29 May 2008

Trileros

trile2.


1. m. Juego callejero de apuestas fraudulentas que consiste en adivinar en qué lugar de tres posibles se encuentra una pieza manipulada.

(Homenaje aNicholas van Orton que ya va siendo hora de que vuelva).



¿Dónde está la bolita?

Cubilete 1.- Fede ha sido vilmente vendido por sus amigos pepetillos. Va a salir malparado. Beneficiarios: los pepetillos, que salen unidos a modo "Fuenteovejuna" y eso, de cara a julio, viene bien; los coperos, que están hasta el gorro de las travesuras de Fede y no saben cómo quitárselo de encima disimuladamente; PJ-Boldman (que se queda de líder de la comunicación del sector al fondo a la derecha).

Cubilete 2.- Fede se ha autoinmolado por el bien peperil, y espera prebendas sooner or later (más tarde que pronto, por lo del disimulo). Beneficiados: pepetillos, Fede, PJ-Baldman (por proximidad con todos ellos).

Cubilete 3.- Nada estaba pactado, todo es real, todos dicen la verdad, nadie miente. Beneficiados: PJ-Baldman (porque siempre, se vea o no, sale beneficiado, y a veces es mejor no mirar, por si las moscas no es para menores...).

¡Hagan sus apuestas!



Reflexión: ¿y dónde están Maite Nolla y Cayetana Álvarez de Toledo justo ahora que su trampolín político particular necesita de su apoyo? ¿si te he visto no me acuerdo?
Ay, señor,señor... las que tienen que servir...


Pistas extra: PJ-BALDMAN... Pé dePedro? Jota de jota? BAldman de Calvorota?


Gracias a Dhavar por su corrección, no es bold, es bald.


20 comments:

Ignacio said...

Dos cosas claras:
Exuperancio en su salsa sigue creyendose la reina del cabaret.
Las dos elementas que se enchuifaron en las cortes, son las que sirven a varios amos: servirse de furcias es clásico, no fiarse de ellas tambien.

Mary White said...

¿en serio? ¿y tu apuesta?

Dhavar said...

Mary:

Aviso, que la ortografía la carga el diablo.

bOld: Atrevido, audaz
bAld:Calvo.

Mi apuesta:Todo es real, aunque, efectivamente PJ BAldman siempre sale beneficiado.

Respecto a Cayetana, siempre ha sido una niñita rosicler, antes y después de la política, pero claro, como es mona y argentina...

Ignacio said...

No entiendo lo de mi apuesta

Bend3r said...

Dhavar me ha pisado la corrección ortográfica. La verdad es que me quedé rayado al leerlo porque no sabía qué querías decir hasta el final del post. Y yo pensando sr. atrevido, señor negrita... En fin, errar es humano, como la miseria de algunos políticos. No soy un gran fan de FJL, pero mi sorpresa ayer al descubrir que ¡Gallardón y Zaplana estaban de acuerdo respecto al 11M! Cosas veredes. Lo de la política española tiende a bodeville cutre.

Pilar said...

Vergüenza debería darles al PP, era su oportunidad de demostrar que son mejores que el PSOE y han preferido seguir arrastrándose. Desgraciadamente el problema es de los ciudadanos honrados que vivimos en España. Independientemente de las filias o fobias que uno sienta, la verdad debe de estar por encima de todo. Qué asco! Eso sí, el verdadero beneficiario es Gallardín-Gallardón que ha demostrado ser fiel al lider y terminará de cabeza del PP con el apoyo de la izquierda y las cervices bajas de la derecha!!

Marinto said...

El 2, Mary.

Ignacio said...

Dhavar, toma nota:

Eso sí, el verdadero beneficiario es Gallardín-Gallardón que ha demostrado ser fiel al lider y terminará de cabeza del PP con el apoyo de la izquierda y las cervices bajas de la derecha!!


lo pone más arriba.

Ya me encargo yo de elgir el restaurante, ¿enMadrid hay sitios donde se pueda comer bien, excesivamente durante horas?

Hilario Ideas said...

Los peperos que estuvieron presentes en el juicio a la libertad de expresión
pudieron elegir y no eligieron la decencia.
Me interesa comentar la asombrosa contradicción del Alcalde de Madrid y futuro mandamás del PP, en lo que respecta a su inocultable deseo de convertirse en símbolo del centrismo bendecido por el grupo PRISA.
Si le mete una querella al Gran Federico por afirmar de él que quería pasar página, no remover el asunto del 11-M, no querer saber nada de las víctimas ni de teorías de la conspiración, mirar al futuro etc., y le acusa de injuriarle, entonces, lo que está diciendo ahora Gallardón es que él no quería pasar página ni mirar al futuro, sino todo lo contrario. La conclusión es de lógica elemental.
Se puede pensar con todo ello que cualquier político importante puede sentar en el banquillo a cualquier periodista por importante que sea, ya que el honor del político no sólo está por encima del honor del periodista sino, sobre todo, de las víctimas del 11-M, que las pobres no tienen honor ni derecho a justicia ni nada de nada. Son una molestia cuando se "mira hacia el futuro", que por lo visto es en lo que coinciden Gallardón y sus presuntos enemigos del PP, repentinamente aquejados de súbita y dramática amnesia.
A Federico le preguntaron"¿Se siente usted traicionado por sus testigos?" Y les dijo: "Si me fiara de los políticos no sería liberal." Pero la causa de las víctimas del 11-M, de la verdad y de la Justicia sigue valiendo la pena. España parece ya madura para la dictadura gallardonita, pero no todos los españoles y yo el primero.
Aguirre y Acebes, mienten. Zaplana, elude decir la verdad. Estos son “los buenos del PP” En este partido falta gallardía y sobra gallardonía. El PP es irrecuperable.

Pocos ataques a la libertad de expresión concitan tantos aspectos deshonrosos como el que ha reunido en su seno el intento de mordaza, disfrazado de querella por injurias, que ha llevado a Federico Jiménez Losantos a sentarse en el banquillo de los acusados. Un capitulo bochornoso de nuestra democracia que ilustra, entre mentiras y olvidos calculados, hasta qué punto algunos ponen el interés político, no ya por encima de la libertad de expresión, sino por encima del mismo sentido del honor que usan como coartada.
El problema del PP no es de Federico, sino el hecho de que sus dirigentes hayan decidido seguir la línea del iluminado zapatero, sin pensar que los votantes del pp no son los del PSOE.

Quiero decirle que Federico en su trayectoria personal y profesional se ha mostrado como un ser humano excepcional; a un hombre que no tiene precio, no se le puede comprar, con un hombre que pone su lealtad por delante de sus miedos, son inútiles las amenazas, y cuando "ellos", los miserables que pastan en todos los pesebres políticos son conscientes de esta realidad, optan como vemos, por destruirle, unas veces físicamente, otras, como en este ocasión, pretendiendo robarle la voz, la palabra y la libertad. Federico: está usted en la Resistencia, y quiero que sepa que no esta solo, con usted la libertad se percibe de una manera más nítida, y sin usted, la libertad de todos, se verá peligrosamente cercenada.
Federico: tú, ya has ganado, pase lo que pase. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Eres un líder imbatible y ya has derrotado a Gallardón, ya lo verás.

La libertad de expresión (¡ojo al resto de comunicadores!) se ha llevado un golpe de muerte en este país y ya esta bien que estos de la Vanguardia, la Ser, el País nos digan lo que podemos o no hacer. Han domesticado a Rajoy y ahora quieren domesticar a los votantes tarea ardua difícil. Defienden a Rajoy por que si pastelea con Zapatero las próximas elecciones las pierde el PP, que luego se recompone o no Zapatero se tira en el poder 20 años y ellos se reparten el pastel, me temo que esta es la jugada

En esta nación, llamada España, todo el mundo dice que estamos en una democracia. Yo cada día lo creo menos. En lo que sí estamos es en una oligarquía en la que los políticos llenan sus barrigas y se buscan buenos sueldos y múltiples jubilaciones, para vivir bien a costa del sufrido pueblo que solo existe para ellos cuando hay que votarles. Solamente se puede opinar en la línea que marca el poder, si no es así eres un crispador y un generador de odio. No creo que estén en la COPE los que incitaban a asaltar las sedes de un partido democrático, ni los que golpeaban y llamaban asesinos a los componentes del mismo partido. Acabemos de una vez con estos vividores del erario público a los que no les importa en absoluto el futuro de la nación que les paga

En la realidad social, cuenta aún la SOBERANÍA POPULAR. Ello supone que aún hay ciudadanos que no se resisten a ser meros súbditos de los gobernantes y políticos de turno, sean del color que sean. La gente del pacto del Tinell y sus voceros no están preparados para la libertad de expresión. Encima tienen la desfachatez de repartir los carnés de demócratas.

Lo de más es que ahora Gallardón trate de ocultar sus propias declaraciones con la amnésica complicidad de sus otrora escandalizados y disconformes compañeros de partido. Como ha dicho el propio Jiménez Losantos al salir del juicio "ahora va a resultar que Gallardón no dijo lo que dijo y que los del PP nunca lo oyeron".

Hilario Ideas
Movimiento Liberal

Mary White said...

Dhavar, genial. He confundido bold con bald... lapsus... pero ¿sabes qué? que casi pega y todo llamarle audaz.
¡Gracias!

Ignacio: que dónde está la bolita (de los tres cubiletes).

Pilar:no se puede demostrar lo que no es cierto.

Hilario... por Dios... ¡te habrás quedado a gusto! Si no eres familia de Federico no se te nota. Yo creo que exageras. Me parece igual o más importante la censura a los bloggers, en este país.Por poner un ejemplo... que son ciudadanos que pagan sus impuestos y solamente dan su opinión, no viven de ello (aunque debe haberlos a sueldo de tal y de cual) y encima no se les deja en paz.

Pilar said...

Mary White: No sé a qué te refieres como no cierto, lo que es un hecho son las palabras de Gallardón y la opinión de un periodista es eso, una opinión. Y por cierto, una opinión que no es precisamente la voz de su amo y que no gana nada, al revés sólo pierde... EN fin, que lo importante no es el contenido, que en cualquier caso no puede ser calificado como calumnia, sino el hecho mismo de tratar de amordazar a la disidencia. Si los periodistas españoles no estuviesen podridos habrían salido a defender a un compañero de profesión porque lo que está en juego es la libertad de expresión, independientemente de la tendencia política de cada uno, pero claro para eso habría que tener principios...

Carlos J. Muñoz de Morales said...

Antes o después, los falangistas, en su versión blanco y negro, o a color, se tenían que ver las caras con los que de todas formas perdimos la guerra: los capitalistas, pobres y ricos. Pero capitalistas, demócratas y liberales, al fin y al cabo. Repasen la película de los hechos desde el ochenta y dos, y luego me lo cuentan.

Marzo said...

Hmmm... El truco es que la bolita no está en ninguno de los tres cubiletes, ¿no?

Berlin Smith said...

Sra. White, también usted en el bando de los traidores... si es que no se puede decir nada. Por cierto, el señor Baldman también sería un Boldman.

Me están diciendo también que cómo oso a no ponerme con el cuchillo en la boca ante el furibundo ataque a la libertad de expresión. Pero es que uno ya ha defendido la libertad de expresión del sr. Federido hasta la extenuación y no tengo que demostrar nada aunque lo tuviera.

Porque aquí lo bonito es que el que se llama periodista y que ha hecho política, ahora se pone a llorar porque los políticos para los que ha hecho política y no periodismo le dejan abandonado... haciendo política. Es aplicable al señor Baldman.

Berlin Smith said...

Jó, qué panegírico:

"uiero decirle que Federico en su trayectoria personal y profesional se ha mostrado como un ser humano excepcional; a un hombre que no tiene precio, no se le puede comprar, con un hombre que pone su lealtad por delante de sus miedos, son inútiles las amenazas, y cuando "ellos", los miserables que pastan en todos los pesebres políticos son conscientes de esta realidad, optan como vemos, por destruirle, unas veces físicamente, otras, como en este ocasión, pretendiendo robarle la voz, la palabra y la libertad. Federico: está usted en la Resistencia, y quiero que sepa que no esta solo, con usted la libertad se percibe de una manera más nítida, y sin usted, la libertad de todos, se verá peligrosamente cercenada."

Recuerda mucho a las cosas que decían de Bahamonde falangistas y asimilados.

Déjense de ídolos de barro hombre: veremos si es condenado, y si es condenado, veremos por qué. Eso sí, aquí la defensa de la libertad es porque el personaje defiende unas posturas políticas, pero aquí nadie defendió la liberta de rubianes de pensar que españa es una mierda. opinión tan buena o lamentable como llamar traidores a todos los que no actúan como quieres o no piensan como tú. No sé, lo de traidor me da un aroma a fusilamiento que no sé, no sé qué pensar..

Pilar said...

No salgo de mi asombro con las opiniones vertidas. A decir verdad, las "opiniones" de Rubianes sí se pueden consideran calumnias pero que yo recuerde él no ha sido juzgado por las mismas. Todo esto me huele a que la animadversión que despierta Federico pesa más que el ataque contra la libertad. Y efectivamente, el tufillo falangista está presente, la gran mayoría de los dirigentes socialistas formaron parte importante del movimiento nacional. Es que los adictos al poder les da igual el color del mismo, todavía hay quien recuerda al egregio Peces-Barba con la camisa azul y el brazo en alto. Qué memoria de pez tenemos los españoles!

Anonymous said...

Sí, sí, claro, los coperos deben de estar hasta las narices de tamaña facturación como hace Fede.

Por lo demás, Fede es verdad, entre otras cosas porque ya está muy mayor para cambiar... y encima es filólogo. Y los otros son lo que son: políticos, quizir escoria.

Corolario práctico-legislativo de tipo liberal: la libertad de expresión no puede tener NINGÚN límite. Y si el fulano es político, vamos, ni casi a terciar tiene que tener derecho cuando le hagan una crítica. El a apechugar y a callarse, y si no, criatura, no te metas a querer mandar.

Mónica

Marzo said...

>aquí nadie defendió la liberta de rubianes de pensar que españa es una mierda

¿Dónde es "aquí"? ¿En Lady Godiva? No encuentro ahora nada en Google, pero comprendo que doña Mary no puede ocuparse de todo, sólo es humana. ¿En Red Liberal tal vez? Ah, no, que Lady Godiva ya no está en ese "aquí". ¿O dónde quería usted decir?

>Recuerda mucho a las cosas que decían de Bahamonde falangistas y asimilados.
>...
>Déjense de ídolos de barro hombre [...]
>No sé, lo de traidor me da un aroma a fusilamiento que no sé, no sé qué pensar..


Vaya, don Berlin, que habré de moderar la buena opinión que tenía de usted últimamente (alimentada por cosas como este opúsculo maestro, por ejemplo) y no hacer de usted un ídolo de barro o de la materia de que están hechos los sueños o de cualquiera otra.

Mary White said...

Pilar, no es cierto que son mejores que el PSOE, siempre desde mi particular punto de vista, por eso no pueden demostrarlo... al menos hoy por hoy. Y no se puede vivir del pasado.

Pues mire don Berlin, es que Rubianes dijo "Que se vaya a la mierda la puta España" y "Que se metan a España por el culo a ver si les explotan los huevos"; un poco diferente sí que es. Yo le respondería que se vaya a la mierda su puta madre,pero una dama no dice esas cosas.
Por lo demás, tiene usted razón en que hay que defender la libertad de expresión y de boicoteo al que ofenda. No llevaría a Rubianes a los tribunales y a Losantos tampoco.
Y el del megapost, bueno.. eso es afición ¿eh?:)

Los coperos más religiosos no pueden ver a Fede,pero oiga... la pela es la pela (o era,ahora es el euro)

Hilario Ideas said...

Cada vez que se amordaza a un periodista es la libertad de expresión la que se restringe en su conjunto. La conquista de decir lo que se piensa, el pluralismo de expresión, es un tesoro ganado por toda la colectividad; por esto, los juicios más extremos son los que más hay que proteger en una sociedad democrática. Recordad que las campanas están doblando por todos los periodistas incluso los que se someten a la secta. No olvidéis que el mayor tesoro que tiene un periodista es su independencia, ahora más que nunca Federico no depende ni del PSOE ni del PP, ni de la conferencia episcopal, como ateo liberal, su futuro está asegurado por su libertad, cuanto más políticos y colegas del periodismo le dejen sólo, más fuerte será porque será más independiente ante los ojos de los ciudadanos; y eso no se compra, se gana día a día.

Durante estos años han intentado por todos los medios establecer una especie de censura sobre ciertos programas, como el de César Vidal o el de Federico, pero les ha fallado. Recordemos que también los judíos eran muy populares y famosos en el III Reich. Se les ve muy belicosos a los medios progresistas.

Hay muchas maneras de actuar pacífica y enérgicamente. La batalla, por así llamarla, se libra en el terreno de la opinión pública. Pero como la mayor parte de los medios están en manos de los demagogos y balcanizantes, todos tenemos que movernos para contrarrestarlos.
No podemos empezar a autocensurarnos a nosotros mismos por miedo a que se enfaden unos locos fundamentalistas y nos tachen de fachas. La libertad de criticar y opinar carece de límites, porque la libertad de prensa evita males mayores, como los abusos de poder.
Hemos luchado demasiado, hemos evolucionado demasiado, para volver ahora a otros tiempos más oscuros en los que por miedo nos callábamos la boca. Ni por miedo ni por corrección política
El Gobierno socialista dispone de una maquinaria mediática infinitamente superior a la de los que no tragamos con el socialismo. En verdad, la democracia española no estaría en almoneda sin la enorme desigualdad existente entre los medios de comunicación de la izquierda revolucionaria y los de pensamiento liberal-conservador (aquí ya no incluyo a muchos del PP, ahora bien recibidos en la SER cuando hace poco los tildaban de asesinos).
Pero lo decisivo, coherencias de algunos ideólogos aparte, no son las fisuras de los medios democráticos, sino la sobreabundancia de los medios totalitarios de la izquierda. En fin, el Gobierno de Zapatero actúa con toda impunidad, porque sus medios de comunicación funcionan como un bloque monolítico sin ningún tipo de fisura. Imagínense, por ejemplo, una columna de Vargas Llosa en El País denunciando el fin de la nación española... Imposible. Por el contrario, reitero, Alaska, la musa de gays y lesbianas, la "intelectual" y crítica furibunda de los ideales católicos, puede trabajar sin ningún problema en la COPE.

La progresía tiene muchísimas más armas que nosotros, las que les ha dado el PP acomplejado del iluso de Aznar todos estos años y nos ha negado a nosotros. Si la Izquierda maltrata a la Derecha es porque la Derecha siempre se ha dejado maltratar. Pero no todos se someten calladamente a los malos tratos. Los liberales, jamás.

Si quieres encontrar una vida política y cultural donde no exista crispación, puede pasearse por Cuba, Corea del Norte, Irán o Arabia Saudí. Allí no encontrará crispación; el problema es que no encontrará ni crispación, ni democracia, ni libertad. Por el contrario, cualquiera puede darse una vuelta por Estados Unidos para darse cuenta de cómo se las gastan allí políticos y medios de comunicación, televisiones y cadenas de radio. Y lo mismo puede decirse de otros países democráticos de nuestro entorno, donde las luchas ideológicas son sin cuartel.
Sólo existe crispación allí donde existe pluralismo, es decir, verdadera democracia. La democracia –contrariamente a lo que nos repiten los políticos –no consiste en llamarnos a votar cada cuatro años; éste es sólo uno de sus atributos. Más importante aún es el pluralismo; la existencia de múltiples grupos y puntos de vista que se enfrentan en la arena pública en peleas políticas, culturales o sociales. Si defendemos el derecho de expresar puntos de vista diferentes y contrarios, ¿cómo no vamos a entender que la crispación es la consecuencia inevitable de ello?
Algunos se sienten ciertamente crispados cada vez que escuchamos cómo desde la Cadena SER se tratan determinados temas: El antiamericanismo rayano en el racismo, el antijudaismo que acusa de genocidio a un Estado democrático rodeado de dictaduras o la cristofobia y el odio contra todo lo que huela a cristianismo o catolicismo les irrita sobremanera. ¿Convierte esto a la Cadena SER en "la radio del odio", o a este blog un candidato para ser censurado? No lo creo; más aún, considero miserable comparar al grupo PRISA con la "Radio de las mil colinas". Si a alguien irrita el sectarismo de sus editoriales y columnistas, o su desconocimiento básico de la realidad norteamericana, le toca fastidiarse y cambiar de dial, de periódico o de blog. Incluso aconsejo algo mejor, leerlos y escucharlos todos comparando y reflexionando.
Claro que nos gustaría que estas reglas democráticas fuesen vigentes para todos. No es así: llevamos tiempo observando cómo la izquierda y ahora la derecha acomplejada se pone seria advirtiendo y señalando a los culpables de "crispar" a nuestro país; la "radio de los obispos, la jerarquía católica. Lo cierto es que ellos se sienten tan crispados como se dedican ellos mismos a crispar a los demás. La izquierda irrita a los demás tanto como los demás irritan a la izquierda. Pero la diferencia es que no hay un solo medio de comunicación de la España liberal que defienda la posibilidad de cerrar la Cadena SER o el diario "El País" en nombre de la convivencia. Algo que no puede decirse de estos últimos.
Así que crispemos, crispémonos. Que sean los ciudadanos quienes elijan a qué partido votar, qué radio escuchar, qué periódico leer o qué página web consultar. La salud democrática depende de la capacidad de soportar las críticas más atroces y ácidas y de ser capaces de responder a ellas con igual agresividad dialéctica. Con el único límite del buen gusto si es que todos somos capaces de mantenerlo, Rubianes (el amigo de la Sra. Chacón), no es un ejemplo. Esas son las reglas del Estado de Derecho, del pluralismo democrático y de la libertad de expresión.
Salta a la vista que hoy no es así; lo que caracteriza el panorama mediático español es que la izquierda, de Zapatero al Grupo PRISA o Público, afirma su disposición a cerrar medios de comunicación rivales. En nombre de la convivencia, dicen querer acabar con la crispación a golpe de censura. Crispación que a mí, en cambio, me encanta, porque más crispación implica mayor debate y mayor pluralismo de ideas y de grupos. O sea, más democracia.
Si Montesquieu tuviera que formular hoy la teoría de la separación de poderes, en vez de tres, hubiera nombrado al menos cuatro: Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Mediático. Y es que hoy, el poder de los medios de comunicación constituye un pilar fundamental de acceso al poder político.
Es urgente replantearse la incidencia de los medios de comunicación en la conquista, ejercicio, control y conservación del poder. Hoy nadie se puede proponer llegar al Parlamento o ganar unas elecciones sin el patrocinio de los medios de comunicación. Más allá de la bondad o maldad del mensaje, sólo existe lo que está representado en el espejo mediático. Controlar, por tanto ese espejo, es vital, tan imprescindible como las armas para un ejército.
Precisamente por eso, ese poder extraordinario que ostentan los medios de comunicación públicos habría de estar a salvo de las intromisiones de los otros tres poderes del Estado. ¿Cómo? Reformulando la teoría de Montesquieu con el objeto de añadir un cuarto poder, el mediático (sobretodo los medios públicos que habría que extinguirlos) y ampliar la independencia entre ellos. Y ya puestos, se podrían repensar sistemas realmente eficaces para asegurar que el Ejecutivo no merme tal independencia en temas tan sensibles como el nombramiento de los miembros del Consejo del Poder Judicial, del Tribunal Constitucional.
En un estado de derecho homologable al resto de países de tradición occidental, el hecho de que haya medios de comunicación críticos con el gobierno se considera una expresión de pluralismo, lógica en toda sociedad, que los poderes públicos se ocupan de preservar en beneficio de todo el sistema. A Pepiño, y por extensión a todos los socialistas, le molesta sobremanera que algo así ocurra en España.
Están tan convencidos de que su utopía chorra (alianza de civilizaciones, ministerio de igualdad, educación para la sodomía, paz universal etc.) es el pináculo de las ideas políticas surgidas desde Aristóteles, que no entienden que haya millones de personas que experimentan una repugnancia espontánea ante ella. La conclusión para ellos, como buenos totalitarios, es que los responsables de romper la hegemonía de este pensamiento único son enemigos del sistema a quienes hay que, al menos, silenciar. Algunos de sus antecesores utilizaban el gulag y la cheka, otros la Dirección General de Seguridad. Estos todavía no, porque el hecho de que España forme parte de instituciones occidentales y tenga una situación geopolítica determinada limita necesariamente su capacidad para arrasar con todo lo que no les gusta.
Una vez más me permito insistir en la evidencia: La diferencia entre el régimen de Zapatero y el de Chávez es sólo de grado. En lo esencial comparten absolutamente el mismo objetivo. Nos salva estar en el sur de Europa. De momento. Sólo de momento.

Hilario Ideas
Movimiento Liberal