26 October 2009

Banana République


El caso: el "affaire" Jean Sarkozy. El hijo del presidente de la República francesa fue nombrado gestor del EPAD, la sociedad que administra La Défense, el distrito financiero más próspero de la Unión Europea, a las afueras de París. Algunos datos: tiene 2.500 sedes de grandes grupos, como Total o Société Génerale, además de 150 mil empleados y 3 millones de metros cuadrados de oficinas. Ahí es nada para un estudiante de 2º de Derecho, que a sus 23 años milita activamente en el partido del padre y con éxito, por cierto.
Las críticas de nepotismo por la derecha, por la izquierda, desde dentro y desde fuera, no se hicieron esperar.

Pero eso no fue todo: a la gente no le ha hecho ninguna gracia y han forzado la renuncia de Jean, quien finalmente ha preferido optar un puesto en el consejo de administración, compitiendo con una candidata del partido socialista, a quien ha ganado, todo sea dicho, limpiamente.

Lo genial es cómo ha conseguido la sociedad francesa que el joven Sarkozy tome esa decisión. Un grupo de ciudadanos decidió crear un "hilo" en Twitter #bananarepublique (hay otros como #jeansarkozypartout) y un blog www.bananarepublique.org, en donde canalizar la indignación popular. Su comunicado de prensa lo dice todo (traduzco por mi cuenta):

#BananaRépublique vous propose de "célébrer" dignement l'entrée de notre pays dans la farandole des régimes bananiers; ces pays où les dauphins succèdent au père, où la naissance et le pouvoir de l'argent font tout...
(#BananaRépublique os propone "celebrar" dignamente la entrada de nuestro país en la farándula de los regímenes bananeros; esos países en los que los delfines suceden al padre, en los que el nacimiento y el poder del dinero lo son todo...).

Así que propusieron un juego: del 19 al 23 de octubre cada cual compraría un plátano, le dibujaría una bandera francesa, se fotografiaría y mandaría la postal al sitio web. Ese plátano "mágico" sería como un teléfono conectado misteriosamente con el Elíseo (sede del papá de Jean), a través del cual cada portador de la banana presentaría su candidatura como presidente del EPAD. Algunos, incluso se ofrecieron para ser adoptados por Sarkozy (padre) dados los puestazos que consigue a sus retoños.
Además, convocaron una ciber-quedada en diferentes lugares de Francia, pero en especial en La Défense, distrito en conflicto, para el día 22 de octubre.

La cosa tuvo tal éxito que salieron en la prensa nacional e internacional (Times Online, BBC, France 2...) , y hoy, 26 de octubre, los de la idea (Olivier Auber, Jérôme Bourreau Guggenheim y Gilles Misrahi) han publicado un breve comunicado agradeciendo a la peña la imaginación y el esfuerzo.

Y ahí está el joven Jean, vencido por una banana y una sociedad civil, y con su orgullo impoluto trás haber ganado a la socialista Nadine García por el doble de votos, y sigue afirmando que su pasión es el servicio público. Lo va a demostrar como miembro del Consejo de Administración de una sociedad que gestiona 100 millones de euros.

Yo estoy por comprarme una banana para usarla como teléfono, a ver si consigo un puesto en el ayuntamiento de Barcelona, o el alquiler de un chalet en La Florida de Madrid, reformado, por solamente 300 euros, un puesto en el Consejo internacional de Telefónica, o la dirección del Área Social de la Fundación La Caixa, que creo que se ha quedado vacante por traslado a Washington...

Como dicen ellos... NOUS AVOS LA BANANE!!!!

10 comments:

POLIDORI said...

¿Y si hubiera colado?

Ejj que y ejj que.....





John W.

Caco said...

El poder de la banana... Depende hacia donde apunte puede dar auténtico pavor. Que se lo digan a Zerolo...

Dominique Rabeuf said...

Yo no hablo español. Maus Estoy seguro de que banae en el culo de un imbécil es un buen fármaco

Mary White said...

Merci pour l'effort, Dominique!! ;)
Oui, pet-être ça sera la meilleure médicine pour les imbéciles!

GillesMisrahi said...

Muchas Gracias Lady !

Clandestino said...

"Y ahí está el joven Jean, vencido por una banana y una sociedad civil, y con su orgullo impoluto trás haber ganado a la socialista Nadine García..."

Exacto. Brillante.

Ese es el asunto. El meollo de la cuestión. El joven Jean realmente no ha sido vencido por una banana ni por una sociedad civil, sino premiado por una conciencia democrática colectiva de esa sociedad civil en pleno, incluido el joven Jean y su padre, el Presidente de la República Francesa. Todo ello es una victoria en sí mismo. No se puede decir que haya vencidos ni vencedores, cuando todos los litigantes ostentan y aceptan la misma victoria sobre el mismo resultado que los consolida en una misma forma de vida. Hubo un desliz, todos aceptan que lo hubo y todos aceptan retornar a las reglas de todos. Todos ganan. El joven Jean no se siente derrotado. Solo corregido.

Crucemos la linde sur. Veamos a millones movilizados en internet y un millón de civiles movilizados en las calles, contra cualquier ley criminal promovida por El Gobierno, promulgada por Las Cortes y sancionada por El Rey. La gran farsa de tres 'escenarios' diferentes en los que se representa la realidad de una sola tiranía. Al día siguiente todos leeremos en titulares que la calle se llenó de fascistas, franquistas, alborotadores... y que la ley seguirá adelante. Y la ley seguirá adelante y con ella se violarán derechos a millones de supuestos ciudadanos, por la única razón de que una vez hubo franquistas y a costa de ellos, se vende la imagen fascista de las víctimas del crimen del estado actual. Nadie tiene la conciencia democrática de que los derechos de cada uno, residen en el derecho de todos los demás.

Esa es la diferencia. Los franceses pueden cantar victoria en las garantías democráticas de sus propias derrotas. Nosotros solo podemos someternos a la tiranía de nuestras eternas derrotas, aplastados por los capataces negreros bienpagaos de la subvención, en este país de inútiles corruptos y pelotas lameculos. Esos que los franceses aplastaron en el XVIII, mezclando su sangre en la de ellos, y que nosotros seguimos nutriendo servilmente, a cuenta de nuestras carencias. Es lo que dan de sí nuestros raquíticos méritos y nuestros diminutos 'güitos' de colibrí.

Saludos

Carlos Suchowolski said...

¿No es irónico...?: el progreso y el desarrollo, la "imparable" creación de la riqueza... levantando esta inmensa construcción global de bananerismo republicano y monárquico a partes iguales en la cuna del racionalismo y "la libertad" que es Europa, la Occidental. El "progreso ilimitado" dando el atraso tercermundista que ya veremos hasta dónde llega y quién o qué puede detener...
Entretanto: desconcierto evidente, indignación sin salida, frustración amenazante...
Bueno es verlo de frente y no mirar para otro lado, bravo Mary de nuevo por lo que a mí respecta.

Libertista said...
This comment has been removed by the author.
Libertista said...

Llevaba un tiempo rondando este blog como un entretenimiento, pero creo que este artículo no sólo es meritorio sino que merece la pena ser difundido: disecciona como nadie la psicología de los sátrapas que se han encumbrado en el aparato coactivo. Por ello, envío una embajada a milady si se puede reproducir partes del artículo en el blog del Centro por una Sociedad sin Estado (http://es.c4ss.org) obviamente con la debida atribución y link, y si podemos intercambiar links en el blogroll.

Armando said...

Yo cuando leo estas cosas no puedo evitar sentir envidia malsana por las continuas lecciones que nos dan las sociedades civiles de países realmente avanzados en estos temas. Nosotros pues ya se sabe, los ministros gritan a los cuatro vientos que defraudan a hacienda y la preocupación es si Aguirre no le hace caso al paciente Job.

Por otra parte suscribo el comentario de Clandestino