23 December 2007

Manuel Marín: el hombre resignado, habla.

Ni a quien gobierna ni a la oposición les preocupa la debilidad de las instituciones.

Oiga, qué alegría para estas fiestas. A tres meses de las elecciones y usted me viene con éstas. Nuestra democracia, más mayor de edad que nunca, más moderna que nunca, más europea que nunca, más de todo que nunca, y ahora resulta que nuestra política se está italianizando (y añade que lo dice con el respeto que le merece un país que admira... ¡genial!).

Nos cuenta Manuel Marín cómo Zapatero le encargó la reforma del reglamento del Congreso y por seis veces no pudo ser. Explica las dos tácticas principales de cualquier autoridad que se precie (esto cualquiera que trabaje lo sabe) la de "no es el momento" y la de "han cambiado las circunstancias". Casi resulta tierno que este hombre, aburrido en su modo de hablar como pocos, se dé cuenta a estas alturas de su vida. Me hace pensar que aún estoy a tiempo de aprender yo también. La vida es una caja de sorpresas...

Se va con el dolor que le produjo la patada en las pelotas que le propinó Zapatero nombrando a su sucesor antes de que él se fuera. Y no se le mueve un pelo de la barba. Pero tiene la mirada triste. Como quien se hubiera equivocado de época al nacer. Conozco varios. Tienen la mirada triste. Probablemente tampoco le vaya bien como abanderado del medio ambiente. La gente olvida pronto. Puede optar por ligarse a una cantante, o a una pianista... eso da mucha popularidad a los políticos.

Escriba un libro, don Manuel. Es la última moda. Puede llamarse La Feria de las Vanidades.



4 comments:

Paco Beltran said...

Querida Mary,
he leído la misma entrevista y no me parece que haya demasiadas opiniones reprobables en lo que dice y, si me apuras, tampoco el personaje lo es. Como presidente del Congreso ha sido mejor que otros anteriores, y en particular mejor que un par de ellos pertenecientes al PP. La referencia a Italia no es cautelosa sino muy clara, y la crítica a su propio partido evidente, y admito que en un país anglosajón sería una crítica muy floja, pero en éste país de capillas, trincheras y "si no estás conmigo, estás contra mí" nos podemos dar con un canto en los dientes, aunque no va a servir para nada. El tipo no me cae ni bien ni mal y, como sabes, no tengo ninguna simpatía por idearios colectivistas, y menos por los de este gobierno, pero me da a mí -y mil disculpas si me equivoco, que bien puede ser, pero es la impresión que me da la lectura regular de tu blog- que la cosa es ser crítica siempre con los de un lado y sólo en ocasiones con los del otro. En realidad, las actitudes antiliberales se dan por igual en ambos partidos (no en mayor proporción en uno de ellos), y más que criticar a las personas por lo que son -insisto en que, con la que esta cayendo, y con la cantidad de payasos irresponsables e interesados que componen nuestra clase política, no considero que Marín haya dicho nada especialmente reprobable-, deberíamos atacar lo que dicen.
Hecho mi comentario...¡te deseo una feliz Navidad!
Paco
http://usafari.blogspot.com/

Mary White said...

Querido Paco,

No solamente no me parece reprobable lo que dice sino que estoy de acuerdo. A mi tampoco me parece ni bien ni mal este señor.He oído que se quiere apuntar al carro del medioambiente (es una noticia de hace unas semanas) y de ahí el final sarcástico. Que por cierto alude a Belloch (socialista, a Zarkozy (derecha francesa)y a Aznar (PP)... al revés de lo que pareces leer.
Y el resto del post tampoco va contra Marín,al revés, acuso a Zapatero de dar un puntapié a quien él designó para que adecentara el Congreso, y al cual le frenaron por seis veces. De ahi que el post se titule el hombre resignado.

No son liberales ni unos ni otros, todos prometen medidas liberales cuando les conviene, y si no lo posteo todo,sí lo digo por la radio en intereconomía, donde puedes oirme meterle caña a Rajoy por usar a las mujeres en sus promesas electorales y tratarles a todos por igual.
Pero es que, Paco, no están en el mismo nivel.Sin que me parezcan liberales ninguno, el cariz que están tomando las cosas con ZP es peor que con cualquier otro presidente que yo haya conocido. Y no, no voto PP, ni voto nada. En especial por lo que cuenta Manuel Marín.

La referencia a Italia NO es muy clara: no expresa ningún respeto por la política italiana a la que considera el cachondeo padre pero no quiere insultar a nadie porque es más políticamente correcto que nadie.

Es que parece que se acaba de caer de un guindo, y lleva mil años en política, no me digas que ahora se da cuenta de quienes le rodean. Y sabiéndolo.
Pero bueno,que me da la sensación que ves más crítica de la que hay.

¡Felices Fiestas para ti también!

Mary White said...

después de "Y sabiéndolo" falta "se mete de lleno a Presidente del Congreso". Sorry.

Paco Beltran said...

Querida Mary,

Seguramente no he captado el tono de tu post y si "veo más crítica de la que hay" es quizá porque estaba pensando nó solo en este post sino en muchos, como digo en mi comentario. En cualquier caso, debería haberme ceñido sólo a este post concreto. También te admito que el tipo es políticamente correcto (¿y qué político español no lo es?). Ahora, yo no he hecho ningún comentario sobre tus preferencias o comportamientos electorales.

Lo de estar o no al mismo nivel... Coincido en lo del "cariz que están tomando las cosas", pero no específicamente por ZP. Zapatero me parece un memo y un tipo intelectualmente nulo, la subasta electoral de prebendas de su partido y su gobierno (que pagamos los demas) es una vergüenza y un robo, y la gestión de gran parte de su equipo de gobierno penosa. Parecida opinión tengo de los gobiernos de Aznar en las legislaturas anteriores, y éste además me parecía un dogmático con un nivelito intelectual para tirar cohetes... La oposición del PP en esta legislatura ha sido monotemática, demagógica y lamentable, por mucho que el PSOE -hasta hace unos meses- lo haya hecho todo lo mal que se puede hacer, y aún peor, en su política antiterrorista. La coincidencia del PP con actitudes clericales, premodernas y conservadoras es antológica (y reconocida, pero sólo en privado, por algunos liberales; Mario Vargas Llosa es una excepción porque lo ha dicho en público), y reafirma mi convicción de que el PP no es un partido liberal sino conservador, y por tanto intervencionista en lo moral y en lo económico (esto último por otras razones). ¿Qué más queda? Los partidos nacionalistas envalentonados -aquí si hay que echar una parte de la culpa a ZP, y la otra parte al sistema electoral- y caminando por una senda peligrosa para la mayoría, que no lo somos; e IU y los demás grupos que viven anclados en quimeras, afortunadamente en descomposición. Para colmo de males, entre que la ley electoral no se va a reformar (significativamente) nunca, y que este país no es nada liberal (sino polarizado y cainita), nunca veremos un partido liberal que oriente algo la agenda política en esa dirección. Hay liberales en ambos partidos mayoritarios, pero tienen poco poder.

Mary, no le otorgues a ZP un poder que no tiene (afortunadamente). Coincido contigo en que ciertas derivas y muchas inercias presagian lo peor (y no me refiero a que vaya a llegar ningún apocalipsis, como da la impresión si uno sólo escucha la COPE), pero la culpa no es de ZP, sino de los incentivos “negativos” (deficiente selección de cuadros, poca accountability, chantajes de fuerzas no representativas, populismo generalizado, enquistamiento de la “clase política”, pasividad de los votantes) de un sistema político que nadie parece tener interés por mejorar.

En fin...

Paco

http://usafari.blogspot.com/

P.D.: Ahora voy a la sticky… :)