5 May 2008

Lecciones para la paz

No se puede decir más en menos.
Lo he leído en en blog de Toni Mascaró

Inherent in private property is the right to include or exclude; associate with or dissociate from. This attribute is also why we in the West are supposed to uphold private property as a civilizing institution. How better to keep the peace than to keep a distance?
-- Ilana Mercer


Inherente a la propiedad privada es el derecho a incluir o excluir; asociarse con o disociarse de. Este atributo es también el motivo de que en Occidente supuestamente apoyamos la propiedad privada como una institución civilizadora. ¿Qué mejor forma de salvaguardar la paz que manteniendo las distancias?

10 comments:

H said...

Desconozco quien es la Sra. en cuestión pero tiene más razón que un Santo...

Clandestino said...

El motor del esfuerzo, siempre es la recompensa. El progreso y la evolución siempre ha corrido a manos de la iniciativa privada. Esta no existiría sin la recompensa de conservar el fruto de su esfuerzo y buen hacer. Los políticos solo se ponen medallas con los retales que sobreviven a sus destrozos.

Pero hay que vigilar y dar solución al masivo acaparamiento de recursos mundiales, a manos de unos pocos. El derecho a la propiedad privada no puede ser ilimitado. Debe tener sus fronteras en el respeto a otros derechos. Nunca puede rebasar las cotas del hambre. Del derecho a la vida y a la dignidad. No se puede legitimar el fasto y el despilfarro a costa de la miseria, la enfermadad y la muerte.

Luis I. Gómez said...

Clandestino, tenemos que apostillar siempre, acotar el derecho? Hemos de partir siempre de la base de que somos sólo egoístas? No es también inherente a la propiedad privada el derecho a compartir (que es como yo entoendo el de incluir)?

A mí la frase me parece tremendamente clarificadora.

Clandestino said...

Luis I. Gómez.

Cantaba Mari Trini: "Las verdades son solo palabras que puedes creer o no"

Olvidemos las palabras. Abramos la ventana y miremos lo que ocurre y llamémoslo como nos plazca. Pero la realidad nos muestra a millones de personas con sus derechos, violados, recortados o condicionados. Entre esos derechos violados se encuentran, además de el de la propiedad privada, el del sustento, el de la vida, el de la paz, el de la dignidad... También veremos a un reducido número de personas que acaparan y controlan más del 80% de los recursos del mundo.

No acuso a nadie de nada. Solo digo que no se puede permitir violar el derecho a la propiedad priviada. Que no se puede permitir la muerte tras la larga agonía del raquitismo en el terrible y humillante vacío del hambre, en el extremo diametralmente opuesto al que se amontona e inmoviliza más del 80% de los recursos mundiales. Esto es una realidad visible y palpable. No invento nada que tú no sepas. ¿Egoismo? No lo sé. Pero sé que ocurre.

Reclamo o sugiero atención y solución a esto. Reclamo que todos los derechos y deberes, sean iguales para todos los habitantes del planeta, sin tabús ni disfraces políticos ni interesados. Como principio y como valor. Como principal activo humano, tras despojarlo de todas las truculentas fórmulas para justificar conciencias más o menos criminales. Sin olvidar nunca que todos los derechos están perfectamente 'acotados' y delimitados por los derechos ajenos. Sin olvidar que ineludiblemente todo derecho va emparejado al deber que lo materializa. Que la justicia es una servidumbre del derecho. Que cuando se perturba algún derecho es previa defecación sobre esa justicia.

Podemos usar las palabras de mil formas y con mil fines, pero la verdad siempre es una, y la verdad es que el derecho ajeno no puede ser propiedad privada de nadie. Que no hay justicia sin respeto al derecho ajeno, y sin justicia no habrá garantias del derecho, ni paz, ni verdad.

Pero naturalmente esto también son solo palabras que se pueden creer o no.

Jorge Castrillejo said...

Con lo claro que está como les cuesta algunos verlo.

Ignacio said...

Te he adjudicado un meme; tal cual vino.


http://arkesis.blogspot.com/2008/05/meme-persio-times.html#links

Luis I. Gómez said...

Clandestino, tu frase:
"Podemos usar las palabras de mil formas y con mil fines, pero la verdad siempre es una, y la verdad es que el derecho ajeno no puede ser propiedad privada de nadie."

AMEN. Ocurre que yo veo en la frase citada por Mary justamente eso, de ahí mi comentario.

Clandestino said...

"Inherentes a la propiedad privada es el derecho a incluir o excluir; asociarse con o de disociar."

Los términos 'asociar o disociar' e 'incluir o excluir' son inherentes e intrínsecos a la propiedad privada, pero solo una opción en las formas para su obtención.

Prolongar el derecho a la propiedad privada, sobre las formas de seleccionarla y obtenerla, es donde generalmente se camufla su deslegitamación. Incluso con la aceptación de los que ven invadidos sus derechos, que al no disponer de medios ni márgenes legales para competir en igualdad de posibilidades, al negociar su opción o el valor de su colaboración. Ceder al chantaje es la única vía de supervivencia que les queda, ya que la madre de las múltiples formas de abuso reside en la anulación de la justicia, mediante la reconversión de la propiedad privada en poder político, o sobre el político. Y ya hemos comentado que sin justicia, no hay derechos.

La propiedad privada obtenida legítimamente, necesariamente se desarrolla en la aceptación y acuerdo político y social, que evita en si mismo causas de conflictos que perturben la convivencia. Siendo además el primer inversor en investigación y desarrollo, científico, tecnológico y de formación profesional, que ha puso a occidente a mucha distancia sobre otras civilizaciones, hasta quedar oscurecida por los grandes desfalcos comerciales, políticas de compadreo e intervenciones militares criminales, muy acentuadas en las últimas décadas, en la que hemos defraudado a propios y extraños mostrándonos tan bárbaros y primitivos, como llevamos siglos acusando de serlo a los demás.

Cosas de la globalización criminal, cuyos ilusos defensores pensaron que caería en manos de la honradez, tan vilipendiada y alejada esta, de los poderes.

La globalización será la gran espoleta de la Gran y tal vez definitiva, Tercera.

Astur-Leones said...

Clandestino, permíteme que no te responda ahora... creo que la cosa da para un post. A ver si el fin de semana puedo.

Políticamente Incorrecto said...

Te invito a ver mi blog: http://espoliticamenteincorrecto.blogspot.com
un saludo