10 October 2007

Con la eme: Marina, Mao, Masón

¡Qué acertado sacar a Mao Tse-Tung como ejemplo a los chavales de 13 años! ¿verdad? Eso es lo que hace José Antonio Marina en su Manual de Edutiranización, en el bloque 5, cuando explica qué recursos hay para motivarse (darse ánimos, superar el reto, lograr un premio, buscar un sentido, acordar un compromiso, actuar y resistir...).

En concreto la aportación de Mao, el amigo de la libertad, es su frase:

Y así, de derrota en derrota, alcanzaremos la victoria final.

Bueno, omitió la violencia, la represión y todo lo demás, pero eso son matices superficiales.

En la página 22 cuando habla del debate dice Marina, ya de su cosecha:

Cuando pensamos solos corremos el peligro de equivocarnos, de dejarnos llevar por nuestras preferencias. Por esta razón conviene pensar con los demás.
(Claro, al pensar con los demás, no corremos el riesgo de equivocarnos...)

Pero ahí no acaba todo... ¿Qué les parece esto?

El gran proyecto humano consiste en construir un mundo feliz y justo. Los deberes éticos, por tanto, derivan de un proyecto. Y tenemos que cumplirlos todos si queremos que el proyecto "la casa común" se realice (p. 70)

¿La casa común? Y lo repite en varias ocasiones. En la página 26 nos dice que el objetivo de la asignatura, el proyecto ético común (voy a hacer como que no he leído eso) es la construcción de la casa común de la humanidad.

¿Y la casa común la diseña un Gran Arquitecto?

A mí esto me suena al artículo de Pablo Molina, amigo, mediterráneo y liberal:

En la filosofía de Krause, desbastada en España por Sanz del Río, se quintaesencia toscamente un “Ideal de Humanidad” (fraternidad universal) de caracteres puerilmente masónicos, que ochenta años después y con lo que ha llovido parece seguir informando el proyecto político de nuestra socialdemocracia.

No en vano el librito sobre laicismo que publicó Luis María Cifuentes (director de formación de CIVES, fundación encargada de elaborar el currículo de la nefasta asignatura) ha sido recomendado por las logias españolas del Gran Oriente de Francia.

Si al final queda todo va a quedar en casa... en la Gran Casa de la Humanidad, se entiende...


Fuentes:
EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA, Educación Secundaria Obligatoria, Editorial S.M.
Artículo de Pablo Molina
La explicación de Ricardo de la Cierva
Artículo del Confidencial Digital

8 comments:

Iván Moreno said...

Marina tiene toda la razón al decir que los deberes éticos derivan de un proyecto. Es el fin el que justifica los deberes y no al revés.

Eso sí, derrapa al intentar asegurar que el proyecto es una común al ser humano. O al menos, dicha afirmación no es más racional que suponer lo contrario (es decir, que los proyectos son puramente individuales).

Desde ese punto de vista, afirmaciones tan necesariamente subjetivas e irracionales, no pueden sino ser rechazadas como puro adocrinamiento moral... salvo que se acepte que el proyecto necesita de dicho adoctrinamiento...

El problema es que nadie afirma la necesidad del mismo... aunque lo piensen.

Un saludo

PD: Poner como ejemplo de algo a Mao no deja de ser fruto de la propaganda. ¡¡Qué grandes propagandistas!!

Mr. Hyde said...

Hola Lady Godiva.
Marina muestra una incurable alergia a la individualidad. Dice el muy canalla que cuando pensamos solos corremos el riesgo de equivocarnos y se queda tan ancho. Lo de la Casa Común me da escalofríos.
Ya vamos conociendo (gracias a los que os tomáis la molestia de leerlo)la razón del entusiasmo del filósofo ante la Educación para la Tiranía.
La busqueda de la sociedad perfecta suele engendrar monstruos.
¿Gran proyecto humano? Se refiere al mundo feliz de Ahmadineyad (un mundo sin Israel).
Justo: Quizá a la manera de los estados comunistas, cuya busqueda de la igualdad ha dado excelentes frutos, de sobra conocidos.

Benjamín said...

Las ideas más geniales de la humanidad siempre han sido de un solo individuo.
"Un camello es un caballo diseñado por un comité"

Sursum corda! said...

¿Y si no?

No me van a ver defendiendo posturas maoístas ni aunque el mundo se dé la vuelta boca abajo. Pero juzgar frases sueltas es muy poco productivo. Y tampoco facetas sueltas de un individuo.

Seguro que podemos encontrar aciertos en el mayor autor de disparates y rasgos de humanidad en el peor de los monstruos, lo cual ni corrobora el disparate ni hace falso el acierto, y tampoco hace elogiable al monstruo ni devalúa sus mínimos rasgos de humanidad.

Recuerdo, por ejemplo, alguna foto de Hitler acariciando a un niño y la foto ni quita culpa al nazi ni me hace mirar con malos ojos a los que acarician a los niños.

Pues, por lo mismo, esa constancia que parece pedir Mao me sigue pareciendo un valor elogiable, por mucho que ser constante y conseguir la victoria le llevara a Mao a tiranizar a millones de chinos.

La siguiente frase, si la miramos sin ceder a prejuicios colectivistas, es sólo un elogio del diálogo. O ¿qué hacemos en internet sino poner en común nuestras ideas y al alcance de la crítica de cualquiera? Las ideas, si buscan ser verdaderas y objetivas deben valer para todos y en el diálogo se muestra muchas veces la fortaleza o debilidad de un argumento.

Y lo mismo en la última cita. Ya lo ha dicho en la primera respuesta iván moreno, pues la ética surge de las necesidades de un colectivo, de tratar a todos los seres humanos como miembros de una sociedad y no como animales que uncir al carro para que tiren de él.

Un saludo y enhorabuena por el blog, que he puesto en mi lista para leer cada día.

suscrd

Mary White said...

Iván, el problema es que al sacar frases (que es inevitable excepto si escribo un artículo de 20 páginas sobre Marina y su texto) se pierde el visión del cuadro... la idea que expresa es: esta asignatura os enseña que hay UN proyecto que DEBE ser el de TODOS y que consiste en éste y no otro (y describe el proyecto progre-buenista que le caracteriza sustentado en argumentos peregrinos, en mi opinión)... y a partir de este proyecto que es el único, vamos a ver qué ética se deduce de él. Te imaginas qué ética se desprende de "ese" proyecto.
Para todos (menos Mr. Hyde y Benjamín, por cierto, gracias por esa frase y esa reflexión)... no se nos olvide quiénes leen y estudian ese libro, son evaluados y calificados: chavales de TRECE años.
Lo de Mao no tendría importancia, o no tanta, si no fuera por eso, porque es poner como ejemplo, modelo, a un tipo como Mao, que no era Teresa de Calcuta... imaginemos que saca una frase brillante de Hitler: ¡se lo comen! ¿qué niño no sabe que Hitler era un genocida? Pero no, no saca a Hitler, sino a Mao... es propaganda y malintencionada... Los hermanos marianìstas se han cubierto bien de fango. Eso sí, los libros se van avender como churros...

Sumsumcorda, estás en tu casa, muchas gracias.

Mary White said...

error de tipo: suRsum... lo siento :)

Sursum corda! said...

Naturalmente si la frase hubiera sido de Hitler Marina no la habría aceptado como ejemplo por todo aquello de no glorificar a un asesino. Como si los millones de chinos muertos por culpa de Mao fueran pocos o irrelevantes.

En eso, la izquierda cuenta con la ventaja de que la propaganda la hacen mayoritariamente ellos y son ellos los que vienen creando muchos de los tópicos sociales que a fuerza de repetirlos mil veces...

Pero cuando hay que trazar una línea entre lo que acepto y lo que no, normalmente la trazo tan lejos de mí como sea posible, de manera que casi todo el que quiera incluirse dentro pueda hacerlo. Puede ser mero pragmatismo para contar con el máximo de aliados o el mínimo de enemigos irreconciliables que se combaten a muerte por una palabra de más o de menos.

Hubo un debate penoso hace tiempo por la frase de Savater "la IDEA de España me la sopla", a la que algunos vieron como una negación de la España real. Savater aclaró en su momento que a él lo que le preocupan no son las IDEAS sino los ciudadanos españoles y su bienestar. Pero esto es sólo un modelo a escala de lo que supone entrar a debatir con el principio de que lo que no está conmigo está contra mí.

El éxito de la izquierda en la política de imagen consiste en lo contrario: capitalizar todo lo que directamente no se le oponga, como los tontos útiles de la página stalinvive.

poliket said...

Dice "pensar CON los demás". Creo que está bastante claro que pensar es una actividad individual, aunque luego se puede optar, o no, por compartir esos pensamientos CON los demás...

Yo creo que eso es lo que quiere decir, no?

Y yo, con mis limitaciones (cada cual con las suyas), a la que comparto con otros (depende de con quién, está claro) la que he creído una idea genial, normalmente ésta va más allá y se desencalla de mis eternos tics... Me hace darme cuenta de otro aspecto al que se puede llegar con dicha idea, rectificar algún punto al que no le habia dado suficiente importancia, esquivar un bache y poder ir todavía más allá, etc...

No sé si atreverme a proponer a Lady Godiva de cerrar los comentarios de su block, no vaya a ser que su idea pueda llegar un poco más lejos...

Un saludo!