6 June 2009

A pierna suelta


El domingo en la pista central, enanos (mentales), equilibristas con red, domadores de mansos, payasos de cuarta y jefes de pista deslucidos volverán a entretener a unos y a aburrir a otros pretendiendo que el futuro de Europa está en sus manos, porque usted es importante para la Unión Europea, porque usted nos importa y le importa a ellos.

Me sigue pasmando el entusiasmo de las bienintencionadas bases que creen que Rosa es la única que puede molestar al gobierno y a la oposición, que Albert, además de ser un chico encantador, es la opción más independiente, que si no votamos al PP, Zapatero se va a venir arriba (más aún) y el estropicio será irremediable, que si no votamos al PSOE la crisis va a ir a peor,, va a sobrevenir una época oscura , y sobre todo, todo el mundo repite que si no votas no eres ciudadano, no eres listo, no eres europeo, no eres solidario, no eres eficiente, en resumen... si no votas, no eres.... pero tus impuestos valen lo mismo.

Observo con sonrisa (y a estas alturas, un bostezo ocasional) los ataques al contrincante: si eres PP o PSOE ignoras a todo el que no sea PP y PSOE y la bisagra nacionalista, eso como punto de partida. Y después a denigrar a saco, a acusar de lo que nosotros también hacemos, a atacar a la persona, a tirar a la cara toda la lista de trapos sucios que un propio al servicio del partido va recopilando para mayor gloria y honra del líder.
La estrategia de los partidos menores es diferente: yo soy el único que puede cuestionar, el más honesto, limpio, democrático, liberal, social, blanco, negro y gris de todos... soy LA alternativa. Eso sí, pensar que dos partidos incipientes que se pretenden constituir como alternativa se puedan unir, incluso si lo hacen solamente para las europeas, es una utopía mayor que mi ideal sociedad libre. No, no... eso de unirse los rosas con los alberts es imposible porque supondría negar que ella es única y él es único, sería tanto como reconocer que hay varias alternativas. Eso es lo que les importa hacer daño a Zapatero, castigar a la oposición, cambiar el monopolio a tres bandas del espectro político: PP, PSOE y nacionalistas en venta.

Pero parece que hay cierto consenso en el electorado: lo de Europa es una memez, lo relevante es qué fuerza política queda mejor de cara a la galería nacional.
Y ya puestos me pregunto qué determina que una persona pueda ser un buen presidente ¿Cómo lo sabes si la campaña es un decorado de televisión, una mentira, una representación teatral?¿cómo saber que el tipo, además de ser el que mejor miente es el tuerto en el mundo de los ciegos?
Bueno, supongo que se trata de elegir a alguien que pague ese famoso "precio político" que paga el que está ahí arriba, "sufriendo"... pero que conserve ciertos escrúpulos de conciencia de manera que respete ciertos límites. Es decir, un tipo que duerma por las noches sin problemas de conciencia.

La sociedad occidental en general mantiene ese criterio pero ha cambiado la táctica: nuestros presidentes duermen a pierna suelta ¿por la conciencia tranquila? No... es que los políticos son, de entre toda la sociedad, aquellos individuos a los que más les gusta dormir. No se despiertan pase lo que pase... simplemente les gusta dormir. Como marmotas...


4 comments:

Clandestino said...

"No se despiertan pase lo que pase... simplemente les gusta dormir. Como marmotas..."

Y además no tienen ni pizca de cociencia que le perturbe o impida, sus dulces sueños.
------

Buena entrada con una excelente coreografía bien ajustada al guión.

Sobre Rosa y Albert, creo que desde dentro alguien les hace juego sucio. A Albert aún no hemos tenido oportunidad de conocerlo en el meollo de la política de altura. De Rosa sabemos que titubea algo alejada de alcanzar el estátus ideal del buen político, pero sí hace gala de grandes muestras democráticas en el Congreso. Lo evidente no se puede negar.

Antonio Ruiz Bonilla. said...

Me has quitado la pocas ganas que tenía de votar, gracias. Me quedaré plácidamente insensible aquí, en el fin de los tiempos.
Un saludo

Lucio Quincio. said...

Después de votar,igual que corderitos, cansados de haberos dejado el pellejo produciendo un buen pellizco para el Estado, que especialmente a los autónomos os reclama, en ocasiones, la mitad de las ganancias; os metéis en la granja calentita de la televisión para atontaros un poco más.

www.lodicecincinato.blogspot.com

Jonsy Gaviota said...

No... es que los políticos son, de entre toda la sociedad, aquellos individuos a los que más les gusta dormir. No se despiertan pase lo que pase... simplemente les gusta dormir. Como marmotas...

Ojalá... el problema es que se despiertan...