22 October 2007

Incertidumbre, previsión y presupuestos sostenibles

Tras una semana de peleas de patio de colegio a costa de vídeos y otras bombas de humo, el Círculo de Empresarios nos devuelve a la realidad con el magnífico Informe sobre los Presupuestos Generales para el 2008 que acaba de presentar.

En él se pone de manifiesto que el futuro de la economía mundial y de la española es incierto. Siempre lo fue. La economía es dinámica, no estática como nos enseñan en las universidades de medio mundo. Pero ahora más, después de lo que pasó este verano. Probablemente, no hay que ser alarmista, pero tampoco es como para obviarlo. Y justo eso es lo que hace el gobierno. Mantiene sus previsiones de crecimiento desoyendo los datos del sector privado, mucho más previsor. Tal vez porque se juega su propio dinero, no el de los demás.

Hay equilibrio presupuestario, desde luego, pero también es cierto que el crecimiento económico y la estabilidad presupuestaria anterior a esta legislatura han ayudado a que, sin tener que ir más allá de seguir la tendencia, se consiga fácilmente un presupuesto cuadrado.

Hay también puntos más oscuros. La presión fiscal en aumento a un ritmo creciente, es uno. Pero sobre todo la partida de gastos, en gran parte electoralistas (ya saben, mujeres, niños, viejos, enfermos y voto joven). Un aumento de gasto en pensiones (en un sistema de pensiones quebrado), ayudas a la maternidad y al alquiler (en lugar de eliminar las rigideces del mercado de trabajo y de vivienda), un enorme aumento de gasto en inversiones I+D+i (sin resultados... porque no hay capitales privados interesados) o un aumento del 7% en el gasto de personal del Estado son algunos de ellos.

Hay más. Se los dejo para su regocijo. Y me quedo con la siguiente reflexión:

En general, parece que estamos entrando en una situación en la que se está perdiendo el margen de maniobra que podría precisarse en el futuro para adoptar decisiones de incremento de gasto que, además de tener carácter permanente, no parece coadyuvar en absoluto ni a una mejora estructural ni tampoco a una posible política de demanda anticíclica.

En dos palabras, que el Estado-providencia no es previsor y que los presupuestos no son sostenibles.




3 comments:

Jorge Castrillejo said...

El gran problema es que los socialista aún creen en el Keynesianismo, sabiendo que no sirve desde la crisis del petróleo de 1979.

Anonymous said...

Algo lei el otro día de que por ejemplo el déficit por cuenta corriente de nuestro maravilloso país está a la altura del de países como Burkina Faso... este es el resultado de la gran política económica de los últimos años... pero parece que sigue habiendo mucha gente dispuesta a recibir promesas en lugar de resultados, y no hay peor ciego que el que no quiere ver. Besos Milady (tu extutelada y fiel lectora).

Nacho Serra said...

algunos socialistas de corte mas "liberal" (si es que eso existe) ya comenzaron a razonar en 1994 sobre las bondades de una politica libre de deficit publico y menos intervencionista. El PP hizo gala 8 años de esa misma politica (al fin y a la postre esta en su ideario) y ahora corremos el riesgo de volver a la situacion pre-expo de Sevilla....Dios quiera que solo sean cantos de sirena electorales!!

Lady, an honor to become a reader of your blog!

me llamo Nacho y escribo desde Madrid en inglés sobre España (ese es mi nico...:-))

Me encanta tu bitacora.

Un abrazo

Nacho

http://noggia.blogspot.com