7 December 2008

Hasta el corvejón

Así es como ha metido la pata el Vaticano. Que sí, oiga, que si a usted le parece que los homosexuales son viciosos, enfermos, anormales, locos... lo que quiera... pues allá usted. No les deje entrar en la Iglesia, o sí, o lo que a usted le parezca. Discrimine en su ámbito privado. Pero en el terreno público: iguales ante la ley. No se criminaliza la homosexualidad. No se legisla la moral.

Y si usted cree que es poco "delicado" hacia la soberanía e independencia de un país que la ONU reclame la despenalización de la homosexualidad, sepa que está haciendo el juego a quienes condenan a muerte a los homosexuales por serlo. A esos países que cuelgan de la soga y matan a personas por cuestiones estrictamente moral.

Hablo de ESTO:

La Unión Europea presentó el proyecto de resolución. Se discutirá probablemente el próximo día 10. Pero el argumento del Vaticano contra la exigencia de mandato de las Naciones Unidas para que se descriminalice la homosexualidad en todo el mundo ha situado a la Iglesia Católica en la defensa ‘de facto’ de los países musulmanes que la persiguen penalmente, con Arabia Saudí e Irán entre los regímenes islámicos que la condenan con la ejecución. De nuevo, las declaraciones del arzobispo Celestino Migliori, delegado permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, no dejaban ni un resquicio de duda en su cerrada defensa de los países que podrían sentirse “discriminados” y “en la picota” por no poder suscribir la declaración. Pero quienes sí están ya en la picota son los homosexuales iraníes que se balancean en las grúas del país colgados por el cuello.

Eso sí: no a la eutanasia, sí a la vida.


Lo he leído en el periódico Nuevo Digital Internacional de Javier Monjas.

16 comments:

Miss Perseidas said...
This comment has been removed by the author.
Argonaut said...

Hace ya dias que ND nos ofrece unas inmejorables vistas de la sala de máquinas del Vaticano: encuentros intermulti, diálogos abiertos con otras (en realidad sólo una) confesiones...
Y ganan los malos. En Vaticanolandia suspiran de envidia por el mundo musulmán. Cuando miran y ven esas masas convencidas, esa unanimidad, lo expedito de las formas al tratar al poseído por las dudas, se relamen de delectación. Y lo tienen claro: la pluralidad de perspectivas de las sociedades occidentales actuales es, según su peculiar criterio, infinitamente peor que mirar a La Meca. Mejor moros que seculares, vienen a decir, quizá mirando pelar las barbas del vecino. Creerán que en última instancia siempre pueden llegar a un trato, que son de la familia, que lo pasado pasado está, que "coño, pero si estamos hablando de los mismo"...
Allá ellos. Sus huesos reposarán bajo el suelo de San Pedro, ignotos, mientras por encima miles de insanos se doblan hacia Levante y defecan en los espléndidos jarrones de sus Museos. Una pena. La tenía por la Corporación más inteligente del globo.

Miss Perseidas said...

Joder, qué barbaridad! y qué lucidez la de los cuervos de púrpura! Dijo Cristo o transmitió en el mensaje de Dios que se condenara al ser humano, por imperfecto, diferente, homosexual...!??

No quiero pecar de incauta, pero tampoco de ingenua... siendo posible que haya homosexuales en sus filas, ¿no sería doble moral? y triple si me apuras...

Dhavar said...

Pacto Germano Soviético versión 3.0

Miss Perseidas said...

Dhavar lo mencionas como analogía, ¿no? es que ¿Eso no es muy macabro, a la vez que inmoral e infiel...? si va a ser que: ¡con la iglesia hemos topado! y no en la versión del Quijote.

Y ahora vendrá Cincinato...

Maestro said...

Desde luego mi lectura no es esa.

Dice el autor: “Si se adopta (la resolución de las Naciones Unidas para despenalizar la homosexualidad), se crearían nuevas e implacables discriminaciones. Por ejemplo, los países que no reconocen las uniones de personas del mismo sexo como ‘matrimonio’ serán puestos en la picota y convertidos en objeto de presión”, declaraba el arzobispo Migliori a una web católica. Sin embargo, lo que se está discutiendo no es el reconocimiento del matrimonio gay, sino el que la homosexualidad no sea prevista en los ordenamientos jurídicos como delito sometido a persecución, prisión o, incluso, ejecución."

A mí la del autor me parece una lógica sectaria. En los países totalitarios se hace y se va a seguir haciendo lo que al tirano de turno le apetezca, lo diga la ONU, el Vaticano o Periquito el de los Palotes. No me creo que si lo que se está discutiendo es lo que dice el autor del artículo, un cardenal "se apunte a que cuelguen homosexuales". No, aquí hay una argumentación emocional, en absoluto lógica, y muy manipulada lingüísticamente.

No seáis párvulos, que os dan un poco de agitprop y os ponéis espitosos, empezáis a echar espumarajos por la boca con los tópicos adolescentes de siempre.

Nicholas Van Orton said...

Creo que es conveniente diferenciar la doctrina religiosa de un código civil o penal. Además, porque la Iglesia Católica mantenga sus normas o las retire no colgarán más o menos homosexuales en Irán. Yo no soy católico, pero entiendo que una gran ventaja de la Iglesia Católica es que mantiene sus postulados, y al que no los sigue nadie le colgará o quemará en la hoguera. La imagen que acompaña tu escrito es propia de musulmanes, y no lo digo por las chanclas.
Saludos.

Mary White said...

Maestro... te esperaba :))
Ya sabemos todos que los tiranos son eso... tiranos (ya sabes que soy juanmarianista), pero no sé porqué esa es razón suficiente para que laONMU, laPlataformade Ciudadanos con Gafas o la misma Iglesia de la Cienorgasmología pida que no se contemple la homosexualidad como delito. Independientemente de todo lo demás... incluso si los de las gafas sienten una repugnancia inevitable hacia los homosexuales.
Y creo que sí,que esa contemplación tan "generosa" hacia los países que sí consideran delito la homosexualidad ampara (se quiera o no) a los islamistas, porque son ellos principalmente los que tienen esas leyes.

Nicholas, a mí me parece muy bien que la Iglesia mantenga sus normas,pero si se mete en política internacional(y tiene embajador en la ONU)debería tener cuidado y medir las repercusiones de sus palabras. ¿No van a colgar más o menos homosexuales en Irán haga lo que haga la Iglesia? Solo faltaría...
Pero en mi opinión esta vez ha sido imprudente.

Anonymous said...

¿Tendrá el Vaticano, algo que ver con esto? http://es.noticias.yahoo.com/9/20081209/tso-la-television-publica-italiana-censu-64bc860.html

Maestro said...

Ya sabía que me esperabas y ¡arremangada!. Lo que digo es que obviamente no es ahí donde reside la raíz el problema, y que no conocemos (al menos yo) en su literalidad las leyes en cuestión.

Por eso yo no entiendo por qué la anormosexualidad tipo homo es delito. ¿Serán delito la anormosexualidad tipo zoo o la tipo über?

Lo que sí sé, y no me cabe la menor duda, es que en el mundo civilizado a ningún anormosexual le meten en la cárcel por serlo. Sea o no delito actualmente para la ONU y opine lo que opine el Vaticano o la iglesia de los santos de los últimos días.

Luego, como Juan de Mariana -con tu permiso- insisto en que hay que acabar con los tiranos, que van a seguir matando anormosexuales simplemente por serlo diga la ONU o el sursum corda lo que les parezca respectivamente. Y asunto arreglado ¿no?

Pues ésa y no otra es mi posición.

¿Cómo te va?, porque últimamente no me halagas con tu valiosa presencia en mi blog, so tacaña.

Maestro said...

Con todos mis respetos, que ya sabes que me mereces, creo que el artículo más a fondo y mejor documentado sobre el particular es el de "Desde el exilio" http://www.desdeelexilio.com/2008/12/09/la-resolucion-de-la-onu-sobre-la-homosexualidad/#comment-100261

No os perdáis los enlaces, particularmente el de Zenith: http://www.zenit.org/rssspanish-29392.

Tumbaíto said...

La Iglesia no se merece que la traten con tanta ligereza, Lady Mary.

Clandestino said...

A los carcas y proislamistas de europa y de las Naciones Unidas, les viene muy bien 'acatar' la voluntad de los carcas la Iglesia cuando les conviene 'lavarse' las manos.

La argumentación moral de la iglesia, no tiene poder alguno sobre ninguna ley que regule un derecho. La libertad de ser homosexual, no depende de las objeciones morales del Vaticano, sino de la legalidad que lo garantiza.

Con la misma alegría con la que se omiten importantes sugerencias de la Iglesia, que sí deberían ser oidas por ser de gran interés en pro de la vida y de la paz, son respetadas cuando,como en este caso, son de poco interés para las libertades.

Oscar said...

¿Y por qué sigues trabajando en el CEU?

Mary White said...

Óscar, sigo trabajando en el CEU, porque la Iglesia como institución no tiene que ver con la fe, porque los errores vaticanos no son extrapolables a todos los miembros de la Iglesia y porque el CEU no es de la Iglesia, no está financiada por la Iglesia, sino por una Fundación seglar. Más bien, el servicio y la financiación va en sentido contrario.

Oscar said...

Querida María (no tomes esto como un comentario irónico, es cierto que te aprecio mucho), fui injusto y malicioso con mi pregunta, lo se, pero el tono de tu comentario es muy violento contra la Iglesia.
Ahora, si vamos al fondo de la cuestión, resulta absolutamente injusto.
No entraré en la cuestión de legislar la moral: pensé que de eso se trataba cuando se habla de derecho. Pero me debí perder esa lección de Huerta de Soto o no me convenció lo de la ética de la libertad ni de Hayek, ni de Rothbard ni de Cubeddu.
Pero es que, además, leo en el religióndigital justo lo contrario a lo que tu afirmas. El enlace: http://www.periodistadigital.com/religion/object.php?o=1051135
Iba a insistir en la cuestión de trabajar en una Institución que, en apariencia, mantiene posiciones totalmente contrarias a las tuyas, pero lo dejo para otro día. Feliz Navidad.