16 April 2007

El guante de Roberto

Roberto me lanza un guante. Recogido está.

Las guerras olvidadas son maravillosas. No solamente te sientes culpable por la violencia ajena, por lo miserable de la guerra en sí, con sus muertos inocentes, sus niños huérfanos, la suciedad, miseria, sangre, desgarro, dolor... además te sientes como un chucho porque no las recuerdas cuando lees un cómic, ves una película, besas a tu novio, o simplemente observas al tipo de enfrente en el Metro. Algunas, incluso, ni las conocías, y entonces eres un cerdo egoista metido en tu estúpida lucha por nada, por el bienestar material, mientras en un país más o menos cercano la gente anda pegándose tiros, dejando cuerpos por las calles, volando edificios con gente dentro por los aires... ¡Es tan liberador sentirse tan mal sabiendo que uno no puede hacer nada!

Porque no puedo hacer nada, porque la culpa es de los gobiernos que están todo el día peleándose en nuestro nombre por... ¡yo que sé!... ¿tierras?¿dinero?¿mercado?... no sé.... pero en nombre de la gente, y todo para ganar poder. Somos todos víctimas inocentes e impotentes de los gobiernos que se gastan mis impuestos en armas cada vez más sofisticadas para matar más y mejor.
Ya... pero ¿y si vamos a la raíz del problema?

La gente le da poder a los gobiernos para que ataque cuando le parezca mejor a quien le parezca conveniente... por mi bien (Lora dixit). Si no voto, no le doy poder a nadie. Lo seguirán haciendo peo será a mi pesar.
La gente le da dinero al gobierno para que gaste en armas mejores, para que gaste en lo que considere oportuno. Si no pago mis impuestos no le doy dinero al gobierno para que lo malgaste en función de sus intereses y lo administraré yo que soy quien lo trabajo.
La gente cuando tiene un problema mira suplicante al gobierno y le pide que actúe, que lo solucione, le da poder. Si busco la solución por mí misma o asociándome libremente con quienes piensan como yo, no haré del gobierno el solucionador único de los problemas de la sociedad. Si aprendo a defenderme o elijo directamente quién quiero que me defienda, no necesitaré al gobierno-policía.

La abstención, la insumisión fiscal, la posesión de armas y la libre asociación no son solamente palabras, pero para que tengan fuerza requieren coordinación. También podemos seguir compadeciéndonos de nosotros mismos y de las guerras ajenas.

2 comments:

valea said...

Quizá sea un inocente (vaya usted a saber) pero creo que la vida en comunidad exige responsabilidad por y con el otro (o eres de ese 10% de freeriders que te la pelan tó, claro está, y a vivir de los demás).

¿Por qué la solución que pareces proponer es no pagar impuestos cuando -quizá- lo necesario es forzar a nuestros politicastros a tomar decisiones de acuerdo a nuestros criterios? ¿Por qué hacer pucheros y decir un "hala, ya no pago" en lugar de un "oye, mis impuestos para esto"?

De la abstención, la insumisión fiscal, la posesión de armas y la libre asociación nada puedo decir, porque estoy plenamente de acuerdo con ello.

Peeeeeeeeeeeeeeero -siempre hay un pero- no para montarme "la guerra" por mi cuenta con mis amiguitos, sino para forzar a las macroestructuras (lo siento, tu comunidad de vecinos no da para resolver conflictos en Sudán, creo) gubernativas a que actúen en la medida en la que creo que deben actuar.

Gwen said...

Pues eso parece, Valea. ¿Por qué dejar que haya intermediarios entre mis decisiones y mi dinero que además me roba y al cual tengo que estar dándole toques para que no se sobre...?
Móntate con tus amiguitos lo que quieras... yo soy no-iniciadora de agresiones. pero si me agrede quiensea, ataco. Estoy aquí http://nenesperdidos.blogspot.com/