16 August 2009

El arma de los cobardes: la calumnia


Zoé Valdés es una escritora comprometida. Ya sé... suena progre. Pero en el caso de Zoé, que no es del clan de la ceja, es cierto, está comprometida con sus ideales y su vida: lucha contra la falta de libertades en Cuba, sin atenerse a esas diferencias que derechas e izquierdas hacen a veces, falseando por completo el significado de la libertad, y el contenido de lo que llamamos libertades civiles y económicas. La conocí en un acto en el que se denunciaba la represión de los homosexuales en Cuba. Hice de intermediaria y la invité (gracias a Luis Margol) a una universidad de verano en Elche. Siempre fue veraz en su discurso. Sus palabras de denuncia duelen hasta hacerse incómodo escucharlas en un sillón sin lanzarse a las calles a protestar. Pero la dictadura cubana es así, y nadie como ella sabe describir lo vivido en carne propia.

Por esas vivencias, Zoé no puede sino escandalizarse cuando cantantes como Juanes se dejan embaucar y juegan al despiste del concierto por la paz en La Habana. Víctima del buenismo, el cantante colombiano está haciendo daño a los cubanos, y Zoé así lo dijo, alto y claro, como acostumbra.

Reproduzco a continuación la entrada La Calumnia, en su blog que, por otra parte, merece la pena visitar a menudo.

Desde que critiqué el concierto de Juanes han empezado a rodar falsas biografías que me atribuyen personas que no conozco de nada y a los que ni siquiera he visto en mi vida. Ayer un amigo me mandó un email donde me acusan de haber sido pagada por el presidente Aznar, y de haber trabajado para su gobierno. Jamás ningún gobierno, desde que estoy en el exilio, me ha pagado por trabajar para ellos, lo que es una pena, con gusto hubiera trabajado con Esperanza Aguirre, y con gusto hubiera trabajado para Aznar -aún equivocado durante la guerra-, pero sin duda alguna ha sido el mejor presidente que ha tenido España. En los años de su presidencia, España salió en varias portadas de las mejores revistas francesas como un país que prosperaba económicamente, un país al que se podía ir a buscar trabajo. Ha sido el último presidente que se reunió con la disidencia anticastrista dentro de la isla. Que buscaba negocios en Cuba y que tiraba trompetillas cuando le hablaban de los cubanos que debían tener los mismos derechos de inversores, bueno, es lo que nos merecemos por carneros. Lo que no es ni remotamente el caso con Rodríguez Zapatero, que ha hundido a ese país en la miseria económica y en el desempleo.

Lo que sí es cierto es que desde que yo denuncio a los Castro, la gente de izquierdas que ostenta el poder me pone barreras y “tampocomuchomenosjamás” me ha ofrecido un trabajo, e incluso, algunos escritores de prestigio, y sus agentes literarios, y sus editoriales -porque hasta han inventado premios y editoriales para sacar a la luz a escritores oficialistas cubanos que defienden el castrismo solapadamente y algunos abiertamente-, me atacan con virulencia. Los tiempos han cambiado, ya no envían agentes para que hagan el trabajo, ahora los agentes son los escritores y los artistas, con caras de mosquitas muertas y de medio quendis. Me imagino que así se ahorran un burujón de salarios.

Ha comenzado también, además de la pira y del periodismo de culo estreñido, la calumnia, la mentira; y las echan a rodar desde los blogs de los corresponsales mantenidos por el castrismo desde la noche de los tiempos. Nada me asombra, nada me aterra.

Ayer también recibí otro email, de otro amigo, pidiéndome que me cuidara, que el castrismo envenenaba con cloruro de potasio en las comidas. Bueno, de algo tiene que morirse uno. No tengo miedo. No lo tuve en Cuba, no lo tendré aquí. Y no pierdan tiempo inventándome biografías, porque no tendrán con qué sostenerlas nunca. Y no se preocupen, les prometo que les contaré todo cuando escriba mis memorias.

4 comments:

Zoé Valdés said...

Gracias por tu generosidad.

Clandestino said...

Me vuelvo a repetir:

"Pero a nadie le importa la democracia que votamos, pagamos y que no tenemos. Ni estado de derecho. Ni justicia. Ni Constitución. Ni Gobierno. Ni derechos. Ni políticos. Ni seguridad. Ni dignidad...

Solo mafias, esbirros y fanáticos dándose de ostias para reforzarlos a cada cual el suyo, para que nos tiranicen y nos saqueen bien y a placer."

Y añado que todo aquél que defienda la democracia, el estado de derecho y la justicia, será pasado por la quilla del tirano de turno, y arrollado por sus turbas de vasallos y pancistas militantes de sus respectivas mafias, rociándolos con la gusanera de sus falsos testimonios hasta criminalizarlos e incluso imputarlos desde el habitual uso criminal del estado y de la ley, en total ausencia de gobierno, oposición, justicia y esperanza.

El ejemplo de Honduras, agredida hasta en el carnet de identidad, solo por defender su legalidad constitucional, ilustra perfectamente la realidad apoderada por el hampa criminal, en el mundo actual.

Zoé Valdés ha elegido el camino de espinas. Resistir por la salvaguarda de su dignidad, frente a un mundo corrompido y gobernado por los corruptos. Como algunos pocos en todo el mundo, ha elegido
resistir embistiendo antes que dejarse morir corneada, que es la otra y única opción. Para su desgracia no está demasiado acompañada, pero tampoco está sola del todo. Siempre es grato ver surgir valor limpio de entre el lodazal abyecto del que se nutre la podredumbre ocupa de la política, de lo cual me congratulo y felicito.

Carmen said...

Los nuevos dioses de la camiseta y la pegatina, los que se apoderaron de palabras como libertad, humanidad o respeto, y las hicieron prisioneras en favor de sus sucios intereses, corrompiéndolas hasta el extremo de hacerlas huecas y sin sentido, circulando en bocas de soplagaitas, cantamañanas y titiriteros, atragantados hasta la vergüenza ajena en su propia hipocresía.

Hacen falta más voces claras como la de Zoe. Voces limpias donde las palabras suenan a lo que realmente son.

Mi apoyo por siempre a Zoe y a ti.

Lucio Quincio. said...

¿Porqué hay tantas cárceles en un lugar donde la gente no puede salir de él libremente? ¿Porqué hay tantas cárceles en un país donde todos han sido educados como los nuevos hombres de una sociedad perfecta e igualitaria, donde el supuesto “100%” de los ciudadanos apoyan al dictador de por vida?

www.lodicecincinato.blogspot.com