20 August 2007

F4J, esto es imaginación.


Son Fathers for Justice. Padres por la Justicia. Reclaman ver a sus hijos, que se acabe el trato discriminatorio en los juzgados de familia, que las mujeres que lo hacen dejen de usar a sus hijos como armas arrojadizas contra los padres...

El fundador es Matt O'Connor, que sufrió lo que no está en los escritos para poder ver a sus dos hijos trás la ruptura de su primer matrimonio. Y decidió crear un grupo de presión, hacer algo, acción civil, no someterse a lo que las leyes injustas decían, sin iniciar violencia... ¡y sin victimismos!

Y lo hacen con toda la imaginación del mundo: se visten de superhéroes y protestan. Ya lo hacen también en Estados Unidos. El otro día, Batman y Capitán América colgaron una pancarta que decía "For the Fathers of the Nation: Fathers 4 Justice has arrived" en el Lincoln Memorial (en vídeo). Les han detenido. Wendy McElroy lo denuncia en la página de i-feminist.

Ademas de las feministas individualistas, les apoyan los abuelos que sufren las rupturas de los hijos (los purplehearts ó corazones púrpura).

Dicen de ellos en una de las reseñas periodísticas:
“…when historians look back on British Society at the start of the third millennium they will accord a small but important chapter to the men in tights.”
The Times Newspaper, January 2006

¡Qué pena que Pablo el Herrero esté de vacaciones! Le habría encantado...
¿No lo saben en el Instituto de la Mujer, verdad? Espero que se enteren y se les caiga la cara de vergüenza...

7 comments:

Anonymous said...

En España es un delito no pagar la pension de divorcio a una exconyuge.Es el unico caso en que existe la prision por deudas.Sin embargo no es delito que una mujer interrumpa el regimen de visitas de los hijos a su exconyuge.
Otra discriminacion positiva mas y van....

Stewie Griffin said...

No lo puedo afirmar a ciencia cierta, pero recuerdo que una vez alguien tenia la televisión encendida (yo es que me pone de mala leche la tv prefiero ver cosas descargadas de internet o series yanquis) y hablaba un señor en nombre de una asociacion de padres de este tipo pero española. Habria que enterarse..

Lo de disfrazarse de superheroe para denunciar abusos me parece una muy buena idea, pero en eso tambien los españoles les llevamos la delantera:
http://es.youtube.com/watch?v=hdgORUsW2y0

Anonymous said...

Anonymous said...
En España es un delito no pagar la pension de divorcio a una exconyuge...

ESo es cierto?

Anonymous said...

Art. 227.1 CP: El que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses.

Jorge Castrillejo said...

En España el machismo judicial da casi directamente la custodia a la madre, con quién va estar mejor el hijo, sino con su madre.

Mónica said...

Mary, gracias por tus esfuerzos por hacernos ver que por el mundo existen otras feministas un poco distintas, con otros planteamientos diferentes a los de la colección de chupópteras liberticidas y amargadas, odiadoras de los hombres, que aquí entendemos por feministas. Yo no tenía ni idea de que existían, y en parte me alegro de que existan. Dicho todo lo cual he de decir que yo, honradamente, no puedo identificarme con unas señoras que se asocian para pedir que les dejen matar tranquilamente a sus propios hijos, que ésa parece ser la característica común a todo tipo de feministas organizadas.
A ver. Esto de que apoyen a estos pobres señores me parece perfecto. Yo también les apoyo y encuentro no ya vergonzoso sino indignante no sólo lo de las custodias y los regímenes de visitas (¿quién leches es un juez para meterse en eso?), sino incluso esto de que, por narices, porque lo dice la ley, al divorciarse un hombre tenga que quedarse en la calle y encima pagándole una pensión a la ex por el mero hecho de serlo. Todo eso me parece, por injusto, por discriminatorio contra una de las partes y sobre todo por no elegido, simplemente vomitivo. Además tengo un hermano al que le aconsejo que , tal como están las cosas, no cometa la locura de casarse sin separación de bienes bajo ningún concepto.
Pero una cosa es eso y otra cosa es lo otro. Una cosa es combatir esa injusticia y otra distinta entrar por el aro de la mentalidad feminista, que, colectivista o no, es la misma que ha acabado aceptando todas esas patrañas del género y tal –que además en nuestra bendita lengua se dice sexos, sexos, que el género es otra cosa–, que a mí me parecen en sí mismas una negación del individualismo. Yo no soy yo ni pienso como pienso porque lo dicte ningún constructo mental construido socialmente alrededor de lo que ellos llaman género (que además según estos iluminados del género, no tendría nada que ver con la naturaleza sino que, operándote o sin operar, para que tuvieses un género u otro bastaría con que lo reconociesen los papeles) sino por las decisiones que he ido tomando en mi vida, por las cosas que he vivido, por la forma en que yo misma en mi mismidad he dado en filtrar todas esas influencias. También por mi suerte, por mi genética, por mi temperamento, por la religión en la que me han educado, yo que sé... por tantas cosas... pero desde luego no porque lo predetermine ningún supuesto género. Y las feministas al final –todas– si te fijas siempre acaban en lo mismo: en que quieren abortar a gogó. En que es muy cómodo y muy bonito y muy fácil y muy cobarde no aceptar el hecho de que, desde el minuto cero de la concepción, lo que tienes dentro es una vida distinta (en una fase u otra, pero siempre una vida humana) y tan digna de respeto como la tuya propia, y que además no ha llegado ahí por su gusto sino por cosas que has hecho tú y de las que, por tanto, tendrás que responsabilizarte. Dándolo en adopción o como sea si no lo quieres, pero no matándolo, porque él, aparte de estar indefenso, no te ha hecho nada ni tiene culpa de nada. Y si todo eso, que estamos ante otra vida, una mujer no lo entiende –pero así, sin necesidad de muchos laboratorios ni de iglesias ni de nada, sino por una simple cuestión de piel, de sensibilidad, sobre todo si ha tenido hijos (y la mayoría de las abortistas son reincidentes, y madres), pero no necesariamente– yo no sé quién lo va a entender.
Además, para bailar el tango hacen falta dos. El niño no es una propiedad de la madre, ni una parte de su cuerpo ni nada de eso sino una responsabilidad de los dos que han participado en su concepción. Así que de “nosotras parimos, nosotras decidimos” ni hablar. Primero, porque deciden dos. Y segundo, porque haber decidido antes de que no fuerais dos sino tres. Vamos, que hay cosas que no es obligatorio hacerlas. Y hay muchos medios y de muchos tipos para evitar un embarazo que, justamente, cuando no los vas a usar es cuando tienes barra libre para no necesitarlo... abortando.
¿Que lo que te preocupan son tus hijas adolescentes? Pues las educas de otra manera, para que sean más responsables y hagan las cosas a su debido tiempo, con una edad a la que sean capaces de asimilarlas y de saber lo que se hacen. Pero lo que no puedes es enseñarles a andar por ahí matando a terceros inocentes como si fueran insectos, como simple método anticonceptivo (que encima hace daño, sí, a las hijas adolescentes de esas señoras la dichosa píldora del día después también les hace daño, supongo que lo saben), como forma de quitarte de en medio tus responsabilidades.

Sólo me cabe la duda en el caso de violación. En los demás no.

Además, ya que se ponen, lo mismo unos que otras podían pedir que esto de los contratos matrimoniales no lo regule el estado, sino que sean los propios cónyuges los que lo hagan. Preferentemente antes de casarse, que, si no, luego te pones burra (o burro) y es peor. Las cosas claritas desde el principio en todos sus extremos. Y luego ya a atenerse cada uno a lo que haya firmado libremente, para lo bueno y para lo malo, y –ahí sí- con cumplimiento ejecutivo de lo pactado sin tu-tías de ninguna clase.

Y ojo, que a mí me ha tocado mandar al cuerno a algún novio por machista justo cuando estaba a diez minutos de decidirme –muy progre, por cierto, el papá amigo de FG de toda la vida, pero con unos ojos verdes que quitaban el hipo-. Porque me levantó la mano, entre otras cosas que yo ya estaba viendo venir. Pero, no sé, en el feminismo hay cosas que me provocan rechazo. A mí ese chip no han logrado ponérmelo. Es que no me dejo.

Sir John More said...

Bueno, con ciertas salvedades en lo que dice Mónica sobre el aborto, me siento encantado de encontrar por aquí gente que ve este problema de mujeres y hombres con una perspectiva algo más lógica que la usual. Aporto, por cierto, otra discriminación positiva la mar de simpática: según ley, si a mí me da por pegarle a mi mujer, voy directamente a la cárcel, porque es un delito, pero si mi mujer decide pegarme a mí, ella deberá simplemente pagar una multa porque sólo es una falta. Lo de la discriminación positiva se lo contamos no al grueso de los hombres, sino al pobrecito al que le toque ser la excepción maltratada. Le contamos que sus derechos no valen tanto como los de los demás, por calzonazos, imagino...

Creo que el problema de las mujeres, y del machismo generalizado en la sociedad, sólo se arreglará adecentando la porquería de educación que le damos en los colegios y en casa a nuestros niños y niñas, favoreciendo la cultura en los ciudadanos, y empezando a pensar que la mujer, igual que el hombre, antes que mujer o que hombre son personas, y que como tales deben ser tratadas, con los mismos derechos y deberes. En fin, por lo demás, sigo disfrutando de tu blog, amiga Mary. Un agradable descubrimiento...