30 November 2007

Carta a SSMM los Reyes Magos de Oriente: mi Primer ÁRBOL DE GUERNIKA

Estas Navidades voy a escribir una carta fraccionada pero en condiciones a los Reyes Magos, abro así una serie epistolar destinada a SSMM, en la que iré pidiendo un juguete (siempre adecuado para mi edad mental) en cada carta. El primero es MI PRIMER ÁRBOL DE GUERNIKA.

Queridos Reyes Magos,

Como sois magos, supongo que ya estáis al tanto de lo bien que me he portado este año. Una de las más importantes novedades es que he abierto este blog para ver si por fin hago amigos. Hay de todo, que lo sepáis por si os decidís a abrir uno. Para que no os aburráis todo el mes de diciembre y tengáis tiempo de buscar mis regalos, he pensado escribiros una carta por regalo.
El primero que quiero pediros es Mi Primer Árbol de Guernika. Os mando una foto para que no me pongáis la excusa de que pido utopías. Decía un tal Indalecio

Era y es famoso en el mundo entero por simbolizar las antiquísimas libertades vascas que pueden considerarse preludio de la democracia moderna, respecto de la cual no ofrecen otra diferencia que la representada en el voto por familias frente al actual sufragio universal

Seguro que todos los españoles (vascos incluidos en españoles, y vascas incluidas en vascos) están deseando recuperar esas antiquísimas libertades y acabar para siempre con quienes utilizan directa o indirectamente el terror armado o psicológico para conseguir poder, incluso si lo revisten de un ideal romántico. Así engañan a sus vecinos llamando lucha armada lo que es puro y duro asesinato cobarde.

De este árbol dijo Tirso de Molina que ningún tirano lo había deshojado y que nunca había dado cobijo a traidores o a confesos. Es muy triste ver que quienes gobiernan las tierras de Guernika hayan consentido que esta frase quede en entredicho y que sean asesinos los que dictan bajo cuerda los mensajes de unos y otros políticos (no de todos, por fortuna).

Este regalo quiero que lo dejéis en las ikastolas, que son unas casas de adoctrinamiento para niños inocentes de la tierra vasca.

Y sin más me despido hasta la siguiente carta. Por si este año me hacéis caso, a pesar de no ser monárquica, voy a ir comprando Frutas de Aragón en señal de hospitalidad ancap (voluntaria).

P.D. No vengáis en AVE que está la cosa muy mala...




2 comments:

Fonseca said...

Oye, la idea de la carta es cojonuda. Estoy impaciente por ver que más regalos vas a pedir.


Fonseca

Matías Iturralde said...

Yo quiero regalarles un cuentecillo acerca de un burrillo:
Recuerdo aquellos años de mi niñez que pasé en Jumilla, allá por Murcia, tenía yo un burrillo al que bauticé cariñosamente como "Aznar". Aznar era un lindo burrillo que triscaba por la meseta castellana comiendo cardos borriqueros con mucha alegría. Aznar pertenecía a una manada de burros más grande que era conocida por la gente del pueblo como "la manada de burros Populares"... Aznar rebuznaba muy fuerte y contento, y dicen los entendido que hablaba de la libertad que tienen los pobres para morirse de hambre, Aznar decía: ¿por qué los burros pobres se mueren de hambre? ¡Qué coman, que la hierba crece en todas partes! Mi burillo Azni era de una clase de burros que es tenida por superior, goza de un grueso bigote y es jumento que rebuzna estentóreamente. Ahora, Aznar está en América, vive en Texas, Estados Unidos, y come del mejor pasto que crece en el rancho del tío Bush. El tío Bush toma un excelente Bourbon, que es un whiskey muy del gusto de mi lindo borriquillo. Por eso digo al tío Chávez que deje a Aznar que paste en paz, que coma su excelente pasto texano y beba su rico bourbon, y a los amigos españoles que se regocijen por la prosperidad ganada a costa de los pueblos del mundo, que sí, que somos una raza superior y merecemos ser la octava potencia del mundo, aunque tengamos la cabeza vacía...