16 December 2009

Ovidio sí tiene quien le escriba


Me refiero a Ovidio64, el autor de un blog llamado Esto no es democracia. En una de sus entradas, Ovidio hace live-blogging de la tertulia de César Vidal en la que comparto mesa con Mario Noya, Víctor Gago y el propio César.

Hombre, don Ovidio, un comentario minutado de una tertulia en la que los temas salen espontáneamente es jugar con ventaja... uno no habla como escribe...
Pero mi intención no era escudarme en mi propia torpeza oral sino intentar deshacer, por escrito, algunas dudas generadas por mi mala expresión hablada.

Antes de hacerlo tengo que agradecerle el retrato que ha hecho y que ilustra esta entrada. Muchas gracias, me da la sensación de que salgo más favorecida en el retrato que en la realidad, eso es que estamos ante un retratista generoso con los retratados.

El primer tema que me parece interesante es el de las instituciones.

" si se pide la abstención de voto no se puede creer en las instituciones existentes, porque la abstención de voto significa ir en contra del sistema existente. Si no se quiere ir en contra del sistema actual, si se cree en las instituciones actuales, uno va y vota, se puede votar blanco, azul, rojo, multicolor, independentista o asesino, hay para todos los gustos."


Cierto. Pero creo que hay que distinguir entre la institución desde un punto de vista normativo, y la institución desde un punto de vista positivo. Es decir, no hay contradicción en creer en los tribunales de justicia pero renegar de los tribunales españoles actuales. Puede que el sistema sea aceptable pero los nuestros hoy estén corrompidos. Sin que eso implique que mañana lo van a estar o que en otros sitios sucede lo mismo que en nuestro país.

No creo en el sistema electoral de nuestro país, en el que no hay listas abiertas, democracia interna y libertad de voto en nuestros partidos.

Cuando afirmo que no estoy loca (lo cual podría no ser cierto... ¿qué loco reconoce serlo?) me refiero a que no estoy encumbrada en una utopía imposible, aunque sea una mujer idealista. Soy consciente del mundo en el que vivo y trato de encontrar soluciones desde ese punto de partida, aunque no sea el mejor posible.

"Por lo tanto ¿por que iban a estar interesados los políticos en que la justicia funcione bien? Al contrario cuanto peor funcione o mas controlada la tengan mayor despotismo. De cualquier forma tenemos que tener en cuenta que un juez solo es un funcionario que se le exige cierta equidad..."

Buena pregunta. De todas formas, Adam Smith ya habla de la necesidad de que la justicia sea independiente y no un cuerpo de funcionarios. Yo creo en otro tipo de sistema judicial, aunque no confío demasiado en el diseño de las instituciones, sino, más bien en instituciones "a la Hayek", generadas de abajo a arriba.

Finalmente se refiere al tal Pedro de quien habla Víctor Gago señalándolo como mi maestro. Yo soy una economista sin escuela, en realidad. Mi maestro más identificable porque me dirigió la tesis y ha ejercido de "padrino" intelectual (aún le pido consejo muchas veces, y que me dure muchos años) es Carlos Rodríguez Braun.
Pero podría escribir una larga lista de personas de quien he aprendido y sigo aprendiendo cada día.
El tal Pedro, se refiere a Pedro Schwartz, catedrático de mi asignatura en la universidad en la que trabajo. Yo no estoy de acuerdo con el profesor Schwartz, y a modo de répllica, expuse otra idea del profesor Schwartz que justificaba la monarquía porque es más fácil de controlar un Felipe que un ZP.


10 comments:

elcutre said...

Esta contienda que os traéis en realidad yo ya la he tenido internamente muchas veces. ¿Cómo es posible que los mismos que critican el sistema día sí y día también desprecien tanto a los antisistema?

Yo una vez pensé en votar en blanco y me pareció tanto como asumir que aquí funcionan las cosas bien, cuando es evidente que no. Pero si hablo de no ejercer mi derecho al voto con las mismas personas con las que a menudo comulgo en opiniones, me miran mal y me tachan de rebelde.

Clandestino said...

elcutre

Aprovechando que ambas son borregas y que el Manzanares pasa por Madrid, se suele mezclar churras con merinas, bien por ignorancia o bien por sacar provecho político de la ignorancia.

No es lo mismo ser antisitema que contrario a un determinado sistema. No es lo mismo ser antisitema que no aceptar determinada forma de gestión del sistema.

Se puede estar de acuerdo con el sistema, y estar contra el sistema, sin incurrir en incoherencia. El sistema funciona o no funciona. Si jurídica, institucional y tributariamente está dotado para que su funcionamiento sea el necesario y deseado, el sistema es bueno, pero si su uso es bastardo, el sistema es bastardo.

Mary lo explica muy bien.

Saludos.

elcutre said...

¿Y si no me creo que este es el sistema que dicen porque no lo veo por ningún lado? Hasta que no verifique con mis propios ojos que existe en verdad, soy y seré contrario a lo que hay, no a lo que me dicen que hay.

Clandestino, pongamos que tú te pones a hacer una tortilla francesa, te la dejas pegar y al final lo que te queda es un revuelto. ¿Dirías que es una tortilla con fallos? ¡Venga ya!

Clandestino said...

Si "me la dejo pegar y saco un revoltillo", evidentemente no quiero hacer una tortilla, sino un revoltillo.

Si los comensales pagan y desean comer tortilla, los estoy estafando negándoles su tortilla, pero para ellos esta sigue siendo el plato ideal.

El sistema democrático es considerado por la inmensa mayoría, el mejor posible, al estar basado en una serie mecanismos para controlar garantías del estado de derecho. El problema es que ese sistema es prostituido o corrompido en su totalidad, y en su nombre "cocinan un revoltillo" tipo bazofia incomestible.

El sistema del 'revoltillo' es lo que no vale y es el que debemos rechazar. El sistema democrático sigue siendo el mejor y es el que debemos defender y consolidar, blindándolo contra el crimen organizado, que lo ocupa actualmente.

elcutre said...

Depende de hasta donde alcances a denominar como 'sistema'. Si esos "mecanismos para controlar garantías del estado de derecho" pasan, por ejemplo, por el Pacto por la Justicia y la politización de la institución que ha de garantizar el correcto funcionamiento de todas las demás, pues obviamente, soy contrario a esos mecanismos.

Si no pensara así, probablemente votaría en blanco.

Quedándome en casa, lo que hago es guardar mi conciencia para cuando mañana vengan los socialistas y los nacionalistas a decirme que el Estatuto Catalán es constitucional porque lo dice el TCE, y que no me queda más que aceptarlo si apruebo el sistema. Pues no mira, yo soy contrario al sistema establecido.

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&TIPO_BUS=3&LEMA=antisistema

ovidio said...

Estimada amiga, permíteme que me tome la libertad de tutearla y tenerla como amiga, me satisface enormemente tu agradecimiento por el retrato. Y en absoluto he intentado favorecerte mas allá de la realidad, simplemente, tienes unas líneas que dan mucho juego. De verdad que te lo agradezco, no imaginaba que iba a ser correspondido.

…………………………………..

Tienes toda la razón al decir que no es igual estar formulando continuamente diversas opiniones sobre los distintos temas que surgen en una tertulia donde la respuesta ha de ser inmediata, que cuando se dispone del suficiente tiempo para meditarla.

……………………………………

Evidentemente las instituciones son propias del Estado ¿Cómo no vamos a creer en ellas como tales? ¿Pero de que Estado?, por eso hacía hincapié si eran las actuales nacidas de la Partitocracia o unas supuestas nacidas de la Democracia.

El sistema no es aceptable porque hoy están corruptos y mañana seguirán estándolo, ya que la deficiencia esta en el propio sistema. Es necesaria una reforma o cambio constitucional por eso la abstención. Y no puede venir de los partidos políticos actuales, tiene que venir de movimientos de ciudadanos que bajo ningún concepto integren el Estado.

……………………………………

Los que ostentan el poder se preocupan mas de que nadie se lo arrebate que de administrarlo, y por eso en muchas ocasiones lo pierden.

¿Amiga mía, realmente crees que las listas abiertas y lo que se cueza interiormente en los partidos van a solucionar algo? Todo aquello que se le exponga al pueblo para que lo refrende y con ello privarle del derecho a elegir, no es democrático. Si se somete al pueblo a que ponga una crucecita en una lista interminable y donde lo más probable que vaya a parar la dichosa cruz, sea a las primeras casillas, ¿que resuelven las listas abiertas? ¿Quién pone a los primeros de la lista? El gran jefe. Como Rajoy les dijo a los suyos, que él era el que designaba a los candidatos, mas claro, agua.

Eso de las listas abiertas es un engaño más. Y ojo, si alguna vez a los jefes del Estado de los Partidos, la cosa se les pone fea con respecto a su falsa legitimidad, acuérdate que será lo que primero propongan.

Los partidos no pueden ser de índole interna, no pueden ser la cosa nuestra interna. Los partidos deben de salir del estado y ser parte de la sociedad. La política es de la sociedad y se representa en el Estado.

……………………………………

Creo que eres una persona muy cabal, de eso no tengo duda.

……………………………………

Pues sí, todo o casi todo nace y se desarrolla de abajo a arriba, es lo mas natural.

……………………………………..

Bueno, al señor Pedro Schwartz quizá no lo traté con el debido respeto, quisiera desde aquí trasmitirle mis disculpas, pero me repateó mucho escuchar semejante afirmación, que según el señor Víctor Gago dijo.

……………………………………..

En cuanto a Republica o Monarquía, carece de importancia, Ya hice un comentario a un amigo de la comunidad, LucioSil, sobre el tema; “antes de hablar de Monarquía o Republica, hablemos de Oligarquía o Democracia”. Eso sí, si algún día se llegara hablar de Monarquía o Republica que sea el pueblo quien elija.

……………………………………..

Un saludo amiga, y de verdad ha sido una grata sorpresa.

ovidio said...

Hola Lady Godiva.
FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2010
http://blogs.libertaddigital.com/ovidio64/

Clandestino said...

Feliz Navidad.

Abrazos.

Mchabu said...

Felicito a los participantes en el debate del tono y el contenido de los comentarios. No es habitual en los debates internáuticos.

En mi opinión, la cuestión no es si hay democracia o no, sino si existen las insitituciones que hagan que esa democracia realmente respete la libertad de los ciudadanos. Si no me equivoco, fue Ortega y Gasset en la España Invertebrada quien dijo: "Pues acaece que liberalismo y democracia son dos cosas que empiezan por no tener nada que ver entre sí y acaban por ser, en cuanto tendencias, de sentido antagónico. Democracia y liberalismo son dos respuestas a dos cuestiones de Derecho político completamente distintas. La democracia responde a esta pregunta: ¿Quién debe ejercer el poder público? La respuesta es: el ejercicio del poder público corresponde a la colectividad de los ciudadanos. Pero en esa pregunta no se habla de qué extensión deba tener el poder público. Se trata sólo de determinar el sujeto a quien compete el mando. La democracia propone que mandemos todos, es decir, que todos intervengamos soberanaente en "los hechos sociales". El liberalismo, en cambio, responde a esa otra pregunta: quienquiera que ejerza el poder público, ¿cuáles deben ser los límites a éste? La respuesta suena así: el poder público, ejérzalo un autócrata o el pueblo, no puede ser absolut0, sino que las personas tienen derechos previos a toda injerencia del Estado."

Clandestino said...

Mchabu

Entiendo que ambas formas son democráticas. Tanto la que defines como liberal, como la que defines como democracia. La democracia consiste en una serie de mecanismos, constitucionales y no, para control sobre los diferentes poderes del estado, para evitar que ninguno viole el estado de derecho que esa democracia garantiza. Nada que ver con ideología alguna.

La nación en ningún caso debe estar regida por un poder público, sino por un estado constituido democráticamente y gestionado por servidores públicos, totalmente exentos de ningún poder. Los poderes siempre pertenecen a la soberanía nacional y son representados por las diferentes instituciones y órganos de gobierno. Los cargos públicos electos, solo gestionan esas instituciones, como un servicio a la nación, pero el poder es institucional, no político.

El estado, debe ser suficientemente fuerte como para erradicar toda actividad espuria o criminal dentro o fuera de su seno, para defender los intereses nacionales en el mundo, y a la vez ofrecer las debidas garantías al derecho colectivo e individual, a la ciudadanía, siempre vigilando y controlando para que ese poder nunca pueda ser 'poseido' ni malversado por sus servidores públicos.

La no ingerencia del estado a los derechos ciudadanos, es uno de los principales deberes del estado de derecho, que debe garantizar toda democracia. Los derechos siempre y todos son de las ciudadanos de igual manera que tienen deberes. El estado no tiene derechos. Solo consignas y deberes. Esencialmente su función es la de servir. Toda forma de gobierno, para que sea ajustada al estado de derecho, debe ser gestionado de forma totalmente ajena a cualquier influencia ideológica, siendo estas algo secundario y personal, pero nunca influyente y mucho menos determinante. La calidad de la justicia y resto de servicios, debe ser exactamente igual siempre, independientemente de las ideologías de los diferentes gobiernos.

Naturalmente me refiero a gobiernos democráticos formados por políticos democráticos, no a las cuadrillas que nos han ocupado el estado hasta ahora.

Saludos