3 December 2008

Terror se escribe con Y

Resiliencia es uno de esos términos que utilizan los psicólogos que suenan bien cuando los oyes por primera vez pero te dejan como estás. Sin embargo, no es un concepto vacío y, de hecho, está presente a nuestro alrededor mires donde mires. Básicamente significa superación. Más concretamente, es la capacidad para superar las situaciones traumáticas.

Como en otras ocasiones es una palabra tomada de la física; se refiere a la capacidad de los materiales para resistir a un choque y se mide por la cantidad de energía que desprende al romperse. En un principio se aplicaba a individuos: niños abusados, víctimas de torturas... Pero poco a poco, la psicología social se ha apropiado de ella para estudiar cómo las familias y las sociedades se recuperan de desastres o problemas traumáticos que afectan a la comunidad.
Por ejemplo, el terrorismo.

La resiliencia no solamente implica asumir el shock, sino aprovechar el dolor para que la víctima (individuo o grupo) salga reforzado, reafirmado. Para que funcione es imprescindible que haya un Justificar a ambos ladoscontexto: instituciones adecuadas y acción colectiva. Se trata de un contexto en el que los miembros de la sociedad se sientan “seguros” para poder expresarse con libertad. El funcionamiento de la sociedad, los roles, las normas, tienen que ser adecuados, deben propiciar la superación. Y desde luego, hay que reconocer el sufrimiento, dar un sentido a lo ocurrido y salir adelante con nuevos recursos para enfrentarse a la adversidad.

En caso de no haber resiliencia, ese grupo, supere o no el problema, perderá su identidad inicial y vivirá cautivo del trauma. Y éste es el futuro del País Vasco.

En el País Vasco faltan instituciones. Hay partidos políticos que con la misma contundencia que señalan al asesino un día, apoyan a De Juana Chaos o son desconsiderados con las víctimas que tienen que convivir en el mismo barrio que los asesinos de sus familiares.
Falta un sistema legal que asegure a las víctimas que no va a pasar más, o al menos, que las normas apuntan en ese sentido. No hay cadena perpetua, hay "reinserción" a pesar de que desde los años 70, los reinsertados son los maestros de los jóvenes cachorros asesinos. No hay libertad, hay terror y sometimiento inevitable al miedo.

La acción colectiva de la sociedad civil vasca está dañada por esta falta de claridad en los dirigentes, instituciones y legislación. No es que no exista o que no funcione, es que su capacidad está estrangulada por los intereses de otros grupos de presión: el de los asesinos, el dequienes les apoyan, y el de quienes omiten o no son claros por razones electorales y políticas.

Hoy es un día de luto (otro más) por el asesinato del empresario Ignacio Uría Mendizabal de dos balazos. Me pilla preparando una clase sobre Public Choice y terrorismo (parecida a la charla que di el año pasado, ampliada y mejorada). El gobierno municipal (ANV) ha propuesto lamentar pero no condenar el asesinato. Ha fracasado la moción, pero el daño está hecho. El precio, además de las vidas humanas, es vivir atrapados en el trauma como los malos de la película Supermán fueron castigados a vivir atrapados en un cristal.

* En el Diccionario de la RAE no consta ni RESILENCIA ni RESILIENCIA. He leído artículos en donde se aceptan ambos términos para denominar lo mismo.Gracias por el apunte, Ignacio.





12 comments:

Mery Jane said...

En la RAE no lo pone, pero en la wikipedia sí, y muy bien explicado por cierto:

http://es.wikipedia.org/wiki/Resiliencia_(psicología).

Es estremecedor esto del terrorismo en todas sus variantes. Y siento decirlo pero me hace avergonzarme de mi país porque permite que estas cosas ocurran.

Nacho Serra said...

Cada gota de sangre, cada desgarro, cada trozo de ser humano volando por los aires tiene unos ejecutores y unos culpables que gobiernan desde hace décadas en esta parte de España tan bonita, tan trabajadora y tan terriblemente cobarde.

Los dueños y "permetidores" de la jauría de perros serán presa de la Justicia Universal y de la Divina.

Que lo sepan. Nada nos va a doblegar. Hijos de vuestra madre que os vomitó, vais a pagar todos por ello. Muñidores, facilitadores, padres putativos de las alimañas, os caerá el hierro encima.

Viva el AVE al País Vasco, cabrones.

Miss Perseidas said...

El problema es que ya no reivindican nada que tenga sentido; el nacionalismo vasco, hoy por hoy, obtiene muchos beneficios, como el catalán, porque al final siempre tienen la última palabra, yo creo que les viene más bien que mal, pertenecer a España. Eta ya no es lo que era, (y yo no puedo apoyar ningún fin que justifique el asesinato, pero antes luchaban contra otra cosa); Ahora, estos, los cerdos, (y lo siento por los cerdos de verdad), pertenecen a otra especie, asesinan por placer, les gusta ver la sangre correr, cojen a los frágiles, a los descarriados, a los que creen que la vida les debe algo, y los ponen a matar, a meter miedo, a someter, y lo peor es que lo hacen en nombre del pueblo vasco... "MENTIRA", cuando sabemos que el pueblo vasco es traidor para ellos, los asesinos. Y es que no puedene entender que nadie que se quiera a sí mismo, tiene la necesidad de matar, nadie, ellos quieren el amor a base de hostias, eso no es amor. Ya podrían tomar ejemplo del nacionalista catalán, que no utiliza la fuerza ni la matanza para obtener lo que quieren, sí QUE es de verdad lo que quieren, ser nación.

Yo a estos cerdos los comparo con el conyuge que maltrata, "eta es maltratadora", y no hay castigo sufieciente para ellos. Aunque sí hay fórmula, antídoto, y está en nuestras manos, es la condena, "resilencia", valor y lucha sin descanso.

Mary, me ha gustado la palabra, no la conocía. (aunque me gusta más resiliencia, y no sé por qué, jejeje).

Caballero ZP said...

Como premio el presidente les entregará más de 31 millones de euros, y luego tiene la poca vergüenza de decir “que pasarán el resto de su vida en la cárcel”, ¿en qué país?
Saludos

Nicholas Van Orton said...

No creo que ETA haya reivindicado alguna vez algo que “tenga sentido”. De igual forma nunca matan por placer o por el gusto de ver “correr la sangre”: controlan muy bien los tiempos. No se puede exigir unidad al pueblo cuando la clase política es la primera que se muestra desunida y propensa a obtener réditos de determinadas situaciones; por nauseabunda que resulte la idea a priori. Si los políticos quisieran, puede terminarse con ETA, pero…
Notar al margen: Miss Perseidas, cuando alguien escribe “y yo no puedo apoyar ningún fin que justifique el asesinato” y después añade un “pero”…está justificando.
Saludos.

Miss Perseidas said...

Van Orton:

pues no era mi intención, pero... es cierto, lo he hecho, aunque yo no he matado a nadie, eh???? :-) (creo que se sobreentendía, tenga indulgencia conmigo)

Miss Perseidas said...

por cierto, ¿cómo terminaría usted con ellos, a base de ...? y por otro lado,
¿Está diciendo, o mejor, insinuando que no quieren terminar con esa lacra?
podría continuar con ese pero... ¿sería asesinándoles quizas? ya sabe, ojo por ojo.
Luego se utilizaría como arma arrojadiza, ya lo hemos visto con que si hay gal malo, sino, también malo. Es como decir que se puede acabar con el hambre y con la falta de derechos humanos, claro, pero todo es una cuestión de intereses, ¿no?
Dígame, ¿no se termina porque a España le interesa? o porque no estaría bien visto matarlos en una cuneta?
Es que lo hace usted parecer sencillo, "pero..." no lo es.

Mary White said...

El pueblo vasco... ¿qué pueblo vasco? Porque el señor Uría es tan pueblo vasco como los que votaron a ANV en ese ayuntamiento, y los que animan a los etarras y convocan manifestaciones.
Yo creo que no hay voluntad política, y creo que el terrorismo se combate con dureza. Y para defender esa parte del pueblo vasco que está sufriendo, justifico la violencia en toda su extensión. ¿Si entran a matar a tu familia te pones remilgada Perseidas? Por que yo dispararía a un asesino que amenza a mi familia sin pensarlo dos veces. Es defensa propia.

Miss Perseidas said...

Para empezar no entiendo el nacionalismo, así que una lucha encarnizada por eso, y que se mate en nombre de... me toca los huevos.

Mary, creo que has malinterpretado mi comentario.

Yo no estoy juzgando, le pregunto a Van Orton si cree que esa es la solución, si es lo que insinua, enb el comentario no me pronuncio ni a favor ni en contra, unas líneas más abajo, diré lo que sí pienso. Que ya tuvimos un gal, y para qué? para que echárselo en cara al equipo contrario, cuando a mi parecer, pocos en su fuero interno estaban en contra de asesinos a sueldo contra los cerdos asesinos. Bien sabe Dios que yo me los cargaba a todos, bueno no yo personalmente, entiéndase, o sí, no lo sé a ciencia cierta, supongo que llegado el momento lo sabría.

Mary, en algún momento me ha parecido entender que Orton dice que no se quiere terminar con el terrorismo de eta en particular, yo pregunto que para él, ¿cuáles son los motivos?¿en qué basa su comentario? en que mientras hay terror, ¿el pueblo se somete y aprovechan la coyuntura para su beneficio? es que no sé a qué se refiere. O si cree que habría que imponer pena capital sólo para delitos de terrorismo? ¿de qué habla?

Se puede tener más voluntad, claro, pero es lo que produce el terrorismo, "terror", y hoy el individualismo y la ley no permiten otras medidas, nadie quiere vivir en el punto de mira, ¿para qué va a mojar uno su culo? ¿para que lo maten?

Yo estoy a favor de un endurecimiento de las penas. Y a pesar de lo que se dice, yo creo que a Rubalcaba se le tacha de colaborador porque "negocia", en mi opinión, creo que él se los cargaría a todos, uno por uno, y personalmente. Como estoy convencida de que en Euskadi, muy pocos avalan a eta, pero por desgracia, hacen mucho ruido. Una persona normal no puede concebir la idea de asesinar, pero mucho menos de ser asesinado.

Nada de remilgos, Mary, es lo que hay.

Mary, que entre uno de esos en mi casa y verás, que de remilgada nada de nada, pero tampoco soy de las que tendría un arma en casa para defenderme, sé que tendría las de perder, pero mordería y arañaría con fuerza.

Nicholas Van Orton said...

No es mi costumbre intervenir en un blog ajeno más de una vez, Miss Perseidas; en esta ocasión, sin embargo, haré una excepción ya que usted me formula varias preguntas. Yo entiendo que una sociedad democrática acepta que el objetivo supremo es el mantenimiento de la democracia; ya que si ésta mengua, se utiliza a conveniencia o se malea hasta límites obscenos pierde su sentido. Por otro lado, un Estado de derecho es débil por su misma concepción: debe luchar acorde a unas reglas establecidas contra un adversario que no las tiene en cuenta. Acepto que todas las ideas puedan expresarse y defenderse, por abominables o inhumanas que nos parezcan. Ahora bien, el cauce debe ser el mismo para todos, y los que decidan situarse al margen para erosionar la democracia deben ser combatidos con todos los medios posibles; sean éstos legales o “ilegales”. La madurez democrática de una sociedad también se demuestra cuando no cuestiona las herramientas para eliminar a los indeseables y sencillamente mira hacia otro lado. ¿Alguien pidió explicaciones a los gobernantes británicos cuando luchaban contra el IRA? La guerra sucia debe formar parte de la lucha contra el terrorismo; pero no de la forma que se hizo con el GAL, que no dejó de ser una demostración más de la chapuza hispana.
Posiblemente a usted el nombre de Roy McShane no le diga nada, algo lógico por otro lado. Ése hombre jugó un papel determinante mientras Tony Blair negociaba los Acuerdos de Viernes Santo. Él era el chófer de Gerry Adams y trabajaba a sueldo del MI-5, puesto éste que le permitía conocer al Gobierno británico casi en tiempo real los pensamientos de sus adversarios. Otros personajes como Kevin Fulton, Dennis Donaldson, Sean O’Callaghan, Martin MacGartland y algún otro jugaron el mismo papel de topos durante los diferentes estados de la negociación. Ellos, junto a la presión policial y la durísima ley que se aplica en Gran Bretaña a los terroristas, fueron los responsables de que el IRA agachara la cabeza y pidiera una negociación; porque ése es el sistema: el terrorista pide una salida. En España, por el contrario, siempre son los Gobiernos lo que piden negociar. ¿A usted le parece lógico? Mientras existan gobernantes— ZP es el mejor, y más inoportuno, ejemplo— que obtienen réditos políticos del terrorismo éste se verá fortalecido y sustentado. Supongo que ahora en España todos hacen lo de siempre: “unidad contra los terroristas”, “se pudrirán en la cárcel”, “no podrán derrotar a los demócratas”…
Sin embargo, el terrorista sabe que eso no es cierto; porque bastará que el politicastro de turno sospeche que si muerde la manzana alcanzará el olimpo de los pacificadores para que abra las mandíbulas. Le planteo una cuestión, Miss Perseidas: ¿usted negocia cuando gana? En un conflicto, el que plantea en primer lugar una negociación ya se sitúa un escalón más bajo; ¿le parece un buen inicio cuando el “planteador” es el Gobierno de una nación?
Charles Towshend define el terrorismo como “el uso sistemático de la violencia por parte de personas armadas para inspirar miedo a personas desarmadas, en la creencia de que esto les dará frutos políticos”. No me parece una mala definición, aunque si usted segmenta el axioma comprobará que consta de dos partes: terroristas y beneficiarios. Saco esto a colación para responder a su pregunta sobre el interés de los políticos por terminar con ETA. ¿A quiénes benefician los crímenes de ETA? En un primer momento y si aplicamos la lógica del terrorista (que también la tienen) a ellos; pero después existen otros beneficiarios. ¿Acaso no se aprovecha el PNV de esos regueros de sangre sobre el asfalto?; ¿acaso no le interesa al Gobierno de ZP disponer de un enemigo que en situaciones complicadas cohesiona a las fuerzas políticas y distrae la atención de otras cuestiones?; ¿acaso no estaba dispuesto ZP a ceder a todo con tal de beneficiarse del papel de pacificador?; ¿cree usted que los políticos españoles están dispuestos a renunciar a ese comodín denominado ETA?; ¿por qué se subordina la detención o desarticulación de comandos a intereses del político de turno?; ¿qué intereses económicos—por ambos bandos— se ocultan detrás de la supervivencia de ETA?
En las actuales circunstancias con ETA se podría terminar fácilmente, el problema es que a ambos lados de los Pirineos existen personas que no están por la labor: siempre es bueno tener un niño de los palos al que culpar de todo.
A mí no me interesan las reacciones de los políticos ante la capilla ardiente de una víctima del terrorismo: son mensajes y expresiones estereotipadas. Por el contrario, me interesan, ¡y mucho!, las reacciones cuando dentro del féretro está un terrorista o alguien afín a ellos: ¡Ahí se retratan todos!
Lo que algunos denominan “terrorismo de Estado” también puede ejercerse sin armas, y no deja de ser algo parecido a recoger los frutos (no me refiero al “árbol y las nueces del PNV”) de lo que otros siembran. Mientras un gobernante sea capaz de aprovecharse del miedo que “otros” provocan está ejerciendo el tan famoso “terrorismo de Estado”.
Una amputación, Miss Perseidas, no deja de ser un acto traumático; siempre, claro está, que no se trate de una operación quirúrgica que tiene por misión evitar una septicemia generalizada o la expansión de una gangrena. Cuando alguien sabe que a pesar de que dispare tiros en la nuca y apoye a los terroristas (de una manera evidente o velada) no le pasará nada lo normal es que se envalentone. Por el contrario, si sospecha que eso le puede costar probar una dosis de la misma medicina…cómo decirlo…las cosas se ven diferentes. Por desgracia, Miss Perseidas, en España todos están interesados en saber quién disparó la bala; a mí, por el contrario, siempre me interesó más saber quién paga la bala y el porqué.
Ofrezco mis disculpas por la extensión. Saludos.

Miss Perseidas said...

Van Orton, muchas gracias por la respuesta, y por mí no se disculpe por la extensión, a mi me ha parecido lo justo y necesario. Y supongo que a nadie le molestará.
Verá, yo como casi todos, lo concibo desde un plano humano, porque sinceramente, la política no es lo mío, quizá así entenderá que lo vea más simple (yo me los cargaba a todos, aunque fuera una chapuza, esa es la verdad). Por otro lado, entiendo perfectamente esa diferencia entre rogar o que vengan y escuchar, nunca me lo había planteado, pero es cierto, si te pido es porque será estoy más débil? además no da lugar a demasiadas concesiones, aceptas lo que te dan. Yo tampoco estaba de acuerdo con la negociación, pero a la desesperada, entiendo que parezca una opción.
Ahora, y gracias a usted, lo veo diferente.

Los intereses políticos y económicos siempre están respaldados, ya se sabe que a río revuelto, ganacia de pescadores, y siempre hay alguien, por minoría que sea (que es lo que suele ser), que sale beneficiado, estoy de acuerdo en que aquí muchos aprovechan ese terror para engradecer sus acciones.

Aunque sigo teniendo la duda de ¿cómo?, teniendo en cuenta que en España somos un poco paletos respecto a los británicos, (que nadie se ofenda por esto, pues no hay mala intención), ¿cuál es la solución? ¿encargar a unos matones de élite, que despache a los 4 hijosdeputa esos? Es que mientras haya intereses, nunca va a suceder, y por desgracia, estamos todos sometidos a ello. Y luego cuando firman una tregua, no es real, todos sabemos que se reorganizan, por lo tanto, algo viable de verdad, ¿existe?

Perdone que pregunte tanto, soy así por naturaleza.

Maestro said...

A mí, lo que me parece interesante es el fenómeno opuesto a la Resiliencia. Ya lo he comentado hasta el aburrimiento para hacer entender que el asedio multón con la excusa falsa de la velocidad es una estrategia para impedir la posibilidad de "resilienciarse", para que acepte y se resigne a la sumisión.

Más que identidad, yo hablaría de niveles. Y hoy parece que Rajoy ha puesto un poco más de volumen y consistencia a su labor opositora, esperemos que España no necesite otro Franco para inyectarle "resiliencina" y devolverle el nivel en la escala de Maslow que le pertenece.