6 August 2008

Estática de grupos

Uno entra en un grupo y se anquilosa, se une a la marea y espontáneamente termina repitiendo las mismas noticias, los mismos slogans y las mismas actitudes. No es fácil mantener el equilibrio entre la necesaria pertenencia al grupo y la independencia como individuo, que para mí es como el aire que respiro.

Nacemos en un grupo de origen del que hay que salir para madurar como individuo. Y pobre del que no termina de hacerlo nunca (en este país muchos más de los que parece).
Funcionamos en grupos, en un sistema en el que el trabajo en equipo se valora tal vez demasiado. La división del trabajo,la empresa, el mercado como institución de asociación y cooperación voluntarias me parecen claves para el desarrollo de nuestra civilización, pero hay empacho de lo gregario.
Vivimos en colmenas (comunidad de vecinos, urbanización, barrio, pueblo... son sinónimos para el caso), viajamos en colectivos, en la misma época, a los mismos sitios. Las playas de Asturias estaban repletas, pero Marbella también debe estar a reventar, y Santander, todo el mundo parece haberse ido de Madrid y haberse quedado al mismo tiempo.
Nos nutrimos de medios de comunicación "de masas", nos tragamos programas políticos hechos para el electorado: masa informe de gente sin cara, sin voz y sin voluntad, excepto para dejar cada cuatro años un papel en el que un logotipo designa un equipo de gobierno que usará dinero ajeno para lo que le parezca y como le parezca.

Hay muchos estudios acerca de lo que puede hacer una persona integrada en un grupo. Por eso me da miedo la cultura "social" en la que vivimos: ahora toca la conmemoración del Quijote, ahora toca la final de la Champions, ahora toca rajar de esto o de lo otro, ser así de sano, así de correcto o de incorrecto, así de progre o de liberal (*) y ahora... ¿qué dice la voz del amo? Y al final, las noticias inmediatas, grotescamente manipuladas, ocultan las verdaderas reflexiones. ¿Y a mí que me importa que McCain vaya a perder las elecciones por haberse metido con la capacidad intelectual de Paris Hilton? Me importa lo que no me dejan hacer y que no daña a nadie, me importa que me quiten dinero y lo usen mal y en cosas que no quiero. Resumiendo: que me dejen vivir.

Estoy segura de que es una preocupación común y, sin embargo, seguimos empecinados delimitando nuestros territorios, no solamente geográficos (reconozco que es de las cosas que menos me importan), sino ideológicos. Quienes se empeñan en defender la separación e independencia de lo religioso y lo político atacando sistemáticamente a la Iglesia Católica (es la mayor y más representativa por aquí) no hace sino sustituir el poder eclesial por el "nuevo" poder de la "nueva" religión... la estatal (me refiero a la que emana de la Revolución Francesa, Rousseau y su banda). Quienes desde el otro lado de la frontera tratan de legislar la moral, lo que debe ser y no, manipulan la ciencia y defienden el creacionismo, hacen lo mismo pero a la inversa.
[Por si las moscas hay dudas, soy partidaria de una separación absoluta Iglesia/Estado. Añado: quienes deberían defenderla para asegurar la supervivencia de sus institución son los miembros de la Iglesia Católica, para empezar].

La interpretación de la realidad de cada uno solamente me informa de qué cristal se pone delante de los ojos, no de si es mejor o peor persona. La razón por la que nos ponemos un cristal para ver la realidad, efectivamente, es por un defecto de visión, algunos porque nacieron ya incapaces, otros por vaguería (músculo vago), otros solamente ven de cerca, otros de lejos... por eso es bueno leer a otros de otros grupos, completa la visión de la realidad.

La ilustración de Darian Worden la he encontrado en el blog de Kent McManigal, una persona peculiar.

(*) Aprovecho para recomendar el post de Santiago Navajas sobre lo que los progres odian... y para hacer notar que he cambiado mi lista de blogs, he quitado algunos que sigo leyendo en Bloglines, desde luego; he añadido otros (como el del señor Navajas (**), un must), y algo haré con las etiquetas en algún momento. La renovación de la plantilla queda para más adelante, cuando no quede más remedio, o me canse mucho de ésta.

(**) Para Santiago Navajas: en el primer párrafo del post explico (en parte) mi respuesta negativa a la primera parte contratante de la primera parte...

6 comments:

Harry Haller said...

Lo malo es que, según la teoría de la evolución, los individuos solitarios tienen menos probabilidades de sobrevivir, lo que explicaría la tendencia al borreguismo humano. Y esto te lo dice un lobo estepario en vías de extinción.

Loudsoul said...

Mary,

Últimamente te sales con tus post. Con este tema del gregarismo estás incluso moderada, algo raro en ti :)

España es un país particularmente borreguil, dicho no como insulto sino como descripción, y es un lugar común (pero cierto) que al que destaca por algo -bueno o malo- se le intenta hundir tarde o temprano. Andar por caminos no trillados es una actividad de alto riesgo ahí, como si la existencia de personas individualistas -la redundancia debería estar clara para todos- amenazara una supuestamente necesaria cohesión del grupo, como si no estuviéramos seguros de nosotros mismos como sociedad.

Yo creo que una sociedad es más fuerte -y desde luego más solidaria y más interesada en el bienestar del prójimo- cuanto más se valora en ella el individualismo. Además, y esto es de perogrullo, "individualismo" no es "egoismo" sino la esencia de lo contrario.

Anonymous said...

Miedo a la libertad.
Titulitis, todo el mundo va a la universidad para tener algo fijo a lo que agarrarse y no tener que arriesgar a buscarse la vida.
Todo el mundo vive con gente por miedo a no vivir solo, creen que se van a volver locos por estar solos.
Nadie te obliga a ver las noticias ni vivir con el resto.
Puedes perfectamente irte a vivir al fin del mundo, comprar comida cada varios meses y trabajar de autonomo/empresario/inversor privadado desde casa o bajando de vez en cuando a la ciudad, y ahora con internet mas facil aun.
Y comentarista #1, es mentira que los solitarios tengan menos posibilidades de sobrevirir, al contrario, aprenden, tienen que aprender a cuidarse, no depender de nadie, ser previsores, etc...
De hecho la sociedad 'atonta', tanta vida burguesa con todas las facilidades y comodidades es un veneno lento.

Tumbaíto said...

También yo soy un absoluto defensor de la separación de la Iglesia del Estado.

Creo que debiese ser la diferencia la existencia. La Iglesia sería existente y el estado inexistente.

Anonymous said...

La Iglesia Española es BASURA. Con letras en mayúscula. No es cristiana en lo más mínimo. ¿En qué se parece a Cristo aquella Iglesia de aquel mal país que colonizó América exterminando a millones de personas, esclavizando a millones de africanos? Los Infiernos están llenos de españoles, las baldosas del Infierno están confeccionadas con mitras de obispos españoles, y los obispos españoles que están en el Averno conversan con su padre, el demonio.

Carlos Suchowolski said...

Hum... muy interesante proceso que seguramente seguirá su curso...

(Conste que no dejo de seguir tus notas).

Un saludo desde la individualidad casi absoluta.