15 May 2007

Luis Margol: desde Sitges con amor.

Luis Margol está en Sitges disfrutando de la playa, del merecido descanso, y... escandalizado, cómo no. Supongo que su viperina y certera pluma escribirá cuando sea del tema pero me pide que lo cuente.
Playa, sol, descanso... un oriental se te acerca y te ofrece un masaje cervical. ¿Cómo negarse, señores? ¿Qué mejor para deshacerse de las tensiones urbanas? Pero recuerden: no se puede trabajar en los espacios públicos porque el Estado (dueño de lo público, de su dinero y el mío, y del destino de todos nosotros) lo prohibe. Es mejor que esos orientales se dediquen a robar o a cualquier otra cosa, oiga, que para trabajar ya tenemos a los funcionarios, ¡no, perdón! a los políticos... ¡no, tampoco!... a... no sé, a cualquiera que trabaje para la empresa privada, a los profesores de Instituto (que además son maltratados gratis, porque eso no va incluido en el sueldo).
Así que cada vez que se huele a un mosso (vean el trato considerado de los mossos a cualquier paisano en el blog de Jorge Valín) los masajistas orientales salen por pies como alma que lleva el diablo y tu te quedas ahí, con ganas de masaje dorsal y de lo que surja, y con cara de tonto. Margol está que no se lo cree.

Viva la libertad y la alianza de civilizaciones.

3 comments:

Rovi said...

Eso de que es mejor que un oriental se dedique al masajeo de por libre en vez de a robar, es una falacia. Lo mejor es que un oriental que no pueda acreditar medios de vida o un puesto de trabajo en España, se quede en Oriente, o pruebe suerte en otro lugar donde si se de alguna de las circunstancias mencionadas.

Cuanta demagogia con los inmigrantes, con ellos juega tanto la derecha liberal que busca bajos salarios, como la izquierda, que busca votos futuros.

lmargol said...

Hola guapa: Te escribo la segunda parte del asunto por si quieres usarla como post. He indagado y resulta que la rivalidad entre el establishment gay de Barcelona y la comunidad china reside en la lucha que ambos mantienen en la zona conocida como Gayxample, el Chueca barcelonés. Los empresarios gays quieren abrir locales nuevos, muchos de los cuales están en manos de chinos, que además se expanden y compran nuevos negocios. Como no podría ser menos, los "empresarios idealistas" gays, han pedido protección al alcalde y hablan de sostenibilidad y esas cosas. Vamos, que una disco con humo, ruido y demás es sostenible y una tienda de alimentación no. ¡Qué cara más dura! ¿Alguien me puede explicar el concepto sostenible? Pero eso es otra historia.
El establishment gay barcelonés es muy cercano al PSC, y no hay número de revista gay de Barcelona que no inlcuya fotos de esos "empresarios" super idealistas abrazadoa a algún político socialista. Llega el momento de pasar factura y pedir protección a los políticos contra los emprendedores chinos. Estos choques son muy comunes en las grandes ciudades de los EE.UU. y en muchas ocasiones se han saldado con violencia, sobre todo en Los Ángeles y Miami entre negros y asiáticos, negros y cubanos etc.. Será muy interesante seguir el asunto y ver cómo se resuelve.

Mary White said...

Lo mejor es que un oriental que no pueda acreditar medios de vida o un puesto de trabajo en España, se quede en Oriente.

Rovi, yo creo en la libertad de movimiento de personas. La censura previa, la restricción previa por si son niños malos me parece terrible. Demagohia hay, en especial, entre quienes sacan algo de la inmigración, véase, votos e impuestos, como bien señalas, derecha e izquierda. A mi lo de dar un masaje en la playa me parece una idea buenísima, de verdad, y no entiendo la necesidad de tener una licencia, que sirve al politico para controlar al currito, cobrar impuestos, y gastarlos en función de su necesidad de voto. Lo que se llama, alimentar al monstruo.