2 December 2007

Dragó, telecaca, agitprop y los idus de marzo.

La última entrada del blog de Fernando Sánchez Dragó me demuestra que la capacidad de asombro del ser humano es infinita. Telecaca, la titula. Adivinen... don Fernando se ha puesto delante de la caja tonta para comprobar en sus neuronas cuán dañina puede ser. Resultado: le sale fuego por la boca como a los dragones. Previsible.

Es hasta divertido leer sus reacciones ante lo más cotidiano de la tele: fútbol, teleseries, programas de cotilleo, famoseo del peor, (des)informativos, Alonso... Resulta tierno que se indigne con lo más habitual, como si fuera la primera vez que lo ve. Y así es... el director, creador y presentador de Noches Blancas, y conductor del informativo de la noche de Telemadrid no ve la tele. (Oiga, vaya ejemplo, le van a echar si encima hace ostentación de esta falta de práctica).

Bien, resolvamos el tema: prohibamos programas, mandemos a correccionales a los profesionales del higadillo, azotemos a los famosillos y famosetes en plaza pública (¡Fernando, por Dios, que te pierdes!), que el gobierno limite la sacrosanta libertad de expresión...

así, además, perdería votos, lo que siempre es bueno para la ciudadanía...
(dice él, pero ¿verdad que suena a mí?).

Más ideas...

¿No hay, me pregunto, ningún magnate de las finanzas, la pornografía, los juguetes chinos o el fast food dispuesto a abrir un canal temático de telemierda dedicado en exclusiva, día y noche, noche y día, a la incesante emisión de ese tipo de programas?

¿por qué no se instalan audímetros obligatorios en todos los hogares provistos de televisor (¿queda alguno que no lo tenga?) y se desposee de su derecho al voto a los usuarios que vean más de diez minutos de telecaca al día? Redundaría eso en beneficio de la democracia. ¿Cabe confiar en un jefe de gobierno elegido por los espectadores de esos programas?
(Esa pregunta es retórica, evidentemente).

¿Y qué espera el señor Dragó?
Me entero en El Café de Ocata que cada vez se lee menos, de los jóvenes universitarios un 22% no lo hace nunca. De cada libro infantil o juvenil que tiene éxito se hace, no ya una película, sino una trilogía, para que no haya nada más que imaginar. Y esa es la única esperanza, la imaginación. Por fortuna la tecnología está de parte de la libertad, y por eso quienes manejan nuestra barca están haciendo lo posible por ponerle barrotes. No sé si saben que no se puede poner puertas al mar...

Y como apunta el propio don Fernando, ¿qué esperar de unos niños inocentes sometidos a una enseñanza OBLIGATORIA con asignaturas agitprop, como él denomina a la Edutiranización...
Niños a los que no se les enseña a alimentarse sino que se les alimenta siguiendo unas pautas más o menos sanas por mandato.
No se enseña a elegir ni a ser responsable por mandato. Se enseña a ser obediente. Y eso tenemos...

¿Me toman por un idiota? ¿Son, acaso, eso, idiotas, los españoles?
Deben de serlo, en su mayor parte, porque dicen las estadísticas que cada uno de ellos dedica bastante más de cuatro horas diarias a la contemplación estática (y extática) de lo que la tele vomita por su boca.

No, Dragó, no, te dan la oportunidad de asumir tu conformismo y obediencia o por el contrario de ejercer tu derecho a no ver la telecaca apretando un botoncito. Cada uno se define con sus actos.

Lamentablemente estoy completamente de acuerdo con la reflexión final, ante la cual, no tengo más que añadir:

¿Qué cabe esperar de un pueblo así?
Democracia o telecracia: "that is the question"
Dios nos guarde de los idus de marzo.


13 comments:

libertyvallance said...

Durante el año pasado, cada domingo por la tarde hacía 500 Km de coche, atravesando 3 comunidades autónomas y 5 provincias diferentes. Lo que se puede oír en la radio en media España los domingos por la tarde es:
-Furbo 50-60%.
-Música pop 30%.
-RNE clásica.
-RNE noticias (con fútbol intercalado).
-Radio Intereconomía.

Punto. No hay más. Esto me hace pensar que la gente es idiota, incluyendo sobre todo a los empresarios. No creo que yo sea el único español que quiere oír noticias o tertulias de polìtica y economía un domingo por la tarde.

En la tele, la verdad es que me da igual. Nunca ha habido nada que me interesase mucho salvo películas y series extranjeras, y eso se puede conseguir bastante barato por cable, y gratis por internet.

Desde luego, la represión no es la solución, y acaso no hay que buscar ninguna solución. Que cada uno haga lo que quiera.

Lo que seguro que no es la solución es la televisión pública. Tanto en su formato actual (Mira quien baila+voces contra la globalización) como en el que suelen reclamar los listos oficiales del reino (programas para un público minoritario pagados a la fuerza por todos los demás), constituye una estafa.

Stewie Griffin said...

"En la tele, la verdad es que me da igual. Nunca ha habido nada que me interesase mucho salvo películas y series extranjeras, y eso se puede conseguir bastante barato por cable, y gratis por internet."

Lo mismo digo, yo no veo la tele, no me gustan los medios de masas controlados por el gobierno y sus "corporaciones licenciadas". ¿Para que demonios quiere uno la tele con internet (a parte de para jugar a la play o poner una peli en el dvd claro)?

Fonseca said...

No falla. Un día voy a hacer una porra ¿Que piensa Dragó sobre esto? Y antes de que él vaya a dar su opinión, apuntarla en un papelito y luego ver si he acertado. No llegaría a fallar en mis predicciones ni un 10%. ¡Los intelectuales son TAN previsibles!

¿Quien se atreve ahora a decir que la telebasura no es mala? ¿Que pueden ser contenidos bastante originales y que QUIEN NO QUIERA VERLOS NO TIENE POR QUÉ HACERLO?.
Personalmente, me parece mucho más lamentable la educación basura o la filosofía barata. Pablabras que suenan bien pero no dicen nada y pensadores que en vez de basarse en razones, sólamente repiten lo que dicen otros. Eso si que es caca.

Pero se siente uno tan inteligente metiéndose con María Patiño...




Fonseca

CLD said...

Estoy con Fonseca. Todo ese rasgarse las vestiduras me recuerda a aquéllos que no les gusta el fútbol y lo definen como "once tíos corriendo detrás de un balón". Alguien dijo que el 90 % de TODO es basura. A eso no escapan tampoco los libros, la cantidad de mierda que hay en cualquier librería es descomunal, y todavía no he escuchado a nadie quejándose de la literatura basura.

Sánchez Dragó es muy carismático y todo lo que tu quieras, pero cuando habla sobre la decadente civilización occidental (que a eso apunta en el fondo lo de la telebasura) su "rollo" no me va.

Mary White said...

Libertyvallance... a lo mejor se ponen un CD de Leonard Cohen. Respecto a la TV... lo peor es que el mal periodismo, el que carece de escrúpulos, se ha apoderado de los (des)informativos y ya la realidad y la ficción,el adoctrinamiento y la oferta informativa, se confunden.
No ver la TV pero leer el Público y libros de Saramago no soluciona la cosa... solamente falta ver cine del políticamente correcto (español,claro) y acudir a la mani de turno por la pluralidad plural homogénea... y ya tenemos todo el pack.
Es falta de criterio, falta de inquietud, el no cuestionarse lo que te cuentan, y eso se aprende en el cole... (creo yo).

Mary White said...

CLD, yo creo que la capacidad de cuestionarse la tenemos también en nuestra civilización. Ahí estoy contigo. Pero Dragó no ha hablado de oriente (esta vez) :)

libertyvallance said...

CLD: el fútbol ES once tíos corriendo tras un balón. Si tú lo quieres sublimar a fusión de arte, ciencia y fuerza bruta, con tu pan te lo comas, pero permite que algunos estemos cuerdos.

Mary: sólo quiero que conste que yo me estoy leyendo Atlas Shrugged (como mola esta tía), y nunca he rozado nada de Saramago. Pero me acuso de haber leído varias novelas de Marías de jovencito, y la primera mitad de El Lobo Estepario. (qué oprobio, Señor!)

Eigen said...

No se le puede dar la razón ni quitársela, porque pasa de ella. Ese texto es solamente una narración de emociones suscitadas, por lo cual algunos lo encontrarán interesante y otros, como es mi caso, tendrán por igual su parecer que el de los famosillos que detesta. Pero no intenten encontrar certeza alguna en sus conclusiones.

Cuando dice que el gobierno debería prohibir, ¿realmente lo piensa? Eso es precisamente lo contrario a lo que dijo una de las pocas veces que vi su Diario de la Noche. Opino, por lo tanto, que puede ser simplemente una intuición de la que da constancia. Todos nos permitimos ser deshonestos alguna vez y los intelectuales se lo permiten muchas veces.

Øttinger said...

Igualmente de telecaca es un informativo en el que el presentador entrevista a su panadero porque le hace buen pan, lleva a todos sus amigos para que que Telemadrid les dé una propinilla por sus servicios o presenten algún libro que nadie leerá o, y esto es lo mejor, se permite el lujo de dar la noticia de la detención de la Mesa Nacional de Batasuna mientras agarra a su gato para que no se le escape y haga un estropicio en el plató. Si España fuese ese pueblo que Dragó reclama (o dice reclamar), él no presentaría el telediario.

Mary White said...

Ottinger, ¿quién canta en el clip de tu perfil?
Dragó tiene su propio país...en Guadalajara. No sé si reclama que España sea otro país, creo que ha tirado la toalla. En cualquier caso, quien tiene la culpa de que su telediario esté en antena no es él, sino Telemadrid, evidentemente.
Yo no veo su informativo, no me gusta. Por otro lado, Noches Blancas (igual que el programa que le precedió y que todos los programas de Dragó) son así... reúne amigos y amigos de amigos. O conocedos de amigos. Es un formato más... no va a llevar a sus enemigos. ¿Te imaginas?
Nunca propuso la neutralidad en sus programas, al revés, él vende su "sello" propio. Otra cosa es que te guste o no... Y yo insisto: on/off.

Øttinger said...

Efectivamente, la responsabilidad es del Ente Público que le permite decir en antena a una colaboradora que se levante y enseñe las piernas porque ha traído falda y las tiene muy bonitas.

En el clip debería sonar Jamie Cullum.

Mary White said...

Pues sí, efectivamente... vi esas escenita. No sé por qué ella se levanta, y claramente si es otra persona no sale en más informativos. Me refiero a él, no a ella. Él ejerce de sí mismo...

Juan Granados said...

Ahora recuerdo que el problema de la tele lo he solucionado hace mucho tiempo. En la tele por cable ponen, en un canal ignoto, una serie documental interminable sobre la pesca del cangrejo de Maine, a mi el cangrejo de Maine me cae bien y me trae hermosos recuerdos, esta serie es como un mantra, la pongo y pienso en lo que me da la gana con el mar embravecido de fondo; oigan, poco más se necesita.