29 October 2008

Consejos sobre los consejos, para lady Maxwell

Querida Lady Maxwell,

En este día tan importante para tí, no se me ocurre ningún regalo mejor que una entrada en mi blog. Mi consejo, ya que tienes 365 días de reflexión antes de tu mayoría de edad, es que no aceptes consejos (excepto de tus padres).

Cuando tengas problemas aparecerán, como salidos de ninguna parte, ejércitos de consejeros profesionales que te dirán lo que tienes que hacer, te venderán soluciones únicas (a veces revestidas de "mi humilde opinión", no te dejes engañar, es soberbia disfrazada) y sabrán mucho mejor que tu lo que necesitas. Lo sé porque pasa lo mismo con los problemas económicos y sociales.

Estamos en crisis ¿verdad? pues no queda nadie o casi nadie que se haya abstenido de presentar la salida de la crisis. Leía la propuesta de Xala i Martín (es un economista conocido, está en Facebook, puedes hacerte amiga suya, leerle y comentar sus escritos), y me comentaban mis amigos cómo se nota que no tiene ni idea de política monetaria. Uno de ellos decía "Vaya espectáculo están dando todos" y me acordé de tí, Milady. De tí y de quienes os miráis en los mayores.

Ya sabes que a río revuelto, ganancia de pescadores, es decir, que cuando la cosa va mal, siempre hay un listo que se beneficia. Y ya he comentado por aquí que los economistas, supuestamente especialistas en economía, nos estamos beneficiando porque con esto de la crisis, la recesión y la que se nos viene encima, los micrófonos y las miradas nos apuntan. Y, Milady... ¡es tan fácil decir tonterías! Mucho más sensato es no ir de experto, se sea o no, porque antes o después, te creces y caes en la tentación de hablar de más. Sin ir más lejos, el lunes coincidí con uno de estos "expertos" que no para de salir en radio, televisiones, etc... que con la mayor "alegría" del mundo aseguró que Trichet (que dirige el Banco Central Europeo) había hecho todo lo posible por hundir el sistema financiero, y que debería dedicarse menos a comer salchichas con cerveza y más a subir los tipos de interés al menos un 30%, para empezar...

Lo pasé mal, Milady, porque es un tipo simpaticorro, jovencito, que se ríe mucho, nos llevamos muy bien, y eso a pesar de que cuando le rebates sus argumentos se ríe de tí y dice tonterías (se mofó de mí cuando le hablé de contener la inflación). Y para colmo trata de elevar sus respuestas a la estratosfera poniéndose hiper técnico, de manera que aunque diga estupideces no se note. A pesar de todo, a mí me cae bien...

Pero no le tendría como consejero. Probablemente le invitaría a la fiesta de Halloween, yo iría de Juan de Mairena y él de Reina de Corazones.

Así que amada Lady Maxwell, seguid mi consejo y no me hagáis caso.

(¡Felicidades!)


4 comments:

Mery Jane said...

¿Eres economista? ¡Vaya! JO!!Ojalá te hiciesen caso...pero aquí ya sabes...
Buen post, se ve que te lo tomas con humor gggg.Y menos mal...

Maestro said...

No te creas, Lady, al final los consejos, por lo general, son opciones posibles -la suma de historias, que diría mi oráculo astrofísicocuántico-, decisiones factibles, y uno acaba haciendo lo que es posible y factible porque en algún momento de su vida ha tomado una decisión similar, aunque fuese de crío jugando a las cocinitas. Cuando uno trabaja en la toma de decisiones y la solución de problemas (que es lo mismo) se da cuenta de que, excepto aberraciones contra el sentido común, todo el mundo se equivoca porque tiene boca.

A todo esto, coincido plenamente contigo, el mejor consejo es el de los padres, y añado, el de los (buenos) sacerdotes.

Dicho lo cual sólo me queda decir: felicidades a la cumpleañera y a la madre que la parió!

Caballero ZP said...

Bueno este si podemos decir que es un buen consejo, que razón tienes en lo que dices Mary.
Felicidades para la mujercita

Miss Perseidas said...

Mary, yo cuando tenía 17 años no hacía mucho caso de los consejos de mis padres, ahora que tengo el doble de edad, me doy cuenta de cuánto hubieran cambiado las cosas de haberles escuchado. Al final lo hice, lo único es que perdí unos preciosos años. Lo que también sé es que en cabeza ajena no se aprende y en algunas ocasiones tenemos que darnos una buena hostia para entrar en razón. De todas formas creo que lo mejor es tener consejos paternos, porque no cabe duda que como mínimo son dados con la mejor intención. Aunque un padre/madre peque de pasad@, al final lo consiguen y terminas por escucharle, y con el paso de los años te das cuenta de cuánta razón llevaban!!