24 May 2007

Las facultades mentales de Juan José Millás

Millás publica hoy en El País, diaro neutral donde los haya, un artículo defendiendo la eutanasia. Para ello retoma la historia de Madeleine Z que se suicidó en enero de este mismo año, e induce una pena terrible en el lector nombrando incluso a Georges Brassens.
Y utiliza argumentos tan poco demagógicos y tan sólidos como que "tres de cada cuatro jóvenes cree que es correcto ayudar a morir a un enfermo incurable".
¿Y si tres de cada cuatro amas de casa utilizan suavizante Flor obligamos a todos a usarlo por ley? ¿Es ser joven lo que hace que sea relevante? Tres de cada tres adolescentes creen que deberíamos ir todos desnudos, y que los padres deberíamos morir lentamente o desaparecer de sus vidas. Tres de cada cuatro alumnos jóvenes creen que los profesores deberían ser exterminados junto con sus familiares. No sigo.
Otro argumento: "el encarnizamiento terapéutico, con las nuevas técnicas para alargar la vida, la puta vida, cabría decir en este caso, alcanza ya niveles de delirio". ¿Si fueran técnicas amables cambiaría la cosa, oiga?
Uno más: "cuando la derecha persigue implacablemente a los médicos que alivian el dolor, que facilitan el tránsito". Lo del tránsito suena escatológico, más propio de José Coronado, pero además... ¿la derecha? ¿no es la ley la que persigue? ¿la izquierda no persigue el cumplimiento de la ley? Sí deja clara quiénes son la derecha: Zaplana, Rouco, Acebes, Rajoy y la Conferencia Episcopal.
Pero ahora viene la bomba, el mejor de todos los argumentos: "a los 50 años, en muchos sitios, te jubilan, que es como decirte muérete (vean el caso de TVE, donde a los cuatro días de quitarse de encima a experimentados profesionales de 50 años se han convocado plazas para cubrir 800 vacantes)? De acuerdo, sí, me muero, nos morimos, pero échennos una mano con las leyes".
Pero bueno, Millás... ¿quién te va a tomar en serio así? ¿estamos locos o qué?
¿No puedes decir simplemente la verdad... que la vida de cada cual es un propiedad privada de cada cual, la más privada de todas, pero igual de inviolable... y que ESA ES LA RAZÓN por la que cada individuo debería ser libre para decidir sobre su existencia y sobre cómo quiere abandonar este mundo cruel?
Este no lee a Capella. Hay que invitarle a que venga este viernes a la conferencia de Paco en el Instituto Juan de Mariana.

10 comments:

Argonaut said...

Pues anda que lo de la "puta vida"... La mía no es particularmente ramera, pero si él lo decreta, será. A ver si va a resultar que los efectos secundarios de años de estar en el lado bueno del mundo son más bien deprimentes...

berti said...

Lo que me ha matado es el argumento de "tres de cada cuatro adolescentes..." Es que son muy maduros, considerados y empáticos estos jóvenes.

Menuda manera más metomentodo que tiene este hombre de defender la eutanasia.

K Budai said...

«Millás publica hoy en El País, diaro neutral donde los haya, un artículo defendiendo la eutanasia.»

Mmm, lei el artículo de Millás, que comienza diciendo algo sobre una Comisión del Congreso de los Diputados. No me pareció una defensa de la eutanasia, más bien defiende cierta "eutanasia preventiva", para resguardar culos de ser limpiados.
----------
-Doctor, me duele la cabeza-
-Le receto eutanasia. Será liberado en ... una hora aproximadamente. ¡El siguiente!-
-¡Espere! ¿No cree que es algo apresurado?-
-Como funcionarios al servicio de la sociedad, debe comprender que no podemos correr riesgos. Y este tratamiento ha demostrado ser eficaz. Aquí estamos para proteger a la comunidad, no para someter a un ciudadano sufriente al encarnizamiento terapéutico y a la tortura científica. Por suerte, ese sadismo legal fue proscrito, y el cuerpo médico convenientemente purgado.

Max M Navarro said...

Con defensores de la eutanasia como éste, y con éstos argumentos de alto nivel, hace más porque no llegue que la mitad de los obispos del país juntos.

Señor, líbranos de nuevos conversos!

Max

Iván Moreno said...

A mí, aparte de los argumentos falaces, me preocupa la mentira o la ignorancia.

el encarnizamiento terapéutico, con las nuevas técnicas para alargar la vida, la puta vida, cabría decir en este caso, alcanza ya niveles de delirio

Debe saber este señor que nadie (ni siquiera los cristianos más fundamentalistas) defienden el encarnizamiento terapéutico como obligatorio (si lo decide el enfermo, puese él sabrá), ni siquiera lo considera moral.

Alargar la vida de manera artificial de un desahuciado, provocándole un mayor sufrimiento, es una aberración, visto desde cualquier frecuencia del espectro político.

Millás así inventa una mentira a la que atacar. Para después llegar a la conclusión de que él debe poder decidir por la vida de otros, independientemente de su consentimiento.

Sinceramente, hay veces en que tanta estupidez me crea un sentimiento de vértigo insoportable.

Juan de Padilla said...

...Anoche mi esposa y yo estábamos sentados en la sala hablando de las muchas cosas de la vida.

Estábamos hablando de la idea de vivir o morir. Le dije, "nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiendo de una máquina y líquidos de una botella. Si me ves en ese estado, desenchufa los artefactos que me mantienen vivo. No quiero vivir así. Por favor".

Y entonces ella se levantó, desenchufó la televisión y me tiró la cerveza.

Mary White said...

Eso es una mujer con carácter...

Anonymous said...

Maria Blanco: Pena que el Freelance esté ya casado, porque juntos haríais una parejita libeggal adorable.

Mary White said...

Anónimo, permíteme que lo dude... soy alérgica al matrimonio.

Anonymous said...

¿sabéis leer?