25 April 2007

Vendo costo de güena calidás...

... ha chabale rollao y no veni lo menore.

Marcos es un tirao de 32 años que traficaba con costo. Los Mossos le han detenido en el barrio de Sant Roc de Badalona acusado de un delito contra la salud pública y de venta de droga a menores (por más que Marcos les había dicho que no fueran...). La policía comprobó que en unas horas el tipo se sacó 240 euros.

El hombre tuvo la genial idea de hacerse publicidad fotocopiando un cartel escrito a mano y pegándolo por el barrio. La policía se ha visto en la necesidad de aclarar que "Es una persona analfabeta; no es que simule que no sabe escribir, es que no sabe escribir". La explicación está en el resto del texto, que transcribo:

Esperar al lao de la bentana de detras mi casa y en lo bancos de asentarse. No llamar la atension o no su vendo na. Podei silvar o llamarme y sargo po la bentana. Me llamo Marcos. Vale 20 uros una barrita. Ta bien.

Y a continuación, aparece un dibujo de un plano del barrio donde se señala el itituto, su bentana y los banco de asentarse perfectamente detallados.

¿Hacía daño a alguien? No. Incluso era considerado y aconsejaba que no fueran menores. ¿Tenía que pedirles el carnet? Pues, tampoco, la responsabilidad de drogarse es del que se droga.

Y volvemos al tema de siempre de los prohibicionistas: si no hubiera droga, si no se vendiera libremente, si no fuera tan asequible. Se inventaría.
Las muertes por drogadicción se deben a la adulteración, no a la sobredosis en sí. Y se adultera porque es ilegal, como sucedía con la "ley seca".

Prohibir no elimina el problema, si es que lo es. Y si lo es, no es quién el Estado para solucionarlo, es la voluntad de cada cual, de cada drogadicto. Se sale de la droga, o no. Se dan situaciones terribles e indeseables pero no es responsabilidad del Gobierno decidir por uno. Marcos vendía a quienes voluntariamente iban a pillar, probablemente para comprar algo más fuerte para su propio consumo. ¿Qué más da? A nadie le importa lo que hace Marcos con ese dinero.

El tema de las drogas es un filón para la zarpa estatal dado lo sofisticado y complejo que resulta. Da mucho de sí. Cada década tiene su LPDT (La Peor Droga de Todas). Claire Wolfe ya hablaba sobre ello y explicaba la evolución de las últimas tendencias.
Luego está que los menores imitan a los mayores y se drogan también. ¡Prohibamos tener hermanos mayores! Y el juego estatal droga blanda/droga dura para mantener legales pero reguladas (hablo de dinero: impuestos especiales) las que más rentables sean, incluso si los efectos son iguales o peores.

Una bacanal de hipocresía al son de trompetas reguladoras... ¡viva la prohibición!

Ah, se me olvidaba... ¿a qué se va a dedicar este treintañero cuando salga de prisión? No trapicheará más porque el Estado le ha dado unos azotes por su bien y ya sabe que eso es malo y está prohibido por la ley.
Agradecido y obediente, Marcos.

11 comments:

valea said...

¿Qué más da? A nadie le importa lo que hace Marcos con ese dinero.

Hombre, no, Mery, al estado sí que le importa, porque fijo que el paisanín éste ni paga su tasa de autónomo ni aplica el IVA en sus ventas...

Éso es lo que realmente la preocupa a nuestro estado ;-P

Astur-Leones said...

Valea acierta de pleno.
Lo que me resulta curioso es que a los intervencionistas de turno aún no les salgan las cuentas bien: cuál sería el montante ingresado vía impositiva si todas las drogas fuesen legales y pagasen IVA, IAE (los distribuidores), etc.?

Espero que Marcos (que será analfabeto, pero es sincero) salga pronto de la cárcel. Tal vez ni ingrese.

snipfer said...

Cierto que la prohibición de la droga no soluciona nada, sino que al contrario lo empeora, pero me parece bastante wishful pensar que está en la voluntad del drogadicto dejar la droga. Simplemente porque la principal característica de la droga es que anula la voluntad del individuo en mayor o menor grado.
No quiero decir con esto que se tenga que prohibir, pero no por legalizarla se solucionará el problema.

Mary White said...

pero me parece bastante wishful pensar que está en la voluntad del drogadicto dejar la droga. Simplemente porque la principal característica de la droga es que anula la voluntad del individuo en mayor o menor grado

Snipfer, yo lo veo en tonos crudos (en sentido metafórico). La voluntad del drogadicto está en las últimas, dependiendo cuál sea el grado de "inmersión". La familia, amigos, etc. pueden intentar algo... pero sale él, o no lo saca nadie. Y el que no tiene ese momento de lucidez, palma. Así son las cosas. Lo que digo, y creo que coincidimos, es que tampoco el Estado puede sacar a nadie que no quiere salir de la droga... y lo normal es que todos digan que lo tienen controlado o que quieren salir pero no pueden.
Me refería a eso. No es el wishful thinking que he podido transmitir. Ha sido sin querer...

Carlos said...
This comment has been removed by the author.
Carlos said...

Buenas tardes:
Por supuesto, si es un drogadicto ya tiene su voluntad de dejar las drogas comprometida. De perogrullo.
De todas formas, debería contarse con que la adicción es "dosisdependiente", varía con el individuo, la sustancia, el entorno de consumo, la frecuencia de administración, la presentación de la sustancia, etc. Cuestiones que siempre se pasan por alto. ¿Por qué? Porque la información prometida por la administraciónse ha remitido a NO INFORMAR DE CASI NADA Y ELUDIR GRAN PARTE DE LO PUBLICADO EN MATERIA.

Ahora bien, dices:
"Simplemente porque la principal característica de la droga es que anula la voluntad del individuo en mayor o menor grado".

Esto no es cierto. Muchas drogas NO son adictivas (ni mucho ni poco: NADA, o al menos no tienen una adicción derivada del principio activo) y, sin embargo, están prohibidas. ¿Por qué?

Dices:
"No quiero decir con esto que se tenga que prohibir, pero no por legalizarla se solucionará el problema".

- La desinformación en materia de drogas causa estragos... Y si se legalizaran y se diera información veraz, tal vez una parte del problema no sería tal... Y hasta se podría investigar la obtención de drogas con idénticos efectos placenteros y menores efectos secundarios y/o adversos.

Carlitos (corregido)

snipfer said...

Quizas me he limitado sin ser del todo preciso, a las drogas recretivas, y si bien es cierto que el frenadol y el bisolvón dificilmente son adictivas, las drogas de las que estamos hablando ahora se caracterizan por ser todas ellas adictivas.

Y respecto a la información, me temo que hoy día no es precisamente información lo que falta y el problema radica más bien en otros problemas de la sociedad.

Carlos said...

Que no, que no, snipfer. No hablo de medicamentos.
Te hablo, por ejemplo (y por no meter una buena lista), de setas alucinógenas. Que yo sepa, no generan adicción. Muchas plantas psicotrópicas tampoco. Numerosas drogas hoy en día en desuso, tampoco... Y sin embargo tb. les afecta la prohibición. Por no mencionar que muchas drogas adictivas no lo serían si se efectuase una correcta y moderada dosificación.

Tenemos que tener cuidado porque muchísimas drogas pueden tener una elevada posibilidad de generar toxicidad aguda o dar un mal rato si no se manejan con cuidado... Pero en absoluto son adictivas.

Como observarás, la información es muy necesaria.

Saludos

El Cerrajero said...

Eso le pasa por no escribir en catalán ^_^

Carlos said...

Hombre, Cerrajero, tú por aquí...

Por curiosidad, ¿qué le hubiera pasado si lo hubiera escrito en catalán? ¿Hubiera cambiado en algo el resultado como ocurre con tus amiguetes "liberales prejuiciosos"?

Por cierto, Cerrajero, ¿por qué borraste mis comentarios en tu blog? ¿Acaso te sienta mal que le saque los colores a tus amiguetes "liberales" que no respetan ni la propiedad privada ni cualquier idea liberal que no se ajuste las suyas? ¿Te pareció feo que les quitase la careta liberal?

¿Me hubieras dejado los comentarios si los hubiera escrito en catalán o hubiera añadido una banderita de España como la que tienes plantada en ese avatar tan feo, Cerrajero?

;-D

Mary White said...

Hombre, cerrajero, si apenas sabía escribir en castellano y por la "dicción" parecía medio andalú... Tengo entendido que los Mossos saben catalán... estaba perdido.
Oí en la radio que se habían planteado que era un vecino que le había hecho la faena para fastidiarle el negocio, pero que la nota así escrita no dejaba lugar a dudas...