12 August 2007

El Ártico se calienta


El diario Pravda aporta todo tipo de detalles (fraude fotográfico occidental aparte) acerca de las Mir-1 y Mir-2 que efectivamente han plantado la banderita. Y dice más cosas. Rusia tiene derechos de propiedad desde 1920, ratificados en 1997 por la Convención sobre Ley Marítima que establecía el derecho de apropiación de Rusia de solamente 320 kilómetros más allá de sus costas.

Si algo llama la atención de esta artículo es la permanente alusión a las leyes del derecho marítimo internacional. Y la madre del cordero es el Lomonosov Ridge, cadena montañosa submarina donde supuestamente hay recursos económicos suficientes como para meterse en camisa de once varas.

Por su parte, Dinamarca, más lejana pero igualmente interesada, ha unido esfuerzos con Canadá. Y va a mandar una expedición ya mismo según el Daily Mail. La intención de los daneses es demostrar que justo esa cadena montañosa une Greenland con el Ártico, lo que sería algo así como una "extensión territorial" danesa.

Y mientras Estados Unidos observa atentamente ya que también tiene intereses involucrados, el Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper ya lo dejó claro, lo usas o lo pierdes. Y Canadá, lo usa y lo va a usar aún más. La cosa es geoestratégicamente complicada como explica la BBC.

Lo de menos aquí son las fotos trucadas.... el tema no es baladí.

3 comments:

Marzo said...

> Rusia tiene derechos de propiedad desde 1920, ratificados en 1997 por la Convención sobre Ley Marítima que establecía el derecho de apropiación de Rusia de solamente 320 kilómetros más allá de sus costas.

Hmmm. No es eso lo que dice el artículo. Traduzco:

  Los hidronautas planean llevar a cabo trabajos para definir los límites de la plataforma continental de Rusia que se extiende al norte de las islas de Nueva Siberia hasta el Polo Norte. La Unión Soviética y subsiguientemente Rusia ha poseído formalmente este territorio desde los años 20. Sin embargo, Rusia puso en cuestión su título sobre el territorio al ratificar la Convención sobre el Derecho del Mar de 1997, que declara que la Federación Rusa (uno de los países con territorio dentro del Círculo Ártico) puede reclamar sólo una zona económica de de 320 kilómetros alrededor de su línea de costa.

La Pravda comete no menos de dos errores, al menos uno de los cuales no es achacable a problemas de traducción ruso-inglés:
  1) La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (texto español en PDF) es de 1982 y entró en vigor en 1994; 1997 es el año de su ratificación por Rusia.

  2) La zona económica exclusiva es de 200 millas náuticas, que son 370 km, no 320. (¡Esto con Stalin no pasaba!)


El caso es que la Convención distingue tres categorías de mar adyacente a una nación. El mar territorial se extiende hasta 12 millas marinas de la costa (artículo 3); en él el estado ribereño es soberano (art. 2).

La zona económica exclusiva se extiende hasta 200 millas marinas de la costa (art. 57). En ella el estado ribereño tiene derechos de soberanía para los fines de exploración y explotación, conservación y administración de los recursos naturales, tanto vivos como no vivos, de las aguas suprayacentes al lecho y del lecho y el subsuelo del mar, y con respecto a otras actividades con miras a la exploración y explotación económicas de la zona, tal como la producción de energía derivada del agua, de las corrientes y de los vientos. (art. 56.1).

Y luego está la plataforma continental, que puede extenderse hasta un máximo de 350 millas de la costa o 100 millas de la isóbata de 2500 metros (art. 76.5), siempre que queden a no más de 60 millas del pie del talud continental, o el espesor de las rocas sedimentarias sea por lo menos el 1% de la distancia más corta entre ese punto y el pie del talud continental (art. 76.4) (está claro, ¿eh?) El estado ribereño tiene sobre la plataforma continental (tercer error de la Pravda) derechos de soberanía respecto a la exploración y a la explotación de los minerales y otros recursos no vivos del lecho del mar y su subsuelo, así como los organismos vivos pertenecientes a especies sedentarias (art. 77).

En resumen, que en el fondo no es para tanto: Rusia está midiendo su plataforma continental para saber hasta dónde llegan los derechos que le reconocen los tratados que ha firmado, y aprovecha para poner banderitas.

Fonseca said...

¿Sigue existinendo el Pravda? jodo...


Fonseca

Mary White said...

Marzo, es cierto. Rusia dice que tiene esos derechos desde 1920 pero los puso en cuestión al ratificar la Convención del 97.
Al escribierlo lo puse al revés. Lo siento.
Muchas gracias, maño!!!!

No te creas que no es para tanto... no me fio de Putin ni un pelín...