propiciar violencias gracias a que privilegia a unos sobre a otros. A unos los privilegia porque dificulta el desprecio social hacia determinadas actitudes, aunque haga propaganda siempre es más efectivo el que a uno le echen del puesto de trabajo al mantener actitudes tan despreciables y encontrarse sin ningún subsidio del que vivir, y privilegiando a otras de forma que al final la carga de la prueba la tiene que hacer el denunciado para demostrar su inocencia.

Ciertamente siempre sería mejor educar bien a nuestros hijos. La cuestión es que cada vez los educamos menos, peor y, sobre todo, no los enseñamos lo fundamental, el respeto.

Stewie Griffin said...

Lo mismo digo bend3r

¿"una bebida no estimulante"?, jejeje, propicios días, ciudadano!, xD

Bend3r said...

Propicios días Stewie. Los psicopedagogos de los huevos nos quieren convertir en unos seres asexuados que se relacionan de manera completamente aséptica al más puro estilo 1984. En la paranoia de lo políticamente correcto, pretenden ahogar cualquier atisbo de humanidad. Hemos llegado a un punto en el que si alguien le dice a una señora que le queda muy bien el corte de pelo ya se tiene que andar con ojo. Creo que sólo debería definirse como acoso conductas reiteradas y claramente ofensivas, y no casi cualquier piropo. Creo que hay que intentar dotar a las leyes de un mínimo sentido común y desde luego no anular la presunción de inocencia, como está ocurriendo de facto en casos de malos tratos o acoso al recaer la carga probatoria sobre el acusado.

El problema es que el feminismo (igual de nocivo que el machismo, pero políticamente correctísimo) ha declarado la guerra a todos los hombres del mundo, y en esa guerra ya no hay ni sentido del ridículo. La verdad es que los mejores post sobre el feminismo los he leído en este blog. Enhorabuena Mary.

Fonseca said...

¿Y por qué iba a estar mal promocionarse laboralmente a través de favores sexuales? Si a las dos partes les parece bien...

El hecho de que lo considere una inmoralidad o, más bien, una estupidez, no significa nada... ¡Hasta ahí podríamos llegar!



Fonseca

Bend3r said...

El problema no es que te promocionen a cambio de favores sexuales, sino que no te promocionen si no es a cambio de favores sexuales, y eso sí es un problema.

Mary White said...

Ignacio, no, el Estado, no... y menos el Español,que saca partido de la obsesión por el acoso y al que le conviene que NADIE sepa hacer nada.

Da en el blanco Bastiat.

Sinblancaporelmundo said...

Perdona que me meta en tu casa y no comente algo referido a la entrada. Por favor, da al siguiente enlace toda la difusión que puedas:

http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/06/09/carta-a-air-berlin/

Clandestino said...

Veo tan ambigua y subjetiva la primera como la segunda definici'on, seg'un est'a planteada.

a)Un intercambio, solo es eso. Sea de favores sexuales o de tomates, siempre que sea consentido y de mutuo acuerdo. No siempre es el var'on el que oferta.

b) Un ambiente puede ser hostil por muchas causas y causantes. independientemente de que sean varones, hembras o los contrarios, por igual.

Ni el estado ni nadie. La gente siempre ha utilizado sus prestaciones, cualidades y aptitudes para alcanzar sus objetivos. Si un hombre o una mujer guapos solo tienen su f'isico para trepar, lo usar'an si est'a en sus planes y muy especialmente si hay una ley que en cualquier caso le dar'a apoyo legal, frente al competidor/a, supervisor/a u objetor/a.

La ley ni mantiene, ni mejora las relaciones humanas entre personas de distinto sexo. Una mujer que se lo proponga, tarde m'as o menos terminar'a llevando a un hombre al delito de acoso. La ley solo promueve y facilita las ventajas sobre las m'as ineptas y con menos principios, que no dudar'an en usar su sexualidad para medrar, en detrimento de aquellas que se mueven en los l'imites de sus valores y principios, progresando exclusivamente sobre sus aptitudes.

Solo es una ley contra derecho, como tantas otras promulgadas en la legislatura pasada. Ojal'a se encuentre la f'ormula para garantizar la integridad f'isica y moral de todas las personas, pero desde luego la soluci'on no es darle instrumentos a unos contra la indefensi'on de otros.