7 October 2008

¿Qué diría Gordon Gekko de todo esto?

Loretxu, desde Chile, me pasa este artículo firmado por Andrés Benítez en la revista ¿Qué Pasa?. Se trata de una entrevista (simulada) a Gordon Gekko, protagonista de la película de Oliver Stone Wall Street.

Los operadores financieros han sido duramente castigados por la opinión pública. Son los grandes villanos de esta crisis que hoy parece no tener fin y que ha dejado muchos muertos y heridos en el camino. A Gordon Gekko lo ubicamos en plena filmación de la segunda parte de la recordada película Wall Street, donde ahora vuelve a recrear al mítico trader, con pocos escrúpulos y con gran pasión por el riesgo. Fue Gekko quien inmortalizó la frase "la ambición es buena, la ambición mueve al mundo", que parece haber inspirado a la presidenta Michelle Bachelet en su reciente viaje a Nueva York. En la ONU, la mandataria dijo que "la codicia y la irresponsabilidad de unos pocos, unidas a la desidia política de otros tantos, han arrastrado al mundo a una situación de gran incertidumbre".
En esta entrevista telefónica, Gekko entrega su visión al respecto y a la crisis en general.
-Gordon, te estaba llamando para ver si podías comentar la frase de la presidenta de Chile, criticando la codicia.
-Eso dijo. ¿Y cuándo fue esto?
-La semana pasada en Nueva York...
-¿Estuvo por acá? No tenía idea. Bueno, como sea, no me extraña para nada lo que dijo.
-¿Cómo así?
-Pero si es cosa de mirar los resultados económicos de Chile. Ver cómo acumula los excedentes del cobre bajo el colchón para entender que en ese país la ambición es mala. Ustedes no tienen ninguna ambición de salir de la pobreza.
-Pero al menos deberás reconocer que, dada la crisis que ustedes están viviendo, la actitud prudente de Chile parece bastante acertada.
-Pongamos las cosas en su lugar: lo que ustedes llaman prudencia, yo lo considero mediocridad.
-Me parece un poco arrogante tu comentario, teniendo en cuenta que tipos como tú metieron al mundo en una de sus peores crisis de la historia.
-Viejo, ésa es una forma muy miope de ver las cosas. Yo prefiero haber tenido esta crisis a vivir como ustedes...
-Ahora sí que me perdí…
-No me extraña. Pero bueno, te lo voy a explicar una vez más. La crisis se produce luego de una bonanza sin precedentes en la economía de Estados Unidos y el mundo. Por lo tanto, para evaluar el efecto de la crisis, es necesario considerar también toda la riqueza que se creó anteriormente. Mirado de esa forma, el resultado es muy positivo.
-¿Me tratas de decir que esta crisis es buena?
-Nadie quiere tener crisis, pero es el precio que pagan las sociedades que prosperan. Y lo hacen porque creen en la ambición. Las otras, como Chile, no tienen este tipo de crisis, pero la verdad es que viven en un permanente caos porque nunca dejan de ser pobres. Ésta, amigo mío, es una crisis de países ricos, países que pese a ella seguirán siendo más ricos. Ustedes, los sin crisis, seguirán siendo pobres.
-Pero al menos tenemos estabilidad.
-Una estabilidad que nadie quiere, porque están estancados. Las sociedades que prosperan son aquellas a las que les gusta mover las cosas, jugar las fichas, correr las fronteras.
-O sea la "economía de casino" a la que se refirió Cristina Fernández.
-Supongo que no quieres que comente a la presidenta argentina. Podríamos estar toda la mañana y a mí el tiempo no me sobra.
-Pero en todo caso esto que dices de mover las cosas y jugar las fichas, tiene un costo tremendo para la gente. Mira lo que ha pasado con el sector hipotecario norteamericano, donde miles de personas están perdiendo sus casas.
-Y también hay que mirar las millones que no las van a perder. Te digo lo siguiente: hoy todos critican a los bancos de inversión, los bonos de alto riesgo, etc. Pero gracias a ellos, muchas personas viven mejor que antes. Incluso con la crisis actual. Evitarla hubiera sido mucho más costoso, porque seríamos más pobres.
-Pero hay mucha gente que sale dañada.
-Pero la mayoría estará mejor. En todo caso, los grandes perdedores somos nosotros mismos. Los jugadores del mercado financiero que perdieron su trabajo. Los dueños de los bancos, que perdieron sus empresas. Pero la gente endeudada tiene todo el apoyo del gobierno. Miles de millones de dólares se están gastando en ellos.
-¿Supongo que no piensas que el gobierno tendría que compensarlos a ustedes, los especuladores?
-Bueno, no sería nada de malo. Que nos reconozcan nuestro aporte. Pero la verdad es que nosotros no esperamos nada de los gobiernos. Conocemos los riesgos y los afrontamos. Lo único que queremos es que nos dejen tranquilos y no nos llenen de regulaciones.
-¿No esperarás que los dejen sueltos de nuevo?
-Por supuesto. El mercado tiene que volver a jugar en algún momento. Y por muchas regulaciones que pongan, eso sucederá tarde o temprano.
-No los van a dejar…
-No es un problema de dejar. El punto es que los reguladores entienden muy poco de cómo funciona el sistema financiero. Siempre van atrás. Y cuando empiezan a regular, la imaginación del mercado los sobrepasa y la bolita vuelve a rodar.
-Suena a una pesadilla.
-Despierta, chileno, te tienen adormecido. Se nota que por allá no hay mucha acción.
-Gekko, tú no sabes nada de Chile.
- Veo las cifras: poco crecimiento, alta inflación. Bonita combinación para no tener crisis… En todo caso, la verdadera pesadilla no somos nosotros, sino los políticos, los reguladores. Si fuera por ellos el mundo estaría detenido. Y el problema de las crisis es que ahora andan todos agrandados, predicando. Pero, confianza, todo pasará.
-¿Piensas que ya pasó lo peor?
-No tengo idea.
-Pero tendrás algún pronóstico…
-Viejo, yo no soy ni político, ni economista. Yo no hago pronósticos equivocados.
-Pero igual te equivocas.
-Muchas veces, pero no hago pronósticos. Yo, simplemente tomo riesgos. Y cuando me equivoco, lo reconozco, y no invento teorías nuevas que tratan de explicar lo que no sabemos, tal como lo hacen los economistas.
-Y en este momento, tomarías riesgos. ¿Volverías a invertir?
-Ahora estamos simplemente jugando. El mercado se está moviendo por cualquier declaración sin sentido de algún político. Por ello, éstos son tiempos para apostar poquito, entretenerse un rato, para no perder el ritmo. Todavía está muy revuelto para invertir en serio.
-Gekko, una última cosa. En esta pasada, ¿ganaste o perdiste?
-Perdí.
-¿Mucho?
-No sé lo que es mucho para ti.
-¿Sigues creyendo que la ambición es buena?
-¿Sabes cuál es la diferencia entre nosotros? Es muy simple: yo soy rico y tú eres pobre. ¿Y sabes por qué? Porque yo creo que la ambición es buena. Un día puedo ganar y otro puedo perder, pero al final, siempre la suma es positiva. ¿Y sabes qué más? Los países ambiciosos son los ricos, lo que aseguran una mejor calidad de vida a sus habitantes.

18 comments:

Ignacio said...

Entonces ¿el malo es el mayordomo de la duquesa de alba?

Joaquín said...

Es la explicación más didáctica que he leído de esta crisis de ciclo. No me creo la historia de que "la culpa" esté focalizada en las hipotecas subprime (suena a chivo expiatorio). Más bien parece que estemos pasando por una fase contractiva natural de los ciclos financieros. Pero lo cierto (y lo pinta muy bien el artículo) es que cuando unos ganan, otros pierden. Parece una lectura muy primaria, pero en los juegos especulativos creo que la cosa funciona así.

Tumbaíto said...

¡Menuda barbarbaridad! Un rico jamás sostendrá esas creencias si no fuese el caso que ser liberal le proporcionase tantos ingresos como a una mega modelo ser guapa.
¡Es un timo!

Anonymous said...

La vida es especulacion a mis 30 años nunca e tenido una pareja a mi alrededor hay un panorama de noviasgos arruinados que siceramente me quita la inspiracion para lanzarme sobre los brazos de la mujer ideal lo medito y a mi parecer pierdo mucho me conosco muy bien y se que el dolor no lo sopòrtaria.
Un amigo me decia perfecto es tu descicion es tu vida solo te pido una cosa si de repente te sientes terriblemente solo no te quejes solo cosechas lo que tu mismo sembraste dices que si pierdes lo sera todo amigo el que no pierde no gana y solo el que cae aprende a levantarse.
Asi que perfecto todos los problemas del mundo son por esa ambicion desmedida hay que erradicarla pero cuando nos enfrentos al abismo a no nos quejemos fue nuestra eleccion preferimos la confianza en lo inmutable muy tarde nos dimos cuenta que lo inmutable va derecho a la perdicion.

Ignacio said...

La soledad, como la lava, lo cubre todo.

Si, el problema pueden ser las subprime. o no. Lo que sí es es que sin la connivencia del aparato del estado con los "espabilados financieros" no habría habido esta pequeña crisis: porque la gran crisis es la cadencia del sistema: está atrapado en su propia corrupción, generada por su propia configuración, y base de su propia estructura.
No es un sistema corrupto: la corrupción es el sistema: ahora, con las verguenzas al aire, a desparramar mierda, meter miedo a la gente, follón ruido y falsas expectativas.
Es una crisis de entropía del sistema repugnante de la socialdemocracia.

Anonymous said...

En eso estoy muy de acuerdo las suprime no son la causa son el efecto de un sistema que a funcionado no en base de satisfacer mejor al publico si no en ganarse el favor de las autoridades que al final es mas facil que entender al muy volatil consumidor.
Ahora se paga la factura el mercado reclama lo que se hizo a sus espaldas esto es como quien construye en terrenos de alto riesgo viene una tragedia y se queja ante la opinion publica de que a sido victima de un abuso cuando en realidad fue solo consecuencia de aquello que la naturaleza hace por si misma.
Se recrimina al mercado por construir castillos en el aire en cambio no hay voluntad para darse cuenta que es el mercado el que esta sacudiendo al mal inversor le esta advirtiendo de un camino falso pero como es no es politicamente correcto hay que regularlo dicho de otra manera taparlo con un espejismo para que se vean cumplidos nuestros sueños de progreso.
Fue el estado el que construyo los castillos en el aire no la iniciativa privada si esta colaboro fue por que la divorciarpon del publico y a eso nos atenemos.

Dhavar said...

Yo me limito a contar los minutos que faltan para que mis Gekkos particulares me digan "...AAhoora, a por ellos, chico!

Ignacio said...

...y cuando te digan eso ¿cuentas con fuerzas para poder hacerlo?


En su propia estulticia el sistema se ha desactivado a sí mismo.

Dhavar said...

Cuando Gekko and Co. vayan a por los saldos, otra cosa no habrá pero saldos va a haber para aburrir.

Ignacio said...

Ese es el problema: ni somos aburridos, ni somos de saldo.

Que aquí hay nivel, Maribel.

Libertariano said...

Muy bueno, María

Hay una diferencia fundamental respecto al 29. Entonces se sentía como el fin de una época, la del capitalismo, pero ahora y pese a las declaraciones de boquilla se ve más bien, como "Gekko", como una remodelación intensa de las estructuras financieras y productivas que durará un par de años.

La principal razón para esta sensación estriba en que no hay un sistema alternativo, como en aquella época, sino solamente visiones diferentes dentro de un misma paradigma.

Naturalmente esta sensación puede ser falsa, y estar en medio del verdadero apocalipsis y el colapso de la civilización occidental (no ha habido torres más altas, pero otras también han caído de la noche a la mañana)

Hugo said...

Va, esta entrevista cuenta el viejo chiste de la nena que dice:
- Mami, pásame una galleta.
- No.
- Venga mami, pásame una galleta.
- ¡Que no!
- Jo mami... que no tengo manos.
- ¿No hay manos? ¡Pues no hay galleta!

Clandestino said...

La ambición es buena. La teta es buena.

Si mamas sin parar, revientas como el puto lagarto de Jaén.

David said...

Salvo por la pose despectiva y excesivamente autosucficiente de Gekko estoy básicamente de acuerdo con él. La mentalidad es el asunto clave. Supongo que conoceis el ya "clásico" discurso de Steve Job en la universidad. No tiene desperdicio. http://video.google.com/videoplay?docid=3014637678488153340
"Stay Hungry. Stay Foolish"

Carlos J said...

La señal de salida para comprar será el primer salto desde una ventana a cuarenta metros del suelo. Ya le tengo echao el ojo a un "chicharro", cuyo valor en bolsa se está acercando peligrosamente a cero. A ver que pasa el lunes.

Caco said...

Yo doy por bien empleada mi parte de impuestos con la que inyecta a la economía si, y solo si, antes arrastran por la Gran Vía atados a un carro de bueyes a los banqueros ambiciosos que dieron demasiado a crédito sin fiabilidad y a los inmobiliarios que falsearon la realidad del país. Y encima, como son impresentables, ha habido que aguantar la exhibición de dinero que han hecho estos años

Caco said...

Esta semana con bajadas de 7% del índice IBEX y, aun así, he ganado algo.
Dhavar:sólo un chicharro ? yo veo muchos, pero muchos...

Dhavar said...

Carlos J:
Esa es, precisamente, una de las diferencias esenciales de la actual crisis y el crack del 29:Actualmente, con la casi universal imposición del muro cortina en los edificios de oficinas es imposible saltar por las ventanas y darle un toque de grandeza a tus últimos instantes.