24 November 2007

Mercedes Cabrera: la mala educación

Cuando la conocí en un congreso ella era una encantadora de serpientes que despertaba sonrisas y halagos en el sector masculino y yo una inexperta doctoranda que la observaba. Reconozco que cuando la nombraron ministra una rendija de esperanza se abrió en mi corazón. Recordaba que, en su momento, me pareció una mujer de mirada sensata. Pero nada, no gano para disgustos con Mercedes Cabrera.

Ahora, la ministra se descuelga con que las estadísticas de los organismos internacionales son injustas, en especial si nos dejan por los suelos:


Los informes internacionales suelen ser fotos fijas, miden y comparan en un momento determinado situaciones de países de trayectorias diferentes y son muchas veces injustos en este sentido

Ya, claro, pero si nos favorecieran no dirías eso ¿eh, pillina?

Y explica, a continuación, que estamos mucho mejor que hace 30 años. Desde luego... y si nos comparamos a cómo estábamos hace 70 años somos la repera. Pero seguimos en el furgón de cola educativo de Europa, y hay que recordar que eres tú quien está imponiendo a machamartillo una reforma universitaria in-fu-ma-ble para crear el Espacio Europeo de Enseñanza Superior: el horror de la reforma de Bolonia.

La educación no está politizada, el debate político no ha trascendido más allá del ámbito político, y además, la sensatez de las comunidades autónomas, oiga, es de lo bueno lo mejor, y de lo mejor lo superior. Otra tan feliz como la diputada por Teruel...

Pero ahí no acaba todo, señores. A Mercedes le parece que la integración de alumnos inmigrantes con un nivel educativo más bajo no es un problema, es un dato nada más.

Llamaría a no identificar porcentaje alto de población inmigrante con el mal funcionamiento de un centro escolar porque hacemos un flaco favor tanto a los alumnos como a los centros y ademas esto no es siempre así.

¿Y si haces un llamamiento a decir la verdad en vez de esconder la porquería bajo la alfombra? Sería poco zapateril, claro... pero más honesto.



6 comments:

CLD said...

Decir la verdad es irresponsable y racista.

Hartos de ZPorky said...

Menuda pájara. Ella y su maridito...

daimon said...

Pues cuando yo la conocí era diputada pero no ministra, asqueada y arrepentida por los desatinos de Zapatero... Luego la nombraron ministra y parece que su estado de ánimo cambió. Todos son unos cínicos a los que solo mueve el poder.

Mary White said...

Daimon, evidentemente la conociste después que yo. Pero por lo que dices, aún era "sensata"...
CLD, y además es una ordinariez... :)

Hartos de ZPorky, no tengo el gusto de conocer a su marido. (Ni ningún interés).

Huber said...

Si que lo conoces Mary, ¿te suena un tal Arenillas? ¿el de las opíparas cenas? si, mujer, te tiene que sonar, el que aceptó una cenita de 1400€ con Vega Fund cuando era Vicepresidente de la CNMV y al poco les dió (casualidad, casualidad) una licencia para operar un hedge fund.

Pues ese es su marido.

daimon said...

Más que sensata me temo que, sencillamente, Mercedes Cabrera era, y es, hipócrita.